Entrevistas

Mundoclasico.com » Artículos » Entrevistas

"La música de cámara es la máxima expresión musical del diálogo". Entrevista con Pascal Moraguès

imagen

Pascal Moraguès es primer clarinete solista de la Orquesta de París desde 1981 y tiene a sus espaldas una brillante carrera como concertista, habiendo actuado con directores del prestigio de Barenboim, Boulez, Bychkov, Giulini, o Mehta. Es mienmbro del Quinteto Moraguès y su compañía es muy apreciada por los mejores grupos de cámara, como el Conjunto Viktoria Mullova, el Cuarteto Prazak o las hermanas Labèque. Está en Salamanca para tocar en dos conciertos del Florilegio Musical Salmantino, organizado por Fundación Caja Duero.

Pregunta. Cuéntenos sus impresiones sobre Florilegio y Salamanca

Respuesta. Para mí todo es nuevo. La ciudad tiene un ambiente mágico por sus lugares y por la atmósfera que se respira. En cuanto al festival, está muy bien organizado; sólo se me hace un poco extraña la hora de los conciertos [23 h.], que no es habitual fuera de España.

P. Va a tocar un concierto con orquesta y otro de música de cámara ¿Qué representa para Vd ésta última?

R. La música de cámara es la máxima expresión musical de la comunicación, del diálogo. Es muy democrática, porque en ella las ideas circulan y propicia encuentros más profundos que los conciertos con orquesta, ya que se intercambian ideas no sólo musicales sino también la personalidad de los músicos.

P. Háblenos del Quinteto con clarinete de Brahms que tocará Vd esta noche

R. Es difícil hablar de la música cuando uno está acostumbrado a interpretarla tocando; en realidad, lo mejor de la música es oírla, que es lo que recomiendo a todos. El Quinteto de Brahms es una obra de madurez; en realidad, en aquellos momentos, ya casi una obra de senectud. Brahms había conocido a Richard von Mühlfeld, un virtuoso del clarinete muy reconocido en su época. Es una obra más contemplativa que apasionada, pese a tener momentos que lo son mucho. Está escrita como con destellos de pasión por la música popular sobre una estructura general muy contemplativa, como decía antes.

P. ¿Y el concierto de Mozart?

R. Pese a lo joven que murió Mozart, también es una obra de madurez. Los conciertos de violín son casi de su primera época y ya había pasado por la época de los de piano; en todos ellos hay una especie lucha entre la orquesta y el solista. En cambio, el de clarinete es un concierto muy especial, muy dialogado. El clarinete, frente a los timbres más destacados del piano o el violín, tiene uno mucho más entrañable y recogido y empasta mejor con la orquesta. Desde luego, es una obra maestra.

P. Por último, recomiéndenos dos discos: uno propio y otro ajeno

R. Oh, Dios mío, eso es muy difícil. Recuerdo el primer disco que me impactó, siendo aún un adolescente. Fue una grabación del lo Cuatro últimos lieder de Richard Strauss, por Jessie Norman y la Orquesta de la Gewanthaus de Leipzig dirigida por Kurt Massur. Es una obra que refleja muy bien todos esos sentimientos confusos pero muy intensos del adolescente, como el romanticismo, la tristeza, la soledad y la incomprensión.

P. ¿Y uno propio?

R. Es que eso es lo más difícil. Quizás el que grabé del Quinteto de Carl Maria von Weber con el Cuarteto Prazak. Es uno de los que más me han satisfecho.



Este artículo fue publicado el 30/06/2006

Compartir


Bookmark and Share

Referencias:


Pascal Moraguès