Mundoclasico.com » Noticias »

El compositor Rogelio Groba finaliza su quinta ópera, 'Pedro Madruga'

didpress.com | Ponteareas, Pontevedra
imagen El compositor pontevedrés Rogelio Groba, ha finalizado recientemente la composición de la que es su quinta ópera. Las cuatro óperas precedentes, que todavía no han sido estrenadas, son Divinas palabras en la que, al igual que Antón García Abril y Penderecki, Groba pone música al texto homónimo de Ramón María del Valle-Inclán, María Pita, la fuerza de la libertad, Camiños de Rosalía con libreto de Maruxa Villanueva sobre textos de Rosalía de Castro y Floralba.Se trata de la quinta ópera de Rogelio Groba que trata la figura del noble gallego del siglo XV Pedro Álvarez de Soutomaior, popularmente conocido como 'Pedro Madruga', protagonista asímismo de la ópera Ines e Bianca de Marcial del Adalid, el gran compositor romántico español. Es la segunda ópera de Groba inspirada en un personaje histórico de Galicia tras María Pita (con libreto en castellano, gallego e inglés del propio Groba), y la segunda escrita en colaboración con Manrique Fernández tras Floralba (inspirada en una leyenda popular medieval).El personajeEl título de la nueva obra es Pedro Madruga, o noso Rei, y en ella se relatan las peripecias del noble gallego del siglo XV Pedro Álvarez de Soutomaior, conocido popularmente por el sobrenombre de Pedro Madruga, y sus intervenciones en la segunda Revuelta Irmandiña y, principalmente, en la guerra que enfrentó a Juana La Beltraneja con Isabel «La Católica» por el trono de Castilla.Pedro Madruga, hijo bastardo de Fernán Yáñez de Soutomaior, se hace cargo de la Casa a la muerte de su hermanastro Alvar Páez de Soutomaior, que no dejó descendencia. Fue en 1468, durante la segunda Revuelta Irmandiña, cuando los nobles gallegos se vieron obligados a refugiarse fuera de Galicia tras la pérdida de sus tierras en manos del campesinado sublevado. Desde la villa portuguesa de Camiña, Pedro Madruga, junto con otros nobles gallegos, fue uno de los principales impulsores de las luchas que pusieron fin al levantamiento popular y devolvieron sus posesiones a los nobles.Fue el nacimiento del mito. De espíritu belicoso y pendenciero, su fama de sanguinario y cruel se fue extendiendo por todo el sur de Galicia. En sus momentos de esplendor, llegó a dominar la totalidad de lo que hoy es la provincia de Pontevedra así como el sur y el oeste de Ourense, el sur de A Coruña, la comarca lucense de Chantada y el norte de Portugal.Tras la muerte de Enrique IV, Pedro Madruga dirigió a un grupo de nobles gallegos y al monarca portugués Afonso V, en la guerra que enfrentó a la hermana y a la hija del fallecido, Isabel La Católica y Juana La Beltraneja, respectivamente, por hacerse con la corona castellana. Los nobles gallegos, que tomarían parte por la segunda, fueron derrotados.Tras la guerra, las provocaciones continuas de Pedro Madruga y sus innumerables acciones contra la Corona fueron debilitando su poder hasta que, en 1486, falleció en Alba de Tormes, cuando preparaba una entrevista con Fernando El Católico.Se trata, sin duda, de una figura de gran fuerza dentro de la historia medieval gallega. Tal es así que existen numerosas leyendas en torno a este curioso personaje, divulgadas a lo largo de los años por el pueblo llano, que a pesar de su crueldad para con sus enemigos, llegó a considerarlo como su Rey. Se dice de él que tenía gallos amaestrados que lo despertaban antes del amanecer para prepararse para sus luchas (de ahí su sobrenombre); que era el más fiero y sanguinario de los nobles gallegos de la época; que repartía parte del botín obtenido en sus correrías con sus vasallos como unRobin Hood a la gallega; que fue el introductor en Galicia de las armas de fuego tras pactar con unos corsarios flamencos fondeados en la bahía de Vigo; que encerró a Diego de Muros en un calabozo diseñado por él que