Cataluña

Mundoclasico.com » Criticas » Cataluña

Un programa inusual

Cambrils, 24/07/2012. Cripta de la Ermita. Martha Matéu, soprano. Daniel Blanch, piano. Canciones alemanas, para soprano y piano, de Joan Manén y Richard Strauss. Asistencia: 85%
imagen

Con un programa poco usual, cantado con dedicación y buen gusto por la soprano Marta Mathéu, y con el acompañamiento magistral del pianista Daniel Blanch, gozamos de más de una hora de música preciosa en la Cripta de la Ermita, un sótano abovedado con excelente acústica, muy acogedor.

Joan Manén (1883-1971) era sobre todo conocido como violinista, de reputación internacional, a la altura de Sarasate. Como tal actuó con los mejores músicos y directores de orquesta de su época. Menos conocida es su labor de compositor, a pesar de que tuvo gran éxito en Alemania con sus óperas. Su contacto personal con Richard Strauss es de subrayar: éste lo acompañó una vez en un recital para piano y violín.

De él se escucharon dos ciclos de Canciones alemanas, de cinco y cuatro canciones respectivamente, y para terminar el programa Liebesjubel (Júbilo de amor). El primer ciclo, 1) Chopin, 2) Medianoche, 3) Rosal, 4) Primavera – todos los días y 5) Madurez, demuestra un dominio total del estilo post-romántico, con ricas modulaciones armónicas, ritmos cautivantes y contrastes que mantienen el interés del oyente. Es música que se escucha con mucho agrado, y más aún en las versiones tan refrescantes de este joven dúo de músicos catalanes. La primera parte del programa se completó con tres canciones de Richard Strauss, a saber La Noche, La cinta de rosas y Nada. Por supuesto, se trata también de música post-romántica, muy bien compuesta, tal como era de esperar de la pluma del célebre compositor alemán, autor del Caballero de la Rosa y otras obras que se han hecho muy famosas.

En la segunda parte del programa se cantaron para empezar dos canciones de Strauss, a saber Tu, coronita de mi corazón y Zuneigung (Simpatía), esta última muy famosa por su genial melodía. Era, en realidad, la única obra conocida del programa. Siguió el otro ciclo de Canciones alemanas de Manén, que constaba de 1) Mariposa flamante, vibrante, 2) Serenata, 3) Corona de Muerto y 4) Princesita. En estas cuatro canciones compuestas años después de las arriba citadas, el post-romanticismo se toma libertades y asoma música más moderna, propia de la época. En seguida, se cantó Rosas rojas de Strauss y para terminar el programa Júbilo de amor de Manén Esta última fue un digno ejemplo como se puede expresar júbilo para voz y piano: magistralmente compuesta. Todos los que escuchamos este programa nos hemos extrañado de no haber escuchado música de Manén antes y con mayor frecuencia. Felizmente se ha formado una Asociación Manén, que persigue precisamente la "mayor difusión de su música", que -por lo oído en este recital- bien vale la pena promover. Es de agradecer al dúo Mathéu/Blanch que se hicieron de las partituras y las dieron a conocer – una labor muy meritoria.

Como propina, el dúo repitió la obra más conocida del programa, Zuneigung de Richard Strauss, cantada nuevamente con toda la efusión y expresividad de Marta Mathéu. Habíamos pasado una hora y pico gozando de buena música, bien interpretada. ¡Felicitaciones efusivas para los dos jóvenes músicos!



Este artículo fue publicado el 08/08/2012

Compartir


Bookmark and Share


Envía un mensaje
Nombre:
Comentario:
Control:
Arrastra el nombre de MOZART hasta el contenedor naranja
  • Mozart
  • Brahms
  • Beethoven
  • Wagner