Publicado en Mundoclasico.com (ISSN 1886-0605) el 09/07/2002

Cuerdas de tripa de león, ¿si o no?

Por Maruxa Baliñas
En la mañana del 8 de julio se celebró una rueda de prensa en Santiago con Jordi Savall, quien hoy actuará acompañado de Hesperion XX y La Capella Reial de Catalunya en la Iglesia de San Martiño Pinario dentro del Festival de Música de Galicia. En esta ocasión tocará once de las Cantigas de Santa Maria compuestas o recopiladas en la corte de Alfonso X el Sabio, alternando, como es habitual, las cantigas vocales con otras transcritas instrumentalmente, y las narrativas con las 'de loor'.Para Jordi Savall estas Cantigas son uno de los primeros monumentos de la música occidental, casi quinientas cantigas reunidas en un solo volumen al que da unidad la temática de la Virgen Maria y sus milagros. Pero además sus miniaturas de instrumentos son una buena muestra de la convivencia cultural y musical de las tres culturas existentes en ese momento en la Península: la cristiana, la judía y la árabe. Y comentó que en los instrumentos que va a emplear en el concierto ha intentado que también se repitiera esa mezcla cultural: vielle, psalterio, chirimía, cytara, oud o la lyra-rebab que va a tocar él personalmente. Respecto a los criterios con que enfoca la interpretación de estas Cantigas, Jordi Savall comentó que trabaja directamente con el facsímil, aunque también se guía por la edición de Higini Anglés.Pero lo que más me fascinó de esta rueda de prensa, lo que da título a esta noticia, es que Jordi Savall volvió a repetir la referencia al famoso laudista árabe del siglo IX que prefería encordar su laúd con cuerdas de tripa de cachorro de león para que así su instrumento tuviera la fuerza y resistencia del león pero también la ternura y sentimiento de un cachorro. Aunque Savall contestó afirmativamente a mi pregunta, me quedé con la duda: ¿Se pueden hacer cuerdas con tripa de león aunque sea joven?.