Publicado en Mundoclasico.com (ISSN 1886-0605) el 27/05/2008

Un muy buen monográfico Ginastera

Por Gustavo Gabriel Otero
Buenos Aires, 21/05/2008. Teatro Ópera. Luis Ascot, piano. Orquesta Filarmónica de Buenos Aires. Dirección Musical: Enrique Arturo Diemecke. Obras: Alberto Ginastera: Obertura para el Fausto criollo, Concierto para piano y orquesta nro. 1, Suite del ballet Panambí y Suite del ballet Estancia. Concierto de inicio de las celebraciones por los 100 años del Teatro Colón, presentado y producido por el Teatro Colón.
La vida de las personas, como la de las instituciones está llena de claroscuros. No necesariamente los momentos brillantes coinciden con los deseos personales o institucionales. El Centenario de la apertura del Teatro Colón de Buenos Aires encuentra la sala cerrada por las demoradas obras de restauración y puesta en valor que deberían haberse concluido antes de esta fecha pero que, finalmente, no terminaron. Con culpas compartidas por las distintas administraciones que se sucedieron en la ciudad de Buenos Aires desde que el BID, en 1996, otorgó un crédito para la mejora y restauración del Colón, hasta la que rige los destinos ciudadanos desde diciembre del año pasado.

No es este el momento ni el lugar de pedir o dar explicaciones, la realidad indica que los festejos del centenario de la sala del Colón deban cumplirse con su sala cerrada, con sus cuerpos estables deambulando por distintos ámbitos de la ciudad y con una programación, que paradójicamente, no incluye ninguna ópera completa (razón de ser de la que fue en otros tiempos la sala lírica más importante de América).

La primera de las veinte actividades de los cuerpos estables para los humildes fastos programados resultó un más que interesante concierto de la orquesta Filarmónica de Buenos Aires, organismo que además del repertorio sinfónico es la acompañante habitual de los ballets que presenta el Colón.

Un concierto monográfico de un autor de nacionalidad argentina no es un hecho habitual en nuestras carteleras y el programa extraordinario de la Filarmónica con cuatro obras de Alberto Ginastera (1916-1983) un verdadero homenaje a la sala del Colón con las partituras de uno de los más importantes compositores argentinos.

El concierto

El maestro Enrique Arturo Diemecke, director artístico de la orquesta Filarmónica de Buenos Aires, logra una evidente empatía con los músicos y muy buena calidad de sonido.

Inspirada resultó la versión de la Obertura para el ‘Fausto’ criollo (obra compuesta en 1943) con sus temas típicamente criollos engarzados con momentos de la ópera de Gounod.

Preciso el acompañamiento en el Concierto para piano y orquesta número 1 (1961) que contó como solista con Luis Ascot, que fuera de lo usual necesitó la partitura para interpretar la obra. Ascot efectuó una correcta labor con los por momentos endiablados pentagramas de la obra, cuya escritura es de neto corte virtuosístico para el pianista.

Adecuada la versión de la Suite del ballet Panambí (opus uno según el compositor, que retiró del catálogos sus obras tempranas) y deslumbrantes los cinco números que componen la Suite del ballet Estancia (compuesto en 1941 y estrenado en 1952). Allí fue donde el maestro Diemecke mostró su valía con una versión profunda y brillante de la partitura y que, contrariamente a lo usual, resultó ajustada en su número final (Malambo) que habitualmente resulta un momento de desborde por parte de los ejecutantes.

En suma: un muy buen concierto para iniciar los humildes festejos del centenario del Colón.