Novedades discográficas

Mundoclasico.com » Discos » Novedades discográficas

El lenguaje como personalidad

Wolfgang Rihm: Konzert in einem Satz. Ernst Toch: Konzert für Violoncell und Kammerorchester. Tanja Tetzlaff, violonchelo. Die Deutsche Kammerphilharmonie Bremen. Peter Ruzicka y Florian Donderer, directores. Andrea Zschunke, producción ejecutiva. Klaus Schumann, ingeniero de sonido. Un CD DDD de 55:11 minutos de duración grabado en la Bremer Konzerthaus “Die Glocke” y en la Sendesaal de Bremen (Alemania), los días 10 de mayo de 2007 y 12 de enero de 2010. NEOS 11038. Distribuidor en España: Diverdi
imagen Después de haber escuchado los últimos lanzamientos discográficos dedicados a la música vocal de Wolfgang Rihm (Karlsruhe, 1952) en los sellos NEOS (10817) y Harmonia Mundi (HMC 902129), ya poco margen restaba en mí para esperar nada artística y musicalmente atractivo del compositor alemán... La audición de la primera grabación mundial de su Konzert in einem Satz (2005-06), de nuevo para el sello NEOS, ha avanzado un nuevo paso en mi desinterés por la música de un compositor que parece haber perdido el lenguaje que lo hizo reconocible en las últimas décadas del siglo XX. Ya los ‘conciertos’ para piano que en su día reseñamos en Mundoclasico (Kairos 0012952 KAI, leer reseña) eran de una insustancialidad preocupante, pero lo escuchado en este nuevo Concierto supera con creces lo conocido en aquellas partituras...

En el siempre referencial Chorro de Luz, blog del crítico sevillano Ismael G. Cabral, podemos leer estos días una muy interesante entrevista con el director madrileño Arturo Tamayo. En dicho texto, Tamayo, preguntado por los compositores que predican una vuelta a maneras compositivas propias del pasado, responde que "A mí lo que es pos... no me han interesado nunca. Si acaso Rihm. Pero claro, Wolfgang Rihm es una personalidad de mucho peso. Nadie ha sabido encuadrarlo. Y yo personalmente siempre he visto en él la rigurosidad del serialismo dentro de su enorme libertad creativa. Realmente lo importante es la personalidad de la música". Precisamente, uno de los sesgos que este nuevo Concierto presenta es que la personalidad del compositor de Karlsruhe se diluye hasta caer en un retórica tan efectista, previsible y repleta de lugares comunes, que la partitura se convierte en una loa a la convencionalidad más evidente: mezcla de lenguajes canónicos, un uso de los clímax y las tensiones casi peliculero, y un virtuosismo en lo que al solista se refiere de una insustancialidad realmente exasperante. Prácticamente nada destaca en esta partitura que no conozcamos hasta la saciedad, por lo cual su audición resultará decepcionante para aquellos que tengan en mente al Rihm de sus cuartetos intermedios, o al creador de piezas tan sustanciosas como sus operísticas Die Hamletmaschine (1983-86) y Die Eroberung von Mexico (1992), o la camerística Jagden und Formen (1995-2001).

Más interesante resulta volver a escuchar el Konzert für Violoncell und Kammerorchester, de Ernst Toch (Viena, 1887 - Santa Mónica, 1964), una partitura muy poco difundida de uno de esos compositores que conformó la avalancha de talento que, desde Europa, asentó los cimientos de buena parte de la música y el cine norteamericanos contemporáneos. Escrito en 1925, este concierto revela el aroma de la Europa de entreguerras, con un notable ejercicio de virtuosismo en solista y orquesta de cámara a lo largo de sus cuatro movimientos. No todo es técnica y arquitectura sonora en esta pieza de Toch, y lo expresivo adquiere igualmente un papel crucial, especialmente en su movimiento lento, así como en las continuas líneas melódicas que emanan de violonchelo y demás atriles ‘solistas’; en el sentido de que la escritura del vienés trata la orquesta como un verdadero instrumento de cámara, dotando de gran protagonismo y relieve a cada instrumento.

