Euskadi

Mundoclasico.com » Criticas » Euskadi

Las lecciones más oscuras

San Sebastián, 22/06/2002. Auditorio Kursaal. Lecciones de Tinieblas, creación-encargo de Damián Muñoz para el Festival Plaza, con coreografía de Damián Muñoz sobre música de François Couperin. Isabel Álvarez, soprano. Patricia Borges, mezzosoprano. Loreto F. Imaz, clave. Renée Bosch, viola da gamba. Virginia García, danza. Jorge Jauregi, danza. Virginia García, ayte. coreografía. Javi Ulla, diseño iluminación. Gabriel Torres, DMD, vestuario. Damián Muñoz, espacio escénico. Leire Llano y Damián Muñoz, video.
imagenLas lecciones de Tinieblas. Se canta en ellas una letra del alfabeto hebreo y a continuación un fragmento de Las Lamentaciones del Profeta Jeremías. Un eje vertical y un eje horizontal. El eje vertical es el de las letras, que permiten leer, como un acróstico, todo el lenguaje y en él toda la infinita posibilidad de la materia del mundo. El eje horizontal es el de la historia, el eje de la destrucción, de la soledad, del exilio, del dolor…”Esta escueta exposición en el programa de mano nos abría las puertas a un espectáculo multidisciplinar en el que danza, música en directo y diversos elementos audiovisuales se daban la mano para conformar una atmósfera singular unida irremisiblemente a la sala polivalente del Kursaal en la que se desarrolló y al paisaje cercano al auditorio. Ya el simple hecho del acceso a la sala tomaba tintes rituales: el descenso a las entrañas de los Cubos de Moneo, la oscuridad de la amplia, el ascenso a las gradas que ejercían de asiento, la quema del incienso y, sobre todo, la tierra, esparcida por el suelo y que habría de tener un papal primordial en ulterior desarrollo de la historia, constituyéndose en la materia prima de la que todo procede (el calzado, el colchón, el alimento, la vida…), la misma tierra que será primero el sustento de las alegrías de los protagonistas, después el fango en el que hunden sus cabezas, y que es todo lo que poseen, ya que ni siquiera se tienen el uno al otro.Estas Lecciones de Tinieblas narran una historia de amor que abarca todas las situaciones que tal sentimiento provoca en sus afectados: la alegría del enamorado, incontenible; el miedo a la posesión, a la no posesión, a la duda; el deseo más fuerte que el raciocinio; el arrepentimiento; la soledad y el horrible descubrimiento de la necesidad mutua; la imposibilidad de amar más allá de uno mismo, la suciedad y, por último, la destrucción mutua. Aunque la coreografía pueda dar pie a otras interpretaciones, hay una serie de simbologías bastante evidentes que plantean una evolución en la historia sentimental de un hombre y una mujer, que inevitablemente desemboca en la nada y que da entender que el ser humano, peligroso por naturaleza, está condenado a la soledad y al aislamiento.La coreografía se relaciona con la letra de las Lamentaciones en los estados de ánimo y textualmente en momentos puntuales, como cuando aparece el deseo (con la figura de la mujer elevada sobre la mesa moviendo los brazos cual ángel y el hombre que cae rendido a sus pies), pero no estructura el baile desde el punto de vista rítmico, aspecto que se mantiene prácticamente invariable a lo largo de todo el espectáculo. El planteamiento coreográfico recordaba bastante a Pina Bausch.En el aspecto interpretativo, los músicos no estuvieron infalibles en todo momentos, pero no obstante lograron crear esa atmósfera opresiva, alienada y algo vacía en la que se movían los dos bailarines, ambos de una gran expresividad incluso en los momentos en que el desgaste físico parecía extremo.Las proyecciones audiovisuales fueron sencillas pero eficaces, en la medida en que integraban la acción en un entorno definido y familiar (la primera salida de los personajes del escenario va sucedido de una proyección en la que se les ve abandonar el Kursaal y purificarse en las aguas de la vecina playa de la Zurriola). Sin embargo, y por muy violenta y salvaje que quisiera ser la proyección final, el exceso de decibelios resultó absolutamente injustificable.Podemos decir, en fin, que estas Lecciones de Tinieblas resultaron interesantes, si bien algunas de sus imágenes poéticas resultan a estas alturas demasiado evidentes. Pero lo realmente importante, desde el punto de vista social, es la programación de este tipo de espectáculos en una ciudad en la que la creación contemporánea tiene muy escasa presencia.

Este artículo fue publicado el 10/07/2002

Compartir


Bookmark and Share

Referencias:


NOKEYWORDS


Envía un mensaje
Nombre:
Comentario:
Control:
Arrastra el nombre de MOZART hasta el contenedor naranja
  • Mozart
  • Brahms
  • Beethoven
  • Wagner