Publicado en Mundoclasico.com (ISSN 1886-0605) el 11/08/2003

El indeleble recuerdo del amigo fiel

Por Luisa del Rosario González
Ángel Mayo mantuvo a lo largo de su vida una estrecha relación con Canarias. Conocía la música que se fraguaba en las Islas, conocía el ambiente musical que vive el Archipiélago, y desde el principio apostó por el Festival de Música de Canarias, que siempre contó con sus acertados consejos, sus notas de programa y su espléndido conocimiento sobre Wagner.Y este interés fue más allá cuando de la mano de Xoán M. Carreira, Ángel Mayo entró a formar parte del equipo de Mundoclásico.com. Claro que decir que Mayo formaba parte del equipo es quizás demasiado pretencioso por parte de Mundo Clásico. Mayo atinó con sus consejos sobre la marcha del diario. Expresó su opinión sobre determinados aspectos musicales que abordaba o no Mundo Clásico, pero siempre desde la sencillez del que conoce, desde el respeto del que acepta otras ideas, desde la certeza de que los cambios tecnológicos también llegaban a la música, y desde la apuesta por la libertad de expresión.Ángel Mayo ha enseñado a muchos colaboradores, críticos, y amigos de Mundo Clásico el camino para llegar a la música tal y como él la entendía. Fue duro en sus artículos cuando tuvo que serlo, condescendiente cuando así lo estimaba y tranquilizador cuando se trataba de dar ánimos. Mundo Clásico ha perdido a uno de sus ilustres lectores, a uno de sus mejores colaboradores, a un gran melómano y ha perdido a una excelente persona.