DVD - Reseñas

Mundoclasico.com » DVD » DVD - Reseñas

Si yo te amo ¡Cuidado!

Carmen. Ópera en cuatro actos de Georges Bizet sobre libretto de Henri Meilhac y Ludovic Halevy inspirado en la novela homónima de Prosper Mérimée. Grabada en el Royal Opera House, Covent Garden (1991). Directora: Nuria Espert. Elenco: 'Carmen': Maria Ewing, 'Don José': Luis Lima, 'Micaëla': Leontina Vaduva, 'Escamillo': Gino Quilico, 'Frasquita': Judith Howarth, 'Bailaor' solista: Juan Ortega. The Royal Opera Chorus. Director de coros: Robin Stapleton. The orchestra of the Royal Opera. Director musical: Zubin Mehta. Coreografía: Cristina Hoyos. Escenografía: Gerardo Vera. Figurinista: Franca Squarcipino. Luminotecnia: Bruno Boyer. Director de vídeo: Barrie Gavin. Coproducción BBC TV/RM Arts y RTVE. Formato de sonido: PCM Stereo. Formato de imagen: 4:3. Códigos de región: 2 y 5. Subtitulada en alemán e inglés. Duración: 164 minutos. DVD Arthaus Music 100 096 PAL
imagen Carmen no es solamente una de las óperas más queridas por el público de todo el mundo; es también la que más frecuentemente se relaciona con España. De entre todas las que se han publicado en vídeo oficial (incluida la versión filmada de Rosi), ésta de Nuria Espert es la más interesante.El trabajo realizado por la catalana en el campo operístico no es en absoluto regular y así como encontramos aciertos como la espléndida Elektra, también vemos baches como la Turandot que sirvió para reinaugurar el Gran Teatro del Liceo el pasado otoño. Sin embargo, aquí ofrece el tópico en versión refinada y triunfa absolutamente con una Carmen realista de indudable fuerza dramática. Cuenta con un escenario muy bien diseñado por Gerardo Vera, la mágica iluminación de Bruno Boyer, la acertada coreografía de Cristina Hoyos --tan errada esta misma bailarina en Las bodas de Fígaro de Castro para el Teatro de la Maestranza de Sevilla-- y con el brillante vestuario de Franca Squarciapino.La colaboración de los actores para la visión escénica de Espert es fundamental porque se basa precisamente en ellos. La escenógrafa realiza un trabajo magistral en las escenas más bulliciosas y convence desde el primer momento por la riqueza y variedad de las situaciones que se aparecen en escena. En fin, el trabajo de Espert es preciosista, pero nunca recargado, apasionado, pero no exceso y se ha convertido en un clásico de referencia entre las puestas en escena de Carmen.Al hablar de la música hay que hacer referencia al impresionante nivel general de todos los componentes de la Royal Opera House, Covent Garden de Londres. No negaré que considero al coliseo londinense el mejor teatro de ópera de Europa porque tiene unas masas estables excelentes y porque es continuo el acierto en la elección de solistas. Las críticas publicadas en Mundoclasico.com acerca de las óperas allí representadas esta temporada (Billy Budd, Tosca, Los cuentos de Hoffmann, Otello, Montescos y Capuletos, La reina de espadas) demuestran que Covent Garden ofrece una temporada variada y sin altibajos, precisamente por esa base espléndida con la que cuenta el teatro.La dirección musical de Zubin Metha es brillante como lo es la actuación de Leontina Vaduva. Quizás no suficientemente temerosa en su aria del tercer acto, la soprano es vocalmente muy eficiente, sin duda. Gino Quilico canta un Escamillo muy correcto en el campo expresivo y magnífico en lo vocal, como sucede al Don José de Luis Lima. El tenor era un cantante perfecto para este rol, aunque haya anunciado su retirada hace no más de dos meses. Su aria de la flor emociona de principio a fin.El análisis un poco más complejo viene cuando toca juzgar la Carmen de Maria Ewin. Aquellos que tomen a Berganza como referencia pueden ir olvidando esta versión porque les hará muy poca gracia. Los que creemos que Berganza no es la Carmen ideal podemos tener en Ewin una interesante alternativa.Como fan de Teresa Berganza que incluso pertenece a una asociación que lleva su nombre y como aficionado que considera que es una de las más grandes mezzo-sopranos de todos los tiempos, creo que no se me acusará de partidismo al decir que la Carmen de Berganza no me gusta. Quizás sea la mejor cantada de cuantas hay registradas en disco, pero expresivamente no me convence. En primer lugar porque Carmen no es un personaje tan capaz de interiorizar sus sentimientos y de reflexionar acerca de su vida como la mezzo madrileña muestra; y en segundo lugar porque es una ópera francesa y no española. Cuando se alaba a Berganza porque no grita en la escena de las cartas, no puedo comprenderlo. Carmen debe gritar porque no le han inculcado la educación suficiente como para no hacerlo.En este sentido, Maria Ewin es el extremo opuesto y su Carmen es de una ordinariez sin par. Ha habido Cármenes muy bastas (sin ir más lejos Marylin Horne era como un toro cantando este papel, además de la referencial Obraztsova), pero la Ewin lo supera todo. Canta maravillosamente con unos graves poderosísimos, un agudo firme y una emisión sencillamente portentosa. Además posee un más que suficiente fiatto. Comprende perfectamente los ritmos y cadencias españoles que contiene la música, aunque falte intensidad a la hora de cantar las Seguidillas que Berganza, ahí sí, borda a la perfección. Es imposible que el acomplejado Don José no caiga en las redes de una Carmen tan sumamente sensual y provocativa. No es la Carmen por antonomasia, pero sí ofrece una visión muy destacable del personaje de Bizet y sus libretistas. Es la Carmen que seduce con su continuo Tra, la ra la...

Este artículo fue publicado el 25/01/2002

Más información


dvd/

Compartir


Bookmark and Share

Referencias:


NOKEYWORDS