Publicado en Mundoclasico.com (ISSN 1886-0605) el 07/03/2012

Mejoramiento substancial

Por Andrés Sáenz
San José de Costa Rica, 04/03/2012. Teatro Eugene O’Neill (TEO), Centro Cultural Costarricense Norteamericano (CCCN). Orquesta Sinfónica Municipal de Heredia (OSMH). Director: Eddie Mora. Eddie Mora, Yé Sulé II para vientos, piano, arpa y percusión. Blas Atehortúa, Concertino para orquesta juvenil opus 102. Ludwig van Beethoven, Sinfonía N°2 en re mayor opus 36. Presentación: Ministerio de Cultura, Municipalidad de Heredia, Asociación Sinfónica de Heredia. Concierto Inaugural de la Temporada 2012

Un público numeroso acogió con agrado las interpretaciones ofrecidas por la Orquesta Sinfónica Municipal de Heredia (OSMH), conducida por su director artístico, Eddie Mora, en el concierto inaugural de la temporada 2012, realizado el domingo 4 en el teatro Eugene O’Neill (TEO).

En el transcurso del año, que marca el 50 aniversario de la fundación de la OSMH, este auditorio se mantendrá como la sede de las cinco restantes presentaciones en San José y facilitará una afluencia mayor a los conciertos del joven conjunto herediano, cuyo desempeño demostró una mejora cualitativa notable.

Programa. Fiel a su cometido de combinar la difusión de la música de compositores latinoamericanos y nacionales, junto con obras del repertorio universal, el programa del concierto de apertura de la OSMH incluyó el estreno mundial de Yé Sulé II para vientos, piano, arpa y percusión, de Eddie Mora (n. 1965); el Concertino para orquesta juvenil, opus 102, del connotado compositor colombiano Blas Atehortúa (n. 1943), y se completó con la Sinfonía N°2, en re mayor, opus 36, de Ludwig van Beethoven (1770-1827), figura principal del posclasicismo austro-germano.

Momento del concierto

© 2012 by La Nación

Interpretaciones. Yé Sulé II es la más reciente de un ciclo de piezas de Mora que se inspiran de la mitología de la etnia indígena bribri, autóctona de la región de Talamanca.

Según el mito bribri, por mandato del Ser Supremo las almas de los humanos son creadas en el inframundo por espíritus llamados Sulá u Originadores que, para tal fin, emplean aguas coloridas. Los colores señalan las misiones asignadas a los seres humanos y determinan las cualidades que les permitirán cumplirlas.

Dotado de una fértil y distintiva imaginación musical, en esta y las piezas anteriores del ciclo, Mora obtiene tonalidades sutiles y timbres insólitos y cautivantes de los instrumentos, y logra texturas sonoras llamativas, en Yé Sulé II sugerentes, a mis oídos, de un entorno primordial, análogo al bosque tropical virgen.

El conjunto de cámara respondió con precisión y sensibilidad a los requerimientos sonoros de la partitura y su desempeño logró establecer una atmósfera vibrante y hechicera.

Mora y la OSMH completa forjaron una ejecución reluciente y calibrada del Concertino de Atehortúa, que dio inicio a la función. La obra data de 1981 y la estrenó la Orquesta Sinfónica Juvenil de Costa Rica, que la había comisionado.

Estructurada en los tres movimientos usuales, el primero y el último exhiben una pujante pulsión rítmica e instrumentación brillante, con pronunciadas intervenciones individuales de las secciones, que destacan su lucimiento propio; el segundo es una especie de romanza, de sentida expresión lírica, con distinción de las cuerdas y discreto apoyo de maderas y metales.

En comparación con su primer ensayo sinfónico, la mayor densidad sonora de la Segunda de Beethoven, estrenada en 1803, y el empleo de los ritmos vivaces del scherzo, en el tercer movimiento, en vez de los más contenidos y tradicionales del minué, anticipan la transformación revolucionaria del género sinfónico que significó la Sinfonía Heroica.

La obra terminó el concierto y, pese al aire titubeante del conjunto en el Adagio introductorio, del que pronto se recuperaron, la Orquesta Sinfónica Municipal de Heredia y Eddie Mora, su director artístico, moldearon una ejecución lucida, briosa y conexa, las secciones diligentes y cabales.

Más información


Esta crítica y fotografia interior se publican por cortesía del diario 'La Nación' de Costa Rica