Cataluña

Mundoclasico.com » Criticas » Cataluña

El sorprendente Quinteto de Marcelo Mercadante

Cambrils, 01/08/2012. Castillo de Villa Fortuny. Marcelo Mercadante, bandoneón. Javier Feierstein, guitarra española. Emiliano Roca, contrabajo. Olvido Lanz, violín. Gustavo Llull, piano. Once tangos de Mercadante y Piazzolla, en versión de quinteto. Ocupación: 100%
imagen

Fue toda una experiencia escuchar a este Quinteto, en la sala bien acondicionada del Castillo de Vila Fortuny: digo bien acondicionada, porque tanto la iluminación como la acústica no podrían haber sido más perfectas. El propio Mercadante lo reconoció, y agradeció nombrando los técnicos responsables con breves palabras.

Se trata de cinco músicos –cuatro argentinos y la violinista, catalana-, de un grupo muy homogéneo, que en torno a la milonga o el tango tejen unas sonoridades cautivadoras, que llegan inclusive a emocionar, como lo fue la versión extraordinaria de Adiós Nonino de Piazzolla, con melodía genial donde las haya, y que realmente deja su impronta sobre el oyente. También me llamó la calidad sonora del violín de Olvido Lanz, que venció algunos pasajes técnicamente difíciles con enorme seguridad y aplomo, y supo dar énfasis a pasajes melodiosos con calor humano y emotividad. ¡Brava!

No había programa impreso -el folleto disponible cuenta la trayectoria de Mercadante y nada más- y como el auditorio estaba a oscuras, era difícil tomar notas de lo que el propio Mercadante comentó sobre lo que estaban interpretando. Resumo de la mejor forma posible lo que más me impresionó.

El primer tango tuvo dos partes, de diferentes tempi, la segunda más lenta con un precioso sólo de violín. La segunda pieza, un candombé, impresionó por los contrastes entre forte y piano, muy bien ejecutados. En tercer lugar, una ‘milonga campestre’, lenta por naturaleza, con una parte prominente a cargo del contrabajo.

Luego siguió un tango que se llamó El Bacalao del Gallo con otro precioso solo de violín. Y a continuación una pieza de ritmo intrincado, con un importante solo del contrabajo, acompañado por el piano.

La sexta pieza fue la milonga Mignon, con un impresionante solo a cargo del bandoneón, donde Mercadante demostró su amplio dominio del instrumento. Sabe cantar melodías ya sea en forte como en piano, con sonido aterciopelado: muy impresionante. Hubo además solos de guitarra y de contrabajo, muy bien tocados.

Paso directamente a la novena obra, un vals muy agradable y ameno para escuchar. Y a ello siguió la obra inmortal de Piazzolla, Adiós Nonino a la que ya me referí. No cabe duda alguna de que Piazzolla fue uno de los grandes músicos de su época y estoy convencido que sus composiciones serán inmortales en el futuro lejano. La melodía de esta canción es inolvidable.

Como última obra del programa nos interpretaron el tango Esquina Buenos Aires, con efectos muy resultones. Impresionante la cohesión entre los cinco, produciendo unas sonoridades insospechadas.
Ante los insistente aplausos del público, hubo una propina: un tango del propio Mercadante, también muy brillante, con un impresionante diminuendo hasta un pianísimo transparente que luego fue creciendo nuevamente, ahí nuevamente intervino la guitarra con un solo atrayente.

Yo jamás me hubiera podido imaginar que la milonga y el tango pudieran derivar en semejante riqueza musical: hubo pasajes -algunos pocos pero los hubo- que sonaron a música contemporánea con armonías extravagantes, y todo ello bajo esta forma y ritmo que acomodaron perfectamente estas excursiones extratonales. Muy, muy atractivo, y en eso hubo unanimidad en el público: ¡Esto fue una aventura sonora como no se escucha todos los días! Felicitaciones al Festival por dejarnos gozar de esta excepcional aventura sonora.



Este artículo fue publicado el 21/08/2012

Compartir


Bookmark and Share

Referencias:


Marcelo Mercadante


Envía un mensaje
Nombre:
Comentario:
Control:
Arrastra el nombre de MOZART hasta el contenedor naranja
  • Mozart
  • Brahms
  • Beethoven
  • Wagner