Novedades DVD

Mundoclasico.com » DVD » Novedades DVD

Los sueños de la 'Bella durmiente' (1) Mats Ek, el duro despertar de 'Aurora'

Sleeping beauty. Ballet en tres actos de Mats Ek. Música de Piotr Ilich Chaicovsqui. Peder Freiij, escenografía y figurines. Per Sundin, luces. Elenco: Vanessa de Lignière, 'Princesa Aurora'; Gamal Gouda, 'Carabosse'; Gunilla Hamar, 'Reina Silvia'; George Elkin, 'Rey Florestán'; Torunn Robstad, 'Hada de oro'; Monica Mengarelli, 'Hada de esmeralda'; Talia Paz, 'Hada de plata'; Yamit Kalef, 'Hada de rubí'; Eytan Sivak, 'Príncipe Désiré'. The Cullberg Ballet. National Philharmonic Orchestra. Richard Bonynge, director musical. Gunilla Wallin, editora y directora de la versión televisiva. Christina Hörnblad, productora ejecutiva. Coproducción de SVT Drama, BBC, Swedish National Touring Theatre, RM Associates y Sveriges Television AB, 1999. Formato de imagen, 16:9. Formato de sonido, PCM estéreo. Códigos regionales, 2 y 5. Duración, 107 minutos. ArtHaus Musik DVD PAL 100 054
imagen Pocos coreógrafos hay capaces de afrontar los grandes títulos de la historia del ballet con una mentalidad realmente renovadora. Mats Ek (1945) es uno de ellos. La versión de La bella durmiente que se presenta en este DVD es buena muestra de ello: debe cosas a Petipa y a la tradición del ballet clásico -Ek conoce perfectamente la versión clásica aunque la use como modelo dramático, no gramático- pero sobre todo a la danza moderna o incluso folklórica. Ek busca unos movimientos sencillos y claros, a veces excesivamente evidentes, como ejemplo el modo en que es concebida Aurora en el Prólogo del ballet y el parto consiguiente, pero que al mismo tiempo respetan el caracter de cuento o mito que tiene esta obra. La estructura general del ballet también varía, sigue tratándose de un ballet de números independientes, a semejanza del ballet de cour en que se basaron Chaicovsqui y Petipa, pero aquí se le dota de una ligazón argumental más fuerte, y los saltos temporales siguen más bien la lógica del lenguaje cinematográfico.Pero más aun que en los movimientos de los bailarines, la principal novedad coreográfica está en la forma de plantear el guión original del ballet. La 'Princesa Aurora' se convierte aquí en una adolescente que se rebela contra sus padres y se convierte en una drogadicta que ha emprendido un decidido camino hacia la autodestrucción, llevada por 'Carabosse'. Pero como en el cuento de hadas el amor la redime y la salva. La historia acaba bien. En palabras de Ek: "Todos los cuentos de hadas tienen algo en común: princesas, brujos, parejas reales, príncipes, buenos y malos. Pero cada cuento de hadas tiene también algo totalmente propio, un punto oscuro donde pasa algo inexplicable. En La bella durmiente, para mi, este punto es el misterioso aguijón y el sueño que le sigue. ¿Qué significa ésto?, ¿qué está pasando allí?"A la originalidad de Ek se une el respaldo de una compañía, el Cullberg Ballet, fundado por su propia madre y en la que se estrenó como bailarín y coreógrafo (llevó incluso su nombre en la etapa en que fue su coreógrafo principal). Vanessa de Lignière en su difícil papel de 'Aurora' es casi inmejorable, pero igualmente destacable es la actuación de Gunilla Hammar, 'Reina Silvia', y George Elkin, 'Rey Florestán', a los que se concede un papel más importante que en la versión clásica.La interpretación de Bonynge puede satisfacer igual a los melómanos que a los balletómanos, se nota que se trata de un director muy acostumbrado a acompañar, que está realmente pendiente de lo que pasa en el escenario. La orquesta, sin ser de una calidad excepcional, cumple de sobra con su cometido, y tiene momentos realmente dignos de una obra maestra como es la música de esta Bella durmiente.El estreno de La bella durmiente tuvo lugar el 2 de junio de 1996, interpretado por el Ballet de Hamburgo que dirige John Neumeier. Está en el repertorio del Cullberg Ballet desde 1997, y se ha convertido en una de las obras más solicitadas en las giras de esta compañía.Mats EkMats Ek (Mälmo, Suecia, 18.4.1945) es uno de esos bailarines que realmente mamó la danza. Hijo de Birgit Cullberg (1908-1999), la principal bailarina y coreógrafa sueca, y fundadora del ballet del mismo nombre, Mats y su hermano Niklas, también bailarín, recibieron una formación técnica y musical exquisita. Sin embargo, mientras Niklas estudiaba con Martha Graham y Mercé Cunningham en Nueva York, Mats orientaba su carrera hacia la interpretación teatral como su padre, el actor Anders Ek. Mats