Cataluña

Mundoclasico.com » Criticas » Cataluña

La tranquila Novena de Salvador Mas

Barcelona, 12/10/2002. Auditorio de Barcelona. Temporada de la OBC. Soprano, Alwyn Mellor. Mezzo, Raquel Pierotti. Tenor, Markus Brutscher. Bajo, Peter Mikulas. Orquesta Sinfónica de Barcelona y Nacional de Cataluña (OBC). Orfeó Català. Director, Salvador Mas. Ocupación 98%
imagen Si no recuerdo mal hace dos temporadas, con el anterior titular, L. Foster, se ofreció la integral de las sinfonías de Beethoven, siendo éste un autor que siempre de una manera u otra se programa, por lo que es dificil que a uno le sorprenda alguna cosa de esta música, tantas veces escuchada. En esta temporada recién comenzada tendremos la oportunidad de escuchar la Tercera, Séptima y la Novena que nos ocupa. Cuando se escribe sobre una obra de estas características no se pueden evitar las comparaciones, sobre todo en cuanto a tempos se refiere. Si la versión de Foster fue nerviosa y acelerada en su momento, la impresión primera que se percibió de la batuta de Salvador Mas fue la de una lentitud o tranquilidad a veces excesiva. Evidentemente que hubo momentos en que dicha lentitud metronómica corregía incluso lo establecido por Beethoven, como en el 'Tercer movimiento', pero en general la lentitud dominó la interpretación llevando a una impresión de aburrimiento y falta de energía.En el primer movimiento, 'Allegro ma non troppo, un poco maestoso', hubo bastantes imprecisiones por parte de la cuerda, pues no todos los atriles reaccionaban al pulso que marcaba el director. Faltó tambien direccionalidad, sin puntos culminantes, limitándose la música a caminar sin rumbo. Eso provocó que las sinuosas series de semicorcheas de la cuerda resultaran cuanto menos nada limpias, así como equivocaciones rítmicas al final del movimiento convirtiendo fusas en semicorcheas, lo que hizo perder fuerza a este ritmo tan explícito en Beethoven.Del 'Segundo movimiento' destacar los siempre dificiles solos de trompas, fagots y oboes que se salvaron con una gran musicalidad, aunque no se observaron algunas de las repeticiones señaladas en la partitura. El movimiento más lírico, 'Adagio molto e cantabile', fue el más conseguido, aunque por la excesiva lentitud impuesta por Mas, la cuerda volvió a ensuciar y desigualar los grupos de semicorcheas rompiendo la paz de la melodía beethoveniana.Cualquiera que haya cantado obras corales del genio de Bonn sabe que escribir para la voz no era lo suyo. Claro ejemplo el 'Último movimiento', no por novedoso menos dificil. Las tesituras son extremas y mantenidas en esas notas incómodas repetitivamente. Teniendo en cuenta esto la 'Oda de la Alegria' interpretada por el Orfeó Català fue magnífica. Siguieron las indicaciones del director perfectamente salvando los escollos de tesitura y los tempos lentos de Mas. Tan sólo las cuerdas de sopranos resultaron a veces algo tirantes y calantes en alguna frase. Lo mismo pasó con bajos y barítonos al atacar 'Überm sternen' del último 'Andante maestoso'. Bravo por las cuerdas de tenores y contraltos, de un color y empaste perfectos. Destacar también la dicción alemana de todo el coro cuidando al máximo las consonantes y finales de palabra que muchas veces pasan inadvertidas.En cuanto a los solistas cabe destacar de positivo el equilibrio tímbrico y de balance de los conjuntos, si bien las intervenciones solistas, tanto del baritono Peter Mikulas al principio del 'Cuarto movimiento', como del tenor Markus Brutscher, fueron demasiado forzadas en volumen y poco expresivas musicalmente. Por los aplausos del público que llenaba la sala se deduce que gustó y que disfrutó de esta nueva entrega del saber sinfónico de Beethoven-Mas, aunque para mi humilde opinión falto un poco de 'marcha' y de fuerza romántica.

Este artículo fue publicado el 18/10/2002

Compartir


Bookmark and Share


Envía un mensaje
Nombre:
Comentario:
Control:
Arrastra el nombre de MOZART hasta el contenedor naranja
  • Mozart
  • Brahms
  • Beethoven
  • Wagner