Madrid

Mundoclasico.com » Criticas » Madrid

Concierto homenaje a Francisco Muñoz

Madrid, 04/06/2010. Auditorio Sony de la Fundación Albéniz. Homenaje a Paco Muñoz. Grupo Barroco, Quinteto Poulenc, Quinteto Orfeo y Laia Falcón, narradora. Obras de J.S.Bach, Luciano Berio y Paul Hindemith. Grupos de Vientos. Profesor: Hansjörg Schellenberger. Ciclo ‘Da Camera’. Asistencia: 100%
imagen Un atractivo programa sirvió de marco para este homenaje a Paco Muñoz, quien participó en su día en el diseño del edificio de la escuela que alberga este magnífico auditorio y su excepcional acústica. Los lectores que quieren saber más sobre este personaje podrán conseguirlo abriendo la página web de la Fundación Albéniz.

En cuanto al concierto, propiamente, con una programación muy bien elegida, llama la atención que en los tres conjuntos que se presentaron, los músicos que tocan el oboe y/o corno inglés son los mismos, y que además lo hicieron muy bien. También una de las flautas tocó en dos grupos diferentes, de forma sobresaliente. Lo destaco, porque es evidente que se busca siempre la mejor calidad.

Tres obras de Bach hicieron de marco para dos composiciones del siglo XX. Me he de ocupar, en primer término de dos de aquellas, que pertenecen al ciclo de Seis sonatas que Bach compuso originalmente para órgano (BWV 525 - 530) pero que obedecen estrictamente a la forma sonata en trío, o sea, que hay tres voces independientes que en esta ocasión corrieron a cargo del oboe, corno inglés y fagot, tocados por Alexandre Bocalari, Juan Manuel García-Cano y Alber Catalá, respectivamente, integrantes del Grupo Barroco. Es perfectamente plausible tocarlas en tres instrumentos diferentes, substituyendo a dos manuales y los pedales del órgano: el resultado es igualmente impresionante, ante la sorprendente maestría contrapuntística de Bach.

La Sonata nº 1 tiene los tres movimientos de siempre: Allegro/Adagio/Allegro, dura unos diez minutos, y ya desde el tema del primer movimiento, formado por dos acordes ascendente de dos negras y una blanca, nos deja asombrados por las yuxtaposiciones de las voces y la riqueza armónica. El Adagio tiene un sencillo ritmo de tres, y el Allegro final un motivo de corcheas saltando, primero de abajo para arriba y luego al revés, que dan enorme placer. La versión fue excelente, y muy aplaudida. La Sonata nº 3 tiene un Andante, un Adagio e dolce, y un Vivace, y nuevamente nos maravillamos ante esta música, con sus sonoridades tan bien matizadas y el fraseo tan exquisito. Para el segundo movimiento, Bach utiliza largas síncopas rítmicas que, durante algunos compases, sonaron algo confusas, pero esto se compuso rápidamente. Y el Vivace final, en 3/8, muy divertido sobre las corcheas del fagot, que hacen de la armonía un divertido juego rítmico. ¡Precioso!

Después de la primera obra de Bach tomó asiento la narradora Laia Falcón, sentándose en el borde del podio, con cara al público, y en el escenario tomaron asiento los integrantes del Quinteto Orfeo: Rui Borges, flauta, Juan Manuel García-Cano, oboe, Jorge Contreras, clarinete, Katarzyna Razska, fagot, y Alberto Menéndez, trompa, para interpretarnos Opus Number Zoo de Luciano Berio. Compuesto en 1950/1 y revisado veinte años más tarde, se trata de cuatro piezas que tienen que ver con animales. Mientras que Laia Falcón introducía, amenamente, el tema de cada pieza, los cinco músicos hicieron como si dormitaban, y luego, cuando sonaba la música, la recitadora se tapaba la cara con un cuaderno. La primera pieza, ‘Barn Dance’ (Danza del establo), describe una escena entre un pollo y un zorro, y los músicos tocan y exclaman breves palabras, en inglés, de forma divertida y rítmica, mientras que sigue sonando la música. La segunda ‘Fawn’ (Venado) es lenta pero sigue este mismo patrón, aun cuando el texto introductorio se refería a un caballo. Sigue ‘The Grey Mouse’ (El ratón gris) que fue descrito por la recitadora como una ratita vieja. La música correspondiente, muy astuta y satírica. Y para terminar ‘Tom Cats’ (Gatos machos) describe dos gatos que pelean y terminan “sin cola ni bigotes”. La música correspondiente, bulliciosa, acompañada por varias levantadas de los cinco músicos de sus respectivos asientos. Todo un espectáculo, muy ameno y de buen humor. Hay que reconocer que todos los intérpretes, y la recitadora, lo hicieron con excelente talante, y la música, moderna pero muy descriptiva, subrayó la temática de forma muy convincente. ¡Todo un acierto! El público aplaudió con entusiasmo: habíamos presenciado algo inusitado.

