Obituario

Mundoclasico.com » Artículos » Obituario

Patric Schmid, un raro amante de la ópera

imagen

El nombre de Patric Schmid (Eagle Path, Texas, 1944-Londres, 2005) está indisolublemente ligado a Opera Rara, la compañía que creó con Don White hace treinta y cinco años y que se ha convertido en el punto de referencia para la presentación de las obras más desconocidas de la primera mitad del siglo XIX.

Nacido en Estados Unidos, hijo de un miembro de las Fuerzas Aéreas americanas, su familia cambió de residencia en numerosas ocasiones durante su juventud hasta que finalmente se establecieron en el Valle de Sacramento, en California. Aquí fue donde, según palabras propias, ya adolescente tuvo su primer contacto con la ópera, una grabación de “Casta Diva” cantada por Maria Callas que le dejó una profunda impresión.

Sin embargo, no escuchó una ópera en vivo hasta que fue a estudiar a la Universidad de San Francisco. En la ciudad californiana tuvo posibilidad de profundizar sus conocimientos sobre partituras belcantistas -era pianista autodidacta- a la vez que comenzaba a frecuentar los teatros para entrar en contacto con los cantantes, convirtiéndose, según dijo él mismo, en una “plaga de los bastidores”. Así pudo escuchar a Joan Sutherland cantando La Sonnambula e I Puritani e incluso llegó a desplazarse a Seattle para escucharla en Don Giovanni en 1968. Trabó amistad también con el marido de la australiana, el conocido director de orquesta experto en bel canto Richard Bonynge. Ambos le animaron a que trabajara en el mundo de la ópera y le presentaron a Don White.

Para entonces Schmid había escrito a William Ashbrook, posiblemente el mayor experto en Donizetti, preguntándole cómo podía saber más sobre el compositor bergamasco; su respuesta fue “¡Ve a Italia!”, viaje que pudo realizar ya cerca de 1970, cuando ambos volvieron a encontrarse en la capital lombarda. Mientras tanto en Londres fundó finalmente Opera Rara con su colega Don White, e inicialmente se marcaron como objetivo la promoción de conciertos de ópera desconocidas del propio Donizetti y de otros compositores de la primera mitad del siglo XIX, la pasión de ambos.

Al mismo tiempo, Schmid pasó diez años como director artístico de la Ópera de Irlanda del Norte, en Belfast, donde tuvo la oportunidad de trabajar con las óperas más populares del repertorio, principalmente de Gounod, Verdi y Puccini. Por otra parte, tuvo contacto directo con la difícil situación de la región y no faltaron ocasiones en las que el conflicto del Ulster irrumpió en su trabajo, como cuando en 1977 un coche bomba colocado en la puerta del ABC Cinema fue milagrosamente retirado entre una función de Rigoletto y otra de Fausto.

Simultáneamente, Schmid recorrió bibliotecas y archivos de Europa, especialmente de Francia e Italia, desempolvando, obteniendo y fotografiando partituras manuscritas. En este período Opera Rara dio su primer concierto dedicado a Saverio Mercadante en el Wigmore Hall el 17 de diciembre de 1970, coincidiendo con el centenario de la muerte del compositor. Al año siguiente hubo otro concierto, en esta ocasión con piezas de óperas de Simone Mayr, y en 1972 la primera ópera completa, Il crociato in Egitto, última ópera italiana de Giacomo Meyerbeer, en el Queen Elizabeth Hall, muy aplaudida. Posteriormente llegarían los estrenos de Medea in Corinto de Mayr, Maria Padilla (1973) y Maria de Rudenz (1974) de Donizetti, siempre en el mismo recinto.

Al mismo tiempo comenzó la colaboración con el Camden Festival en el Collegiate Theatre, primero con la farsa donizettiana Le convenienze e inconvenienze teatrali, traducida al inglés como The Prima Donna’s Mother in Drag, con un número central representado por Michael Aspinall. Le seguiría el primer gran triunfo de Opera Rara, el Robinson Crusoe de Offenbach traducido ingeniosamente por Don White. El bicentenario de la independencia americana en 1976 fue celebrado con Christopher Columbus, una ópera completamente nueva sobre texto del propio White y música de varias fuentes de Offenbach, menos conseguida que el previo Robinson Crusoe, pero asimismo un gran éxito. A este mismo período corresponden los conciertos de Rosmonda d’Inghilterra de Donizetti -lanzamiento de la australiana Yvonne Kenny- y el concierto del Jubileo de Plata en el 25º aniversario de la subida al trono de Isabel II en Sadler’s Well en 1977, con piezas de Donizetti sobre reyes y reinas ingleses desde Alfredo el Grande a Isabel I.