Las interpretaciones de ambos conciertos para violonchelo tienen a Tanja Tetzlaff como protagonista, con una interpretación realmente notable, habitualmente contenida y parca en los gestos, de una musicalidad muy concisa y serena. Ideal resulta el acompañamiento de la Deutsche Kammerphilharmonie Bremen, una orquesta que Tetzlaff dice con una mentalidad netamente camerística, algo especialmente audible en la partitura de Ernst Toch, grabada en estudio y más refinada en su exposición que la de Wolfgang Rihm, que al ser grabada en vivo gana en frescura, pero acusa una articulación no tan exquisita como la del concierto de Toch. Peter Ruzicka se encarga de dar a conocer el estreno rihmniano; mientras que el violinista y director Florian Donderer lleva a cabo un trabajo exquisito en el fraseo de la partitura de Ernst Toch, descubriendo en ella inauditos dejes schönberguianos.

Las tomas sonoras son igualmente notables, con una presencia más nítida en el concierto de Ernst Toch. El libreto del sello alemán NEOS presenta diversos ejemplos de partituras, fotografías, biografías de compositores e intérpretes, además de un ensayo de la propia Tanja Tetzlaff sobre los conciertos y su vivencia personal a la hora de interpretarlos con los músicos que la han acompañado en esta grabación desde ya referencial para ambos registros.

Este disco ha sido enviado para su recensión por Diverdi


Este artículo fue publicado el 28/05/2012

Compartir


Bookmark and Share

Comentarios:


Querido 29/05/2012 21:13:47
Yáñez y Cabral son unos plastas de la música de ruididos. Y se hacen pertinazmente la pelota. El uno nos vende el blog del otro en sus artículos, el otro llena su facebook de las croniquitas mundoclasiqueras del primero. Ofú

estimados todos 29/05/2012 20:37:27
Hombre, yo no pondría en el mismo saco a Ssariaho y a Rihm. El alemán es como Lachenmann, un tótem, un "grande" de nuestros días. Quizás lo que pasa es que Rihm escribe muchíssimo, y de manera compulsiva, y debido a esto no todo de su inmensa obre tiene la misma calidad [pero de vez en cuanto surgen maravillas como el "Jadgen und formen"]. No es el caso de Lachenmann [quién también nos está sorprendiendo con un cambio sustancial de su material -objetos- musical [el tercer cuarteto "Grido", "Mouvement" o "Zwei gefühle" son muestras de ello], ni es el caso de Sciarrino [cada vez más interesado en la implicación psicológica de su manera de entender el teatro [veáse "Infinito nero"].

Estimado 29/05/2012 20:00:36
Estimado Restimado:

A la vista de los que nombra usted, ¿hay algún compositor europeo menor de 100 años que usted considere grande?

Alguien en torno a los 60, como los que yo he citado. Tengo curiosidad por saber qué compositores de esa generación considera usted mucho más grandes que Saariaho o Rihm. Especialmente en el caso de la primera, yo no tengo la menor duda de que se trata de una de l@s mayores autor@s vivos en la actualidad, y como tal está reconocida en todo el mundo [salvo en España, faltaría más, aquí siempre con nuestras ideas raras que, lógicamente, no le interesan al resto del planeta].


Restimado 29/05/2012 18:24:05
Niego la mayor: ¿Saariaho, Lindbeg y Rihm "grandes compositores europeos"? Yáñez tiene más razón que un santo y además he leído alabanzas suyas a compositores ya talluditos, como Carter, Cerha o Lachemann. No se trata de edad, sino de estar al día, y los Rihm no hacen más que descolgarse.

Estimado 29/05/2012 18:11:58
Estimado Señor Yañez:

Últimamente todo lo que hacen los grandes compositores europeos le parece malo. Para usted Saariaho escribía mejor en los 80, Lindberg escribía mejor en los 80, Rihm escribía mejor en los 80... Sin embargo, es realmente poco común que los compositores involucionen con los años. La historia de la música demuestra más bien lo contrario: que con la edad los autores refinan y profundizan en sus lenguajes. ¿No será, quizá, que el mundo ha cambiado, la música contemporánea también, estos grandes compositores se han percatado de que hay un cambio de paradigma, y sin embargo usted no se ha enterado todavía?



Envía un mensaje
Nombre:
Comentario:
Control:
Arrastra el nombre de MOZART hasta el contenedor naranja
  • Mozart
  • Brahms
  • Beethoven
  • Wagner