Castilla-La Mancha

Mundoclasico.com » Criticas » Castilla-La Mancha

De adecuados ecos

Cuenca, 11/04/2004. Teatro-Auditorio. Al Ayre Español (Coro 1:. Olga Pitarch: Tiple. Gemma Coma-Alabert: Tiple. Xavier Sabata: Alto. Karim Farhan: Tenor. Jordi Ricart: Barítono. Coro 2:. Rosa Domínguez: Tiple. Carlos Sandúa: Alto. Lluis Villamajó: Tenor. Xavier Pagés: Bajo. Jordi Ricart: barítono. Acompañamiento:. Riccardo Menasi: Violín. Giorgio Sasso: Violín. Ventura Rico: Vihuela de arco. Sara Ruiz: Vihuela de arco. Richard Myron: Violone. Javier Zafra: Bajón. Mike Fentross: Guitarra y archilaúd. Juan Carlos de Mulder:Guitarra y archilaúd. Hannelore Devaere: Arpa de dos órdenes. Carlos García Bernalt: Órgano y clave). Dirección: Eduardo López Banzo. Obras de Juan Bautista Comes (¿1582?-1643), Juan Gutiérrez de Padilla (ca. 1590-1644), Joseph Ruiz de Samaniego (?-ca. 1670), Carlos Patiño (1600-1675), Joan Cererols (1618-1680), Cristóbal Galán (ca. 1620-1684), Alonso Xuárez (?-1696), Juan Bautista Cabanilles (1644-1712), Sebastián Durón (1660-1716). Asistencia: 60 % del aforo
imagen El concierto de clausura de la XLIII Semana de Música Religiosa de Cuenca, corrió a cargo de Al Ayre Español, grupo ya consagrado como el principal especialista en la interpretación del repertorio barroco hispano de nuestro país. A pesar de que la convocatoria prometía una nutrida asistencia, el excelente auditorio conquense no consiguió pasar de una discreta entrada, un hecho sin duda relacionado con los eventos litúrgicos que paralelamente se desarrollaban en la ciudad, con motivo del Domingo de Resurrección.El programa elegido para la ocasión, La música en las catedrales españolas en el siglo XVII, presentaba diversas obras litúrgicas y paralitúrgicas de diversos músicos activos a lo largo de toda la centuria en diferentes instituciones peninsulares y del Nuevo Mundo. Músicos activos en la Capilla Real de Madrid, como Patiño, Galán o Durón, aparecen junto autores menos habituales en este tipo de interpretaciones, como Gutiérrez de Padilla o Samaniego, activos en otras catedrales el orbe hispano, y con obras recuperadas por el propio López Banzo en “...diferentes archivos de España y América...”, tal y como él mismo manifiesta en las notas al programa incluidas en el libro del festival . [Nota 1]El desarrollo del programa resultó desigual, pese al indudable interés en que fuese un programa litúrgico-musical acorde con la fecha en que se interpretaba -la Pascua de Resurreción. Así, varias piezas instrumentales abrían cada una de las secciones, a modo de oberturas o Symphonias, echando mano para ello de piezas organísticas de autores como Cabanilles o Cererols, e instrumentadas con arreglo a los efectivos tímbricos a disposición del director. Los consabidos villancicos, también figuraron en el programa con ejemplos procedentes de diferentes repertorios y contextos, desde los de Comes para la catedral valenciana datables en el primer tercio del s. XVII -que muestran características “ancladas” en cierto modo en un estilo de raigambre manierista-, hasta los de Durón de finales del siglo en cuestión o primeros años del siguiente, en el que los efluvios italianizantes ya se dejaban sentir, pasando por el delicioso villancico en ecos Oygan los dulzes ecos, de Galán, que se conserva en la catedral de Valladolid tal y como atestigua la nota correspondiente en el programa inserto en el libro del festival , [Nota 2] o los dos de Samaniego, interpretados con violines por considerar que este instrumento era ya conocido en las fechas en las que el autor aragonés ejerció su cargo en el Pilar zaragozano, donde mantendría contactos con los tañedores napolitanos de este instrumento al servicio del hijo de la Calderota Don Juan José de Austria.La interpretación resultó también desigual, en especial las voces, ya que los