Novedades DVD

Mundoclasico.com » DVD » Novedades DVD

Belle époque Aida

Giuseppe Verdi: Aida, ópera en cuatro actos (1871). Libreto de Antonio Ghislanzoni. Nicolas Joël, director escénico; Ezio Frigerio, escenógrafo; Franca Squarciapino, vestuario; Hans-Rudolf Kunz, iluminación; Andy Sommer, director para la grabación vídeo; Christian Prévot, ingeniero de sonido. Günther Groissböck (el Rey), Luciana D’Intino (Amneris), Nina Stemme (Aida), Salvatore Licitra (Radamès), Matti Salminen (Ramfis), Juan Pons (Amonasro), Miroslav Christoff (un mensajero), Christiane Kohl (una sacerdotisa). Coro y Orquesta de la Ópera de Zúrich. Director: Adam Fischer. Montaje de vídeo: Patrick Faradji. 2 DVD (DDD) de 217 minutos de duración, grabado en el Teatro de la Ópera de Zúrich (Suiza) en mayo de 2006. Bel Air Classiques BAC 022. Distribuidor en España: Harmonia Mundi
imagen Aida no está bien servida en dvd, empezemos por ahí. Este pilar del repertorio posee múltiples grabaciones audio entre buenas y excelentes pero, a diferencia de otras obras de igual difusión, no ha alcanzado el mismo nivel en el medio audiovisual, más allá de algunas producciones míticas (Gencer, Bergonzi, Cossotto, 1966), más o menos buenas (Chiara, Pavarotti, Dimitrova, 1985), o simplemente decepcionantes (Studer, O’Neill, D’Intino, 1994).

Con este panorama la propuesta de Bel Air Classiques tiene opciones para hacerse un hueco entre las Aidas audiovisuales. Efectivamente, ha optado por un reparto interesante, una producción agradable en un teatro cuyo funcionamiento –y rendimientos– es único en Europa, y además le ha añadido un documental de cerca de una hora –más pintoresco que otra cosa– sobre la primera producción de la ópera en Egipto y su percepción en el imaginario egipcio actual, así como una entrevista con Andy Sommer sobre las dificultades de plasmarla en imagen.

El montaje en sí mismo, sin ser una genialidad, está bien resuelto, resulta coherente y en ocasiones incluso sugerente: Joël ha optado por ambientar la ópera en la época del estreno, la apertura del canal de Suez y la ocupación inglesa; una colonia europea en África en tiempos de la belle époque. La escenografía y el vestuario dan fielmente unidad al conjunto, consiguiendo un resultado armonioso, lo que es de agradecer. Además no es un espectáculo delirante, con muchos figurantes e ingentes masas corales, sino que hay un equilibrio justo entre las escenas públicas y las privadas, tal y como requiere el libreto y la historia.

El reparto vocal me deja un poco perplejo, con la sensación de que podía haber dado más de sí. Nina Stemme (‘Aida’) es conocida por sus empeños wagnerianos, pero Egipto no es el Walhalla y se nota una cierta extrañeza respecto del mundo musical verdiano. El instrumento es más que adecuado, una spinto de verdad, ha trabajado la pronunciación con cuidado –aunque falta naturalidad en la articulación de la frase– y sólo reprocharía unos agudos tendencialmente metálicos, más abiertos de la cuenta y fijos en los dificilísimos piani agudos que salpican sus dos arias. El orgullo contenido del personaje está conseguido… ¿qué falta entonces? Rodaje. Soltura. El resultado es bueno, pero lo será mejor en futuras aproximaciones: ¿por qué grabar su debut en un papel tan complejo, conocido y bien servido?

Salvatore Licitra era una promesa que no termina de cuajar. Rara avis, pues posee una voz lírica –el final está bien– muy apta para los personajes spinto, como es el caso; no se puede negar que su técnica ha mejorado, ahí están los distintos piani, incluyendo el final de “Celeste Aida”. Los agudos son firmes, la voz es bella y resulta joven. Pero de nuevo falta algo, aunque en este caso me temo que no es rodaje sino sutileza: falta variedad en los colores y en las frases para darle algo más de profundidad a ‘Radamés’. Ello no quita que, para el panorama de hoy día, no cabe duda de que está bien, incluso más que bien.

Luciana D’Intino es probablemente el caso más evidente de ese falta algo. Sin duda alguna es la mejor voz del reparto, con una línea solidísima que pone en evidencia la homogeneidad de registros, un color fascinante para ‘Amneris’ y una emisión magnífica. Pero a la intérprete le falta malicia, armas de mujer si se quiere: la princesa egipcia es celosa, vengativa, sensual, pero se echa en falta en mayores dosis. Con todo, respecto a la grabación audiovisual de 1994 se observa el rodaje, especialmente en una escena del juicio más conseguida.

Juan Pons ha pasado ya sus mejores momentos, y si como ‘Germont’ todavía aguanta bien, ‘Amonasro’ es un poco más duro. Sin embargo, y pese a una cierta monotonía de acentos, sale vencedor por belleza vocal y un savoir faire que denotan las tablas de este veterano que aún tiene cuerda. Sólido como una roca el estupendo ‘Ramfis’ de Matti Salminen. Correcto y algo impersonal ‘el Rey’ de Günther Groissböck.

Muy bien el coro en el segundo acto, sugerentes las sacerdotisas y marciales los guerreros después. Sus cuerdas están equilibradas entre ellas y con los demás intérpretes. Se ve que Fischer ha trabajado mucho el equilibrio de los planos sonoros entre coro, orquesta y solistas, algo muy fácil de fallar en esta ópera y cuyo buen resultado se ve revalorizado por la toma de sonido. Mejor quizás en las partes líricas que en las dramáticas, en las que faltaría incidir en la pulsión de los personajes.

En definitiva, una buena Aida, con despuntes más interesantes.

Este DVD ha sido enviado para su recensión por Harmonia Mundi


Este artículo fue publicado el 20/09/2007

Más información


dvd/

Compartir


Bookmark and Share


Envía un mensaje
Nombre:
Comentario:
Control:
Arrastra el nombre de MOZART hasta el contenedor naranja
  • Mozart
  • Brahms
  • Beethoven
  • Wagner