no empezó a dedicarse seriamente al ballet hasta 1972, cuando ingresó en la Academia del Ballet de Estocolmo. Bailó en el Cullberg Ballet (1973-4) y en el Düsseldorf Ballet (1974-5). Entre 1975 y 1993 trabajó en el Cullberg Ballet, donde empezó a coreografiar en 1976. Desde 1993 ha trabajado por libre para diversas compañías, aunque ha seguido muy vinculado al Cullberg Ballet.A pesar de haber estrenado diversos ballets -Soweto (1977), Las cuatro estaciones (1978) o She was Black (música de Górecki, 1995)- las principales aportaciones de Mats Ek provienen de sus revisiones de ballets clásicos. Antológicas son ya sus coreografías de Giselle (Cullberg Ballet, 1982), donde 'Giselle' es una campesina ingenua que se vuelve loca por las presiones del Conde Albrecht y el guardabosques, y acaba loca en un asilo, El lago de los cisnes (Cullberg Ballet, 1987) y La bella durmiente (Ballet de Hamburgo, 1996). En España se han representado Giselle y El lago de los cisnes que he tenido oportunidad de ver en Galicia. No he conseguido datos sobre la representación española de La bella durmiente.La bella durmienteBallet en un prólogo y tres actos sobre libreto de Marius Petipa y Iván Vsevolodsqui, con música de Piotr Ilich Chaicovsqui y coreografía original de Marius Petipa. En la escenografía trabajaron el propio Vsevolodsqui, trajes, y Andreyev, Botcharov, Ivanov y Shiskov en los decorados y la iluminación. El estreno tuvo lugar en el Teatro Mariinsqui de San Petersburgo el 16 de enero de 1890 con Brianza como 'Aurora', Gerdt como 'Príncipe Désiré', Cechetti como 'Carabosse' y 'Pájaro azul' y Maria Petipa, la hija de Marius, como 'Hada de rubí'.El libreto se basa en el cuento de Perrault sobre la princesa que duerme cien años antes de que el príncipe la despierte con su beso mágico. Petipa y Vsevolodsqui aprovecharon este juego temporal del libreto para convertir la obra en un homenaje al ballet francés de los siglo XVII y XVIII, introduciendo danzas cortesanas y trajes de esa época. Pero sobre todo La bella durmiente es un homenaje al ballet ruso del XIX, que reune elementos franceses, italianos y específicamente rusos, y que en los últimos años del XIX ya se está conviertiendo en el último reducto del ballet tradicional, a medida que en otros países los grandes teatros de ópera van renunciando a mantener sus compañías de ballet.El éxito de La bella durmiente fue enorme, pocas veces se había visto un ballet tan coherente argumental, musical, coreográfica y escenográficamente. Alexander Benois lo consideró siempre un modelo para sus escenografías posteriores. Diaghilev hizo una producción propia para los Ballets Russes en 1921, con un montaje tan caro que casi arruina a la compañía, y lo repitió al año siguiente en París en una versión reducida que llamó Le Mariage de la belle au bois dormant.En esta versión de Diaghilev se basó Ninette de Valois para representarlo con el Vic-Wells Ballet en 1939, aprovechando que Nicholas Sergueiev, el responsable del montaje de Diaghilev de 1921, trabajaba en ese momento en Inglaterra. Responsabilidad de Sergueiev fue también el montaje para el Covent Garden en 1946 -cuando el Vic-Wells se convirtió en la compañía residente de este teatro- que se convirtió en uno de los grandes éxitos del ballet de posguerra, y la 'marca de fábrica' del Royal Ballet del Covent Garden casi hasta la actualidad.Esta representación de 1946 fue la base para la mayoría de los montajes posteriores, dentro y fuera de Europa, y las diferentes coreografías fueron simples variaciones de la de Petipa, traída a Occidente por Nicholas Sergueiev (de hecho cuando el Royal Ballet presentó su producción en el Kirov en 1961 se vió que las diferencias entre ambas eran mínimas). Al contrario de lo que ha pasado con otros ballets clásicos, La bella durmiente no ha tenido apenas versiones renovadoras: las de Béjart Ni fleurs, ni couronnes (Ballet del Siglo XX, Grenoble, 1968), basada en imágenes de la coreografía de Petipa, y Ek (Ballet de la Ópera de Hamburgo, 1996) son casi las únicas.La bella durmiente se ha filmado en varias ocasiones. Destacan las versiones de Konstantin Sergueiev -no confundir con Nicholas- con el Ballet del Kirov grabada en San Petersburgo en 1965, y la del Royal Ballet londinense grabada por la BBC en 1994.

Este artículo fue publicado el 10/05/2002

Más información


dvd/

Compartir


Bookmark and Share


Envía un mensaje
Nombre:
Comentario:
Control:
Arrastra el nombre de MOZART hasta el contenedor naranja
  • Mozart
  • Brahms
  • Beethoven
  • Wagner