Andalucía

Mundoclasico.com » Criticas » Andalucía

Mucha expectación y poca inspiración

Sevilla, 30/03/2006. Teatro de la Maestranza. Ana María Sánchez (soprano), Gloria Scalchi (mezzosoprano), Vicente Ombuena (tenor), Simón Orfila (bajo). Coro de la A. A. del Teatro de la Maestranza. Real Orquesta Sinfónica de Sevilla. Dirección musical: Pedro Halffter. Giuseppe Verdi: Messa da Requiem
imagen

Dada la escasez de repertorio italiano en la actual temporada del Maestranza, este Requiem llegaba muy oportuno, y no pocos hablaban de ‘la sexta ópera’ del año, con razón, si atendemos a las características de la composición de del Busetto y al plantel de voces que demanda; además, parece q será el único Verdi que veamos en un buen tiempo, porque corre el rumor de que la próxima temporada tampoco toca.

Cuando quien esto firma estaba en la sala, recordó una crítica leída en este medio hace no mucho, en la que el compañero se lamentaba de la poca afinidad que el director tenía con el repertorio que dirigía, y en este caso parecía ocurrir lo mismo: Pedro Halffter no parece sentirse muy cómodo dentro del universo verdiano. Lejos de disfrutar con una obra llena de detalles y contrastes, ofreció una lectura falta de matices, tan plana como tediosa. Afortunadamente fue considerado con los cantantes, e intentó –a veces sin mucho éxito– no tapar sus voces.

Tampoco ayudó demasiado la elección del cuarteto solista, sobre el papel muy atractivo, que no tuvo una noche para recordar. Ana María Sánchez ha perdido esmalte, y la voz sonaba algo opaca y con dificultad en el registro grave. Su mejor momento llegó en el ‘Libera me’, para el que parecía haberse reservado, y donde la intención dramática que imprimió a la página nos hizo olvidar casi por completo sus dificultades técnicas. La prestación de la mezzo Gloria Scalchi, estupenda belcantista de temperamento, fue más matizada, y aunque con un instrumento mermado por los años, se convirtió en la voz más destacable de la noche junto al tenor Vicente Ombuena, que aún con algún problema de proyección, nos regaló un Ignemisco bastante correcto. Por último, el menorquín Simón Orfila carece aún de la rotundidad que se requiere al bajo en esta pieza.

Otro gran protagonista del Requiem, el coro, hizo un esfuerzo sobrehumano para preparar la pieza, según comentaron a contrarreloj, y dada la dificultad de la misma sólo consiguió salvarla a medias. Alguna que otra descoordinación en momentos clave y cierta falta de empaste empañaron una labor que dada la redondez de otros momento puntuales de su intervención, podría haber sido excepcional.

Como viene siendo habitual este año, a la ilusión y expectación que se crea, le siguen unos resultados que no están a la altura.



Este artículo fue publicado el 06/04/2006

Compartir


Bookmark and Share

Referencias:


Pedro Halffter