Publicado en Mundoclasico.com (ISSN 1886-0605) el 22/10/1999

Stoika Milanova, prodigiosa maestría interpretativa

Por Jorge Serrano
Venezuela, 17/10/1999. Aula Magna de la Universidad Central de Venezuela, Orquesta Sinfónica Municipal de Caracas. L.V. Beethoven: Obertura Egmont. J. Brahms: Concierto para violín y orquesta en re Mayor op. 77. C. Debussy: Preludio a la Siesta de un Fauno y La Mar. Solista: Stoika Milanova, violín, (Bulgaria). Director: Felipe Izcaray
Con un balanceado y atractivo programa, se presentó la Orquesta Sinfónica Municipal de Caracas en su habitual concierto dominical en el Aula Magna de la Universidad Central de Venezuela.El Concierto comenzó con una de las Oberturas más conocidas del compositor Ludwig van Beethoven, "Egmont", basada en el drama del escritor alemán J.W. Goethe y en la que la Orquesta dio muestras de una extraordinaria fuerza sugestiva.La segunda obra fue el Concierto para Violín, de Johannes Brahms, compuesto en el verano de 1878 en Pörtschach, pequeño pueblo de los Alpes Austríacos, estrenado por el violinista Joseph Joachim en la Gewandhaus de Leipzig el 1. de enero de 1879 y dirigido por el propio compositor, así como el de Beethoven op. 61 y el de Tchaikosvky op. 35, cuando esta obra salió a la luz, fue considerada imposible de ejecutar, motivo este que en principio hizo difícil asegurar su interpretación por parte de los violinistas de la época, al punto que el Director Hans von Bülow lo calificó como "un concierto en contra del violín". Afortunadamente los grandes violinistas se han encargado de demostrar lo contrario, ocupando esta obra, un lugar de honor en su repertorio y este es el caso de la violinista búlgara Stoika Milanova.Poseedora de una prodigiosa maestría técnica y expresiva, la Milanova logró transmitir en el transcurso de los tres movimientos, el contenido poético de la obra en una alta compenetración con la orquesta, virtud que caracteriza sólo a los grandes maestros, siendo ovacionada por el público presente a lo que la solista respondió con varias salidas a escena.La segunda parte del Concierto estuvo enteramente dedicada al compositor Claude Debussy. "Preludio a la Siesta de un Fauno" y "La Mar". Compuesto entre los años 1892 y 1894, el Preludio..... fue estrenado el 22 de septiembre de 1894 en París, bajo la dirección de Gustav Doret. La obra está basada en el poema del simbolista Stéphane Mallarmé del mismo nombre. El mundo sonoro que Debussy recrea, desde la introducción de la flauta en una melodía poco convencional y de carácter nostálgico, tema que se mueve entre disímiles colores orquestales, es lograda con máximo esplendor por la Orquesta, creando la atmósfera de misterio sugerida por el compositor."El Mar", obra con la que culmina el Concierto, fue escrita entre julio de 1903 y finalizada a las 6 de la tarde del 5 de marzo de 1905. El estreno tuvo lugar en los Concerts Lamoureux en París, bajo la dirección de Camille Chevillard, el 15 de octubre del mismo año.Las hermosas sonoridades creadas por el autor a través de las partes que integran la obra: "Del amanecer al mediodía en el mar"; "Juegos de las olas" y "Diálogo del viento y el mar", fueron magistralmente interpretadas por la Orquesta, compenetrada con la expresividad, seguridad y claridad de movimientos del Maestro Felipe Izcaray, profundo conocedor de las desbordantes emociones, así como de la evocación mágica que del mar hiciera Debussy.