México

Mundoclasico.com » Criticas » México

Pulcinella vendicato in México

México, 07/11/2002. Sala Miguel Covarrubias. G. Pasiello. Pulcinella vendicato. Davide Livermore, dirección escénica. Santi Cintineo, escenografía. Giusi Giustino, vestuario. Mario de Vico, iluminación. Giuseppe de Vittorio (Pulcinella), Maria Grazia Schiavo (Carmosina), Maria Ercolano (Claudia), Roberta Andalò (Bianchina), Francesca Russo Ermolli (Marioletta), Rosario Totaro (Don Camillo), Giuseppe Naviglio (Coviello / Mago), Stefano di Fraia (Trafichino), Alexandra Petitti (Amore). Capella della Pietà de' Turchini. Antonio Florio, dirección musical.
imagen La Universidad Nacional Autónoma de México, heredera de la primera universidad fundada en el continente americano, inició un nuevo programa de ópera con cuatro funciones de una ópera rara de un compositor muy famoso poco interpretado en nuestros días. Las funciones se presentaron en la Sala Miguel Covarrubias del campus universitario, recinto muy apropiado por su tamaño y acústica para la representación de este tipo de obras.El compositor famoso es Giovanni Paisiello (1740-1816). Prácticamente todo el mundo de a ópera ha sabe de la existencia de algunas de sus obras. Fue uno de los más exitosos e influyentes compositores de ópera del último cuarto del siglo 18, fue adorado por el público, adorado por otros compositores y buscado con ahínco por los poderosos. Compuso Il barbiere di Siviglia (1783) para San Petesburgo al estar al servicio de Catalina II, Il rè Teodoro in Venecia (1784) por encargo del teatro imperial de Viena; fue muy admirado por Napoleón y el rey Ferdinando de Nápoles lo hizo compositore della musica de'drammi de su corte. Su estilo puede sentirse en las óperas maduras de Mozart y en las obras iniciales de Rossini. Hoy en día, sin embargo, sólo un puñado de académicos y aficionados ha escuchado o asistido a una representación de cualquier ópera de Paisiello. El redescubrimiento a últimas fechas de la ópera del siglo 18 ha sido una buena excusa para conocer algo de la inmensa obra de este compositor.La muy rara ópera que presentó la UNAM cuyo nombre completo esPulcinella vendicato nel ritorno di Marechiaro es una farsa en un acto que se desarrolla en unos 90 minutos con un libreto de Francesco Cerlone. Se estrenó en el Teatro dei Fiorentini de Nápoles durante la temporada de Carnaval de 1769, probablemente con el nombre de La Claudia vendicata como el 'tercer acto' de la ópera cómica L'osteria di Marechiaro. Alessandro Latanzzi realizó recientemente una edición crítica de esta obra.El argumento es típico de la commedia dell'arte. Es sobre la confrontación de dos parejas de estratos sociales distintos. Pulcinella y Carmosina pertenecen a una clase baja y Don Camillo y Claudia a una alta. Don Camillo tontea presumiendo sus riquezas a la pescadera Carmosina, quien rompe su compromiso con Pulcinella. Este y Claudia unen fuerzas para vengarse de Don Camillo y para recuperar a sus amados respectivos, revirtiendo así al status quo social.Para lograr su objetivo usan recursos mágicos que le otorga un espíritu al que liberan de su prisión. El texto de la ópera no es italiano, sino dialecto napolitano, por lo que los supertítulos fueron elementales para la comprensión del no muy complicado argumento. La música incluye elementos folklóricos como la serenata inicial de Pulcinella, y al mismo tiempo nos hace recordar a Pergolesi y prever, preoír podría decirse, a Rossini. Percibí frases musicales que me recordaron las de Serpina y las de Haly.Las estrellas de la noche fueron el director musical Antonio Florio y los miembros de la Capella della Pietà de'Turchini, orquesta barroca que emplea instrumentos del siglo 18 y que tuvo una interpretación sobresaliente. Los cantantes, sin embargo, no estuvieron tan fabulosos; la mejor actuación fue la de la soprano Maria Ercolano quien al interpretar a Claudia brilló sobre los otros principales Giuseppe di Vittorio como Pulcinella y Maria Grazia Schiavo como Carmosina. Los personajes secundarios Bianchina, Marioletta, Don Camillo, Coviello, Trafichino y el Mago, fueron adecuadamente interpretados por buenos, que no grandes, cantantes.La dirección escénica de Davide Livermore fue hilarante sin llegar nunca a la exageración, siendo muy bien apoyada por la escenografía de Santi Centineo y el vestuario de Giusi Giustino.Espero fervientemente que este programa de la ópera de la UNAM sea exitosos, no sólo para mi gozo personal, sino porque creo que al alimentar la pasión por la ópera entre los estudiantes y la comunidad universitaria en general, tendremos más y mejor ópera en el futuro de nuestro país.

Este artículo fue publicado el 15/11/2002

Compartir


Bookmark and Share