Ópera y Teatro musical

Mundoclasico.com » Artículos » Ópera y Teatro musical

La isla de la ópera rural

imagen

No solo de Glyndebourne vive la ópera rural en Inglaterra. En Garsington, Longborough y otros solares de remoto acceso en la famosa “campiña”, casas señoriales y pudientes de ocasión dan trabajo a cantantes y miembros de las numerosas y excelentes orquestas locales para combinar picnics sobre la hierba con buenas producciones líricas. La mas remota y opulenta de estas empresas es la Grange Park Opera, que el 2 de julio celebró su décimoquinto aniversario con un generoso recital donde el barítono Simon Keenlyside cantó dieciséis arias de ópera y opereta con la Orquesta Sinfónica de Bornemouth dirigida por Gianluca Marciano. En estos quince años también cantaron aquí varias importantes figuras de la lírica británica como Bryn Terfel, Philip Langridge, Susan Gritton, Emma Bell y Alfie Boe. Alwyn Mellor, la gran soprano wagneriana que el mundo reconocerá como tal en los próximos años, deslumbró como Isolda en el 2011.

Desde hace 195 años The Grange es el solar de los barones Ashburton, cuyo descendiente, John Barings, aceptó adaptar para un festival de ópera dos grandes edificios neoclásicos en ruinas que, con la apariencia de dos grandes templetes griegos, dominan colinas y un lago en el corazón de Hampshire. Lord Ashburton parece haberse decidido bajo la irresistible influencia de Wasfi Kani, la hija de inmigrantes indios que un buen día se le presentó en su solar con la idea de hacer algo con todos esos edificios inútiles. Quien conozca a Kani saben que ella convence seduciendo y exigiendo a la vez. En la Grange Opera, la que todos llaman Wasfi atrae como la antitesis del clasismo ensayado por los visitantes de rigurosa etiqueta y modales reprimidos. ¡Que diferencia con el otro gran proyecto de esta joven empresaria y violinista, la Pimlico Opera, que prepara ensembles de ópera y comedias musicales para representar en las cárceles con los presidiarios mas empeñados en rehabilitarse a través del arte musical. Este año dieron los Miserables. En marzo del que viene le toca a West Side Story.

Grange Park Opera: Teatro

 

Pero volvamos a Grange Park. Antes de cada función Wasfi se presenta al público vestida de calle (jamás se la ve de etiqueta) y con gran desparpajo y humor saluda a los espectadores, les comenta las novedades del festival y les pide plata para seguir adelante ya que Grange, claro está, no recibe un peso del erario público. Encontrarse con ella en el jardín significa someterse a una palmada en el hombro, aceptar que le arregle el moño de la camisa, o sonreír ante la conminación a abandonar esa cara tan seria y aburrida, algo común en muchos ingleses que debajo de su protocolar máscara, están siempre esperando ser asaltados de esta manera. El contraste entre Wasfi Kani y sus emperifollados de Grange permite apreciar una de las mas curiosas paradojas sociales de una nación cuya mayor riqueza lo constituyen las paradojas. “No soy snob” advirtió una vez Wasfi a un periodista que quiso llevarla por el camino de la revista Hola, y la advertencia tiene sentido. Nada hay mas repulsivo que un snob para un aristócrata inglés; y nadie mas atractivo que una persona auténtica que no sea de su clase social.

Grange Park Opera: Restaurante

El templete que sirve como teatro ha ido reconstruyéndose con el progreso de los años. Al principio era una suerte de carpa rodeada de los muros originales y hoy tiene un sólido techo y una cabida para 550 espectadores. En el edificio contiguo, aún en ruinas, pero con restos aguados de atractivos frescos murales, Ashburton se limitó a arreglar el techo para que no lloviera sobre el comedor, pero evitó redecorar las paredes de éste último, que con parcial iluminación a vela y semi derruidos tabiques se ha convertido en una atracción en sí misma, algo así como un decorado digno de “la danza de los vampiros”. Con o sin ópera, pasear por los jardines de Grange equivale a integrarse a uno de los paisajes mas hermosos de Inglaterra (ver foto).