Después del intervalo, la segunda de las obras de Bach ya descrita y en seguida sonó la Kleine Kammermusik op 24 nº 2, de Paul Hindemith, compuesta en 1922, para quinteto de vientos, a cargo del Quinteto Poulenc: Irene Kavcic, flauta, Alexandre Bocalaro, oboe, Aljax Begus, clarinete, Amber Mallee, fagot, y Jorge Monte, trompa. Esta obra, importante en el repertorio para el clásico quinteto de vientos, es relativamente bien conocida aun cuando no me acuerdo haberla escuchado en Madrid hasta ahora. Tengo una particular debilidad por esta obra: la tuve que analizar en mi juventud, en mi clase de composición, y desde entonces siempre me ha encantado escucharla. Ya el tema inicial es de una originalidad que sorprende, y es desarrollado de forma magistral. Luego un Vals, muy delicado seguido de un trozo lento, subrayado por un ritmo obstinado en 6/8 de música lírica muy inspirada. Y en el trozo final, solos para todos los cinco que se juntan luego en un allegro expresivo de buen humor. Qué alegría volver a escuchar a esta música, y el público también la apreció, aplaudiendo con ganas.

Para terminar el programa una tercera Sonata en trío de Bach, pero esta vez con bajo continuo (BMW 1039). El propio Bach presentó esta sonata en varias versiones diferentes. Aquí la interpretaron los integrantes del Grupo Barroco Rui Borges, flauta, Juan Manuel Garcia-Cano, oboe, Alber Catalá, fagot, Ignacio Fernández-Rial, contrabajo, y Yago Mahúgo, clave. Tiene cuatro partes (Lento/Rápido/Lento/Rápido) y los dos instrumentos bajos se alternan o tocan juntos el bajo continuo, según como lo exige la sonoridad del momento. El clave confiere otro color sonoro al conjunto pero apenas se destaca del conjunto. Nuevamente se trata de música de gran categoría, y el Adagio e piano -tercer movimiento- es de una belleza extraordinaria. Disfrutamos de una excelente versión, y los aplausos del público así lo atestiguaron. ¡Muy lindo concierto, muy buena música!


Este artículo fue publicado el 24/06/2010

Compartir


Bookmark and Share

Comentarios:


Impulso Concertante 10/10/2010 10:06:55
http://LaiaFalcon.blogspot.com
Laia Falcón es una soprano premiada por la Escuela Superior de Música Reina Sofía [2009] y por el Mozarteum [2010] además de una estupenda compañera, colaboradora y narradora.


Juan Krakenberger 01/09/2010 15:47:57
Para Nuria:
Le ayudaría con el mayor gusto, pero tenga en cuenta que de eso hace ahora algo menos de 70 años, y mucho me temo que ya no estoy para esas labores. El propio Hindemith explica sus técnicas de composición en su escritos - a ver si puede conseguirlos. Alternativamente,pida ayuda a un compositor en activo - ¿por donde vive?
De todos modos gracias por consultarme.


Nuria 01/09/2010 11:03:44
Hola!
He leído su magnifico comentario y me ha llamado mucho la atención el hecho de que analizó la obra Kleine Kammermusik op.24 nº2 de Hindemith, ya que estoy haciendo un trabajo de esta obra y tengo que analizar el primer movimiento. La verdad es que me está costando muchísimo analizar la armonía y le agradecería muchísimo si me pudiera ayudar. Muchas gracias!



Envía un mensaje
Nombre:
Comentario:
Control:
Arrastra el nombre de MOZART hasta el contenedor naranja
  • Mozart
  • Brahms
  • Beethoven
  • Wagner