Animados por John Budden, responsable de ópera para Radio 3 de la BBC, durante los años 70 Opera Rara se convirtió progresivamente en casa discográfica que la ha llevado a ser conocida por los melómanos por enriquecer el repertorio de óperas en disco con trabajos de Meyerbeer, Mayr, Mercadante, Pacini, Donizetti, Rossini y Offenbach. Poco a poco se fue concentrando en la actividad discográfica y tras las exhumaciones de Gli Orazi e i Curiazi de Cimarosa (1981), Francesca di Foix y La romanziera de Donizetti (1982) y Maria Tudor de Pacini (1983), todas ellas en el Camden Festival, la compañía no volvió a dar representaciones en concierto de óperas desconocidas durante dos décadas aproximadamente.

El nivel de las primeras grabaciones era variable: junto con excelentes artistas como las sopranos Yvonne Kenny y Eiddwen Harrhy, la mezzosoprano Della Jones o el barítono Christian Du Plesis figuraban cantantes de menor nivel. La situación cambió con el apoyo de la Peter Moores Foundation, que permitió a Opera Rara contratar artistas de primera fila, como Renée Fleming en el papel protagónico de Rosmonda d’Inghilterra de Donizetti o Bruce Ford -destinado a convertirse en el tenor titular de la casa- en Il crociato in Egitto de Meyerbeer. El reconocimiento por parte de la industria discográfica llegó en 1989 con la concesión de los premios 'Best Opera Recording' y 'Recording of the Year' para la Emilia de Liverpool de Donizetti, cuyo reparto incluía a Yvonne Kenny, Sesto Bruscantini y Chris Merritt. Desde entonces han continuado rodeandose de excelentes artistas, consolidados o en pleno auge -Diane Montague, Nelly Miricioiu, Annick Massis, Jennifer Larmore, Majella Cullagh, Elizabeth Futral, Manuela Custer, Antonino Siragusa, Roberto Servile- que guiados por prestigiosas batutas -David Parry, Giuliano Carella, Antonello Allemandi- mantienen un nivel sobresaliente y convierten cada lanzamiento en un acontecimiento esperado por todos los melómanos.

Si he venido citando la actividad de la compañía es porque en este caso resulta muy difícil separar vida y obra, el mismo Schmid decía que la música era su vida. La actividad de Opera Rara, de la que era el alma, trasluce una gran pasión por el trabajo desarrollado. La misma dedicación recibían los cantantes, y no hay más que leer los artículos en los recitales de Nelly Miricioiu, Jennifer Larmore o Yvonne Kenny, o las entrevistas que ellos mismos han concedido a diversos medios. En privado, son muchos más los que refieren su gran capacidad de trabajo, su profundo conocimiento del repertorio belcantistico, su sentido del humor y su calidad humana.

No queriendo perder el contacto directo con el público, desde 2002 la compañía comenzó a ofrecer conciertos y representaciones de nuevo, ligados a la grabación de distintas óperas, bien en Londres -Elisabetta, regina d'Inghilterra de Rossini, Marghertia d’Anjou de Meyerbeer, Emma d’Antiochia de Mercadante, o Pia de’ Tolomei y Dom Sébastien, roi de Portugal de Donizetti- bien en el Festival de Edimburgo -Zelmira y Adelaide di Borgogna de Rossini.

El domingo 6 de noviembre Patric Schmid tenía que dar la conferencia previa a la representación de Il diluvio universale de Donizetti en el Theatre Royal, Drury Lane. Sin embargo, tras sentirse indispuesto, falleció repentinamente. Con todo, la representación fue ofrecida, como sin duda habría sido su deseo, y se convirtió en un improvisado homenaje, el primero. La representación de estas obras desconocidas, como poco interesantes, a veces obras maestras, se debe en gran medida a su tesón, diligencia y generosidad de ofrecerlas a un público lo más amplio posible. Por ello los amantes del bel canto tenemos contraida una inmensa deuda de gratitud con él. Descanse en paz.



Este artículo fue publicado el 18/11/2005

Compartir


Bookmark and Share


Envía un mensaje
Nombre:
Comentario:
Control:
Arrastra el nombre de MOZART hasta el contenedor naranja
  • Mozart
  • Brahms
  • Beethoven
  • Wagner