El festival de 2012 extendido desde el 31 de mayo hasta el 2 de julio incluyó producciones de Dama de Picas, Madama Butterfly e Idomeneo con la Orquesta Sinfónica de Bournemouth en la primera y la English Chamber Orquestra en las restantes, bajo la dirección, respectivamente, de Stephen Barlow, Gianluca Marciano y Nicholas Kraemer. La filosofía de combinar buenos cantantes jóvenes con algunos veteranos e intentar producciones teatralmente interesantes fue palpable en la puesta de Dama de Picas que elegí para reseñar este año.

Grange Park Opera 2012: Dama de picas

 

La acción fue actualizada a la época de Chaikovsky por el director y escenógrafo Antony McDonald, que también presentó una de las mejores regie de personajes que recuerdo haber visto en esta obra. El encuentro final entre Herman y la condesa fue realzado por dos grandes cantantes actores al comienzo y final de sus carreras respectivamente. Como Hermann, Carl Tanner su lució con una voz cálida, abierta, bien impostada y de penetrante fuerza de proyección, y actuó su personaje con temible mezcla de pasión e inestabilidad emocional. Anne Marie Owens también cantó y actuó formidablemente una Condesa frágil pero desafiante, aún en sus momentos finales. Anna Sophie Duprels fue una Lisa intensa y nunca inocente sino mas bien problemática y deceptiva en su peligroso juego entre Hermann y Yeletsky, y Sara Fulgoni interpretó una sensible y aprehensiva Poline. Con voz menos segura pero excelente actuación completaron el reparto Roman Ialcic como Tomsky y Quirjn de Lang como Yeletsky. Stephen Barlow dirigió con moderada expresividad pero sin explorar demasiado las posibilidades dramáticas que ofrece esta obra. El reparto mencionado en el programa de mano relaciona cada personaje con un donante determinado, utilizando esta personalización como atractivo para que los que tienen abran sus bolsas viendo sus nombres en el reparto como recompensa. Antes de abrir el telón Warsi Kani se presentó como de costumbre a pedir donaciones y al anunciar Diálogo de Carmelitas para el año que viene, informó que había todavía varias monjas, incluida la Madre Superiora, en espera de ser adoptadas por algún ricachón.

Grange Park Opera 2012: Madama Butterfly

 

Durante la celebración del cumpleaños, Keenlyside comenzó con el prólogo de Pagliacci, agregó 'Sois immobile' de Guillermo Tell después de la obertura de Maestros Cantores, y siguió con 'Come due tizzi accesi' (La Arlesiana, de Cilea), 'Vision fugitive' (Hérodiade de Massenet) y arias de Dama de Picas y Rigoletto. Después del intervalo se presentó con una copa de vino tinto en mano que bebió enteramente durante del brindis de Hamlet ('O vin, dissipe la tristesse'), y recargado el vaso siguió cantando La princesa del circo, Carousel, Oklahoma, Kismet, My fair lady, Gay Divorce y Dames. Lo hizo todo espléndidamente, como cantante y como maestro de ceremonia. Algo de esperar, pero lo que no esperaba fue la excelencia de 'Vision fugitive' donde la ligereza de un recital de este tipo fue reemplazada por un conmovedor histrionismo.

Después del recital el público se trasladó a la casa de Drácula, convertida en una discoteca que abandoné dos horas después, mientras Wasfi seguía empeñada en hacer bailar a los mas adustos invitados.



Este artículo fue publicado el 10/07/2012

Compartir


Bookmark and Share


Envía un mensaje
Nombre:
Comentario:
Control:
Arrastra el nombre de MOZART hasta el contenedor naranja
  • Mozart
  • Brahms
  • Beethoven
  • Wagner