coros manifestaron algunos problemas de afinación, especialmente las voces más agudas del coro bajo. En cuanto al grupo de acompañamiento, reseñar la excelente precisión rítmica de ambos guitarristas, la lucida interpretación del bajonista, o la correcta interpretación de la arpista, a pesar de que el volumen sonoro de su instrumento no alcanzaba los niveles mínimos necesarios.Más discutible resulta la interpretación de los violinistas, así como la elección organológica para alguna de las piezas. Las indudables cualidades técnicas de la pareja de violines quedaron fuera de toda duda, aunque la forma de adornar las intervenciones glosadas en los lugares en que las voces callan -un estilo interpretativo genuinamente ibérico-, recordaban más bien a épocas ligeramente posteriores y de otras zonas geográficas. Por otro lado, de nuevo se aprecia cómo la cuestión organológica se deja de lado frente a otro tipo de criterios como los genuinamente filológicos, a la hora de llevar a cabo una “re-construcción” históricamente documentada, tal y como refleja el hecho de que los arcos utilizados por la pareja de violinistas incluían tornillo para ajustar la tensión de las crines, algo que ha sido contestado ya desde hace algunos años en los diversos foros especializados dedicados a estas cuestiones . [Nota 3]En cuanto a la elección tímbrica de los instrumentos empleados, la elección de arpa, guitarras, bajón e incluso órgano para la realización del acompañamiento de un coro u otro, así como del acompañamiento continuo, parece fuera de toda duda. La interpretación de las lamentaciones con vihuelas de arco, concuerda con lo que mencionan algunas fuentes conservadas en la Real Capilla de Madrid, aunque para un período sensiblemente anterior. En cuanto al “violone” (sic), parece bastante arriesgado utilizar un instrumento con afinación Sol1-Do2-Fa2-La2-Re3-Sol3 para interpretar un repertorio que, con más de 60 años de diferencia entre la obra más antigua y la más moderna, y procedentes de contextos culturales diferentes, podría no ser conocido en la mayor parte de ellos . [Nota 4]En cualquier caso el concierto resultó ameno y entretenido. Algunos aplausos al final hicieron salir a saludar a López-Banzo un par de veces. Resultó curioso comprobar que junto al stand oficial del festival, situado en el vestíbulo del auditorio y en el que se podían adquirir diversas publicaciones musicológicas dedicadas al repertorio ibérico, así como el libro del festival, cuya cuidada edición no va a la par con la calidad de algunos de los artículos que comentan los distintos conciertos programados, aparecía otro stand en el que se ponían a la venta los últimos números de una revista mensual de actualidad musical cuya empresa editora mantiene intereses en el Festival de Cuenca. Imagino que los lectores de la misma hallarán en el volumen correspondiente una crítica de este concierto sin duda bien distinta a la que aquí se incluye, y que al igual que algunas de las piezas interpretadas en el mismo, hallarán el eco adecuado.Notas1 López Banzo, Eduardo: “Las muchas joyas recuperables”, En: XLIII Semana de Música Religiosa de Cuenca 2004, Cuenca: Fundación Patronato de las Semanas de Música Religiosa, 2004, pp. 359-359.2 Ibid., p. 353.3 Reiners, Hans: “Baroque Bows”, Chelys, vol. 28, 2000, pp. 59-76. Gándara, Xosé Crisanto. “De arcu contrabassi”, Revista de Musicología, vol. XXV nº1, 2002, pp. 157-173.Gándara, Xosé Crisanto: “Origins and Development of the Double Bass in Spain”, 21. Musikinstrumentenbau-Symposium in Michaelstein, Michaelsteiner Konferenzberichte, vol. 59, 2004, pp. 19-50.

Este artículo fue publicado el 28/04/2004

Compartir


Bookmark and Share


Envía un mensaje
Nombre:
Comentario:
Control:
Arrastra el nombre de MOZART hasta el contenedor naranja
  • Mozart
  • Brahms
  • Beethoven
  • Wagner