sólo disponía de un pequeño agujero para entrar y que luego hizo engordar al prisionero para imposibilitar su huída...La obraEn la ópera, las peripecias de Pedro Madruga son relatadas por algunos de sus principales enemigos, como el Arzobispo de Compostela, Alonso de Fonseca; el Obispo de Tui, Diego de Muros; o el Conde de Benavente, Rodrigo Pimentel, el único que consiguió llevarlo a prisión por período de un año.La acción se desarrolla en diversos escenarios de Galicia y el norte portugués, con especial presencia de Santiago de Compostela (A Coruña), Camiña (norte de Portugal) y diversos lugares de Pontevedra (Soutomaior, Baiona, Salvaterra de Miño...)Pedro Madruga, o noso Rei es una extensa ópera casi épica, dividida en cuatro actos y 19 escenas, y con una extensión que supera las dos horas y media. De contenido preponderantemente belicista, destacan por su fuerza los papeles masculinos: el propio Pedro Madruga (tenor épico), Alonso de Fonseca (barítono), Diego de Muros (bajo) o Vasco de Aponte (tenor), uno de los pocos personajes, este último, que no se atienen al rigor histórico del texto (fue un genealogista e historiador que vivió varias décadas después, principal fuente de información sobre la figura de Pedro Madruga, pero que aparece en el texto como un joven criado de Alonso de Fonseca interesado en la figura del noble rebelde).Respecto a los papeles femeninos, destacan la Reina Isabel (mezzosoprano), la joven Juana La Beltraneja (soprano ligera), o la esposa del protagonista, Teresa de Tábora (soprano). El coro, que representa en casi todo el texto al pueblo llano, está pensado con una composición mixta y de grandes dimensiones, al igual que la orquesta.Tanto el libreto como la música tratan de reflejar la personalidad y avatares de este curioso personaje, pero también el entorno en el que se desenvuelven los distintos momentos así como las peculiaridades de cada uno de los protagonistas. Para ello se ha recurrido a técnicas que podríamos considerar clásicas, acordes a la época que se refleja, pero fundiéndolas con otras más modernas. Así, el libreto está escrito íntegramente en verso intercalando fragmentos compuestos en estrofas tradicionales con otros en los que se utiliza el verso libre; la música, por su parte, recurre a la inspiración medieval o de índole religiosa, con incursiones en estéticas sonoras más acordes con nuestro tiempo. El resultado es una obra ecléctica y multidisciplinar en lo que a su aspecto estético se refiere, y en la que se desarrollan técnicas diferentes perfectamente ensambladas.La elaboración de esta ópera se ha prolongado por espacio de casi dos años, dando como resultado un libreto de 73 páginas y una partitura que se extiende a lo largo de 1.150 páginas.Los autoresRogelio Groba no necesita presentación. Considerado como uno de los baluartes esenciales de la música culta gallega, su trabajo a lo largo de medio siglo de composición le hace acreedor de uno de los catálogos más prolíficos y de mayor calidad de la música española del siglo XX. Así lo avalan los numeros reconocimientos y distinciones que ha cosechado a lo largo de todo este tiempo. En su haber figuran alrededor de 300 composiciones de los más variados estilos, que cubren más de 40 horas de música, entre ellas sus cinco óperas.Manrique Fernández se ha convertido en colaborador asiduo de Groba en los últimos años. Juntos acaban de firmar esta segunda ópera (tras Floralba), a las que habría que añadir una cantata y una canción de cuna. Es, además, el autor de la biografía del compositor, publicada bajo el título Meditacións en branco e negro, así como de los libros de poemas Floralba y Ponteareas máxica.

Este artículo fue publicado el 24/09/2002

Compartir


Bookmark and Share


Envía un mensaje
Nombre:
Comentario:
Control:
Arrastra el nombre de MOZART hasta el contenedor naranja
  • Mozart
  • Brahms
  • Beethoven
  • Wagner