Argentina

Mundoclasico.com » Criticas » Argentina

Simon Boccanegra abre la Temporada del Teatro Colón

Buenos Aires, 06/04/2003. Teatro Colón.: Simon Bocanegra, ópera en un prólogo y tres actos, versión de 1881, de Giuseppe Verdi sobre libreto de Francesco Maria Piave, revisado por Arrigo Boito , basado en la obra homónima de Antonio García Gutiérrez. Constantino Juri, dirección escénica e iluminación (repositor). Michael Scott, escenografía. Claudio Hanczyc. Reposición de escenografía. Paul Walter, vestuario. Eduardo Caldirola, reposición de vestuario. Víctor Torres (Simon Boccanegra), Maria Pia Piscitelli (María Boccanegra) Rosendo Flores (Jacopo Fiesco), Gustavo López Manzitti (Gabriel Adorno), Hernán Iturralde (Paolo Albiani), Christian Peregrino (Pietro), Carlos Sampedro (Capitán), Graciela Iglesias (Doncella). Orquesta y Coro Estables del Teatro Colón. Director del Coro Estable: Alberto Balzanelli. Dirección Musical: Massimo Biscardi
imagen ¿Qué características hacen de una creación artística una verdadera obra de arte y más aún un clásico? De entre las muchas respuestas posibles, que dejo a la discusión de los Foros de mundoclasico.com, podemos elegir la posibilidad de sus varias lecturas y relecturas, que siempre hay una nueva faceta para descubrir y que en cada aproximación encontramos algo que podemos relacionar con la actualidad.Sin lugar a dudas el Simon Boccanegra verdiano es un verdadero clásico de las creaciones operísticas. Qué mas actual que la invocación a la paz y la concordia entre los hombres, qué más actual que la necesidad de un gobernante dispuesto al sacrificio por la concordia de su pueblo, qué más actual que ese reencuentro con los afectos familiares en hogares cercenados por la guerra, la violencia, la incomprensión, el tráfico de niños o las desapariciones forzadas.Por su mensaje, por sus dificultades artísticas y por su lamentable lejanía de la predilección del público habitual de ópera acostumbrado a un Verdi más ‘directo’, la presentación de esta obra es un gran desafío para cualquier teatro de ópera del mundo. De esta verdadera prueba de fuego el Teatro Colón salió airoso con una representación en la cual, si bien no hubo ningún especto de excelencia, todo estuvo en su lugar y sin fallas. La parte escénica, la orquesta, los cantantes dieron todo de sí para conformar una muy buena versión de la obra.La Versión:Si bien fueron correctos los aspectos visuales no hay que dejar de señalar que para la presente versión se utilizaron las escenografías de la puesta de 1995 firmadas por Michael Scott (aunque esto no figuró en el programa de mano) y el vestuario de Paul Walter que se utilizó entre los años 1961 y 1983.Esto evidentemente le restó coherencia a la parte estética, especialmente en los trajes en los cuales se notó el impiadoso paso del tiempo.Muy buena resultó la iluminación y adecuado el movimiento actoral efectuado por Constantino Juri dentro de una estética tradicional que en nada molesta en esta obra.La dirección orquestal de Massimo Biscardi fue impecable, logrando un gran desempeño por parte de los profesores de la Orquesta Estable. Esto demuestra que mejorando la calidad de las batutas (algo que parece ser una constante por la programación de este año) los resultados artísticos crecen en forma exponencial.Los Cantantes:Quizás estamos demasiado acostumbrados a barítonos verdianos que cantan a pura fuerza y rusticidad. Víctor Torres, quien ya demostrara hace unos años que se puede cantar el ‘Giorgio Germont’ en forma aristocrática y sin gritar, compuso un muy válido ‘Simon Boccanegra’. Si canto es refinado, altamente expresivo y su fraseo excelente. Sólo se añoró mayor presencia vocal en el cuadro denominado del Consejo.La soprano italiana María Pía Piscitelli con una inobjetable línea de canto compuso una creíble ‘María Boccanegra’.En perfecto estilo verdiano interpretaron sus partes el bajo mexicano Rosendo Flores (‘Fiesco’) y el barítono argentino Hernán Iturralde (‘Paolo Albiani’), son dos voces que el Colón deberá tener en cuenta para el armado de futuras Temporadas. Sus voces ‘corren’ perfectamente por la sala, tienen un canto expresivo y un registro parejo y sus composiciones escénicas son sobrias y adecuadas.Gustavo López Manzitti volvió a demostrar como ‘Gabriele Adorno’ que es una voz confiable y segura que se afianza cada vez más.Correcto el resto del elenco y muy bien el Coro Estable del Teatro.En suma: un muy buen comienzo de la Temporada Lírica del Teatro Colón, que parece ser el preanuncio de la vuelta al rumbo correcto.

Este artículo fue publicado el 09/04/2003

Más información


Fotografía © 2003 by Arnaldo Colombaroli. Departamento de Fotografía del Teatro Colón

Compartir


Bookmark and Share