Italia

Mundoclasico.com » Criticas » Italia

Riccardo, ti amo

Roma, 03/06/2012. Teatro dell'Opera di Roma. Attila, ópera en un prólogo y tres actos con música de Giuseppe Verdi y libreto de Temistocle Solera, basado en la pieza teatral Attila, König der Hunnen de Zacharias Werner. Fue estrenada el 17 de marzo de 1846 en el Teatro La Fenice de Venecia. Nueva producción del Teatro dell'Opera di Roma. Pier Luigi Pizzi, director de escena, escenografía y vestuario; Vincenzo Raponi, iluminación. Reparto: Ildar Abdrazakov (Attila), Nicola Alaimo (Ezio), Tatiana Serjan (Odabella), Giuseppe Gipali (Foresto), Antonello Ceron (Uldino), Luca Dall'Amico (Leone). Coro y Orquesta del Teatro dell'Opera di Roma. Riccardo Muti, director musical. Temporada 2011-2012. Ocupación: 100%
imagen

Al subir el telón vemos una estructura de ladrillo gris. En medio, una gran bóveda casetonada abre un pasillo que se pierde en el fondo del escenario. Todo está en alto, en un nivel superior. A lo largo de la función irá cambiando, alterándose, transportando al público a una época remota aunque revitalizada, un tiempo traído al presente. Entre clásico y moderno, pero sin perder el gancho ni la sugestión, como suele ocurrir en los montajes firmados por el veterano Pier Luigi Pizzi.

El octogenario director de escena ha demostrado con esta nueva producción que sigue siendo el gran escenógrafo de nuestros tiempos, con el permiso del señor Zeffirelli, y que su estilo está tan casado con las modas del momento como con la intemporaneidad de lo eterno y lo imperecedero.

El foso lo ocupó Riccardo Muti, del que no hay duda que es la mejor batuta verdiana que puede verse ante una orquesta. Con aires de gran estrella hollywoodense y a sabiendas de tener a crítica y público en el bolsillo, el divo ha afrontado uno de los principales títulos de su carrera. Ese Attila al que la historia no ha hecho mucho caso pero que él ha sabido rescatar, enlucir y pasear como nadie por los principales teatros del mundo.

Siempre apostando por jóvenes valores en alza, el maestro se rodeó de un brillante elenco de cantantes que nada tiene que envidiar a la triada Ramey, Studer y Shicoff con que realizó su grabación para EMI a principio de los 90.

Ildar Abdrazakov adoptó el difícil rol titular de una forma magistral. Es la primera vez que lo escucho en directo y es asombrosa la forma en que conjuga voz y talento interpretativo. Su elegante presencia llena el escenario desde el primer momento. Con unas cualidades vocales a modo de contundente color, potencia y belleza que lo elevan como el más destacado bajo de su generación.

Vista general del escenario, Ildar Abdrazakov (en el centro)
Fotografía © 2012 by Silvia Lelli

El papel femenino fue para Tatiana Serjan, un descubrimiento del Costanzi que está marcando precedente en la interpretación del repertorio verdiano. Si en su momento deslumbró con una colosal Lady Macbeth en la Opera di Roma, ahora vuelve al mismo escenario con la compleja Odabella. La soprano rusa hizo gala de un registro que le permite deslizarse con comodidad y naturalidad por registros tanto agudos como graves. Aparte, igual que Abdrazakov, su facilidad escénica confiere gran credibilidad a los personajes que aborda.

Ezio recayó en el joven barítono Nicola Alaimo, de sonora y prometedora línea melódica y grandes aptitudes y recursos musicales.

En contraste, con una pequeña voz que en varios momentos se vio completamente eclipsada por la orquesta y el coro, Giuseppe Gipali fue un Foresto técnicamente correcto y con una especial dotación para la coloratura y las notas agudas.

No puedo terminar sin mencionar al Coro del Teatro que, perfectamente preparado, cantó valiente y sin miedo, tal y como viene haciendo desde que el maestro Roberto Gabbiani cogió sus riendas en 2010.

Lo mismo cabe decir de una Orquesta vibrante y bien trabajada, como no podía ser menos habiendo pasado por el filtro del amado, respetado y venerado maestro Muti que, una vez más, demostró al mundo que solo él conoce al verdadero Verdi.



Este artículo fue publicado el 13/06/2012

Compartir


Bookmark and Share

Comentarios:


Palau de la Musica 13/06/2012 20:06:51
Señor Alejo Palau, ¿quién es usted y qué sabe usted?

¿Gipali con "especial dotación para la coloratura"? ¡Si en esta ópera el tenor [y de hecho casi nadie] tiene coloratura alguna! ¿Sabe usted lo que es una coloratura? Mire que no tiene nada que ver con el "color"...

¿Alaimo no tiene nada que envidiar a Zancanaro? Si tener una voz cinco veces más pequeñas, destimbrada y personal [además de una figura en exceso rechoncha] no es nada, pues vale.


exageraciones 13/06/2012 0:34:38
sólo él conoce al verdadero Verdi? Se me ocurren algunas batutas más interesantes y/o completas [aparte de que haya títulos que ha rehuido con frecuencia]. Idem para Pizzi, idem para Alaimo. Serjan hace tiempo que es interesante: conviene no descubrir la pólvora


Envía un mensaje
Nombre:
Comentario:
Control:
Arrastra el nombre de MOZART hasta el contenedor naranja
  • Mozart
  • Brahms
  • Beethoven
  • Wagner