Argentina

Mundoclasico.com » Criticas » Argentina

Los festejos del Centenario del Colón (III)

Buenos Aires, 27/05/2008. Teatro Ópera. Segunda Gala Lírica del Centenario del Teatro Colón. Obras de Leonard Bernstein, Georges Bizet, Francesco Cilea, Umberto Giordano, Charles Gounod, Ruggero Leoncavallo, Wolfgang Amadé Mozart, Amilcare Ponchielli, Giacomo Puccini, Camille Saint-Saëns, Giuseppe Verdi y Richard Wagner. Intérpretes: Marina Biasotti, Mónica Ferracani, Patricia González y Natasha Tupin; sopranos. Elizabeth Canis, Adriana Mastrángelo, Susanna Moncayo y Lucila Ramos Mañé; mezzosopranos. Eduardo Ayas, Carlos Bengolea, Fernando Chalabe, Carlos Duarte, y Carlos Ullán, tenores. Leonardo Estévez, Luciano Garay, Enrique Gibert-Mella, Oscar Grassi, Leonardo López Linares y Mario Solomonoff, barítonos. Orquesta y Coro Estable del Teatro Colón. Director de la Orquesta Estable: Carlos Vieu. Dirección del Coro Estable: Salvatore Caputo. Dirección Musical: Fernando Álvarez, Guillermo Brizzio, Carlos Calleja, Bruno D’Astoli, Mario Perusso, Guillermo Scarabino y Carlos Vieu. Segundo concierto de celebración por los 100 años del Teatro Colón, presentado y producido por el Teatro Colón.
imagen Esta segunda Gala Lírica en homenaje a los cien años del Teatro Colón convocó a diecinueve cantantes que participaron cada uno con un aria, a la Orquesta Estable, de muy buen desempeño general, con siete directores distintos, de muy buena actuación, y al Coro Estable.

Nuevamente se evidenciaron las flaquezas de la propuesta, casi desapareciendo las pocas virtudes que tenía la Gala del 25 de mayo. Por lo que pareció como una noche residual y de menor categoría con los artistas que por programación no se pudieron incluir en el primer concierto.

Gestionar un teatro lírico implica tomar decisiones con el riesgo que ello implica o, eventualmente, la gloria que conlleva. El Acto Homenaje y las dos Galas Líricas programadas como festejos del centenario del Colón parecen haber sido armadas sin un criterio conductor y con la idea de no dejar a nadie fuera de ellas, sin importar la valía artística de los involucrados, o sus situaciones vocales reales y actuales. Será deseable que estos criterios pueblerinos desaparezcan cuando la sala del Colón reabra sus puertas e inicie la tan ansiada etapa de recuperación de su excelencia artística.



El concierto

La velada se abrió con una vibrante versión de la obertura de la ópera La forza del destino de Giuseppe Verdi, con la excelente batuta de Carlos Vieu.

Luego se sucedieron, sin solución de continuidad, los cantantes sin escucharse ninguna escena de conjunto, dúo, cuarteto o similar, sólo escenas de lucimiento individual sin estética conductora, al igual que en la gala Lírica del 25 de mayo.

Se destacaron por su excelencia artística la soprano Natasha Tupin, que interpretó ‘Glitter and be gay’ de Candide de Leonard Bernstein y la mezzo Adriana Mastrángelo con ‘Parto, parto’ de La clemenza de Tito de Mozart, que aunaron calidad vocal con actuaciones convincentes.

Buen lucimiento lograron la mezzo Lucila Ramón Mañé y su calidad artística para resolver ‘Mon coeur s’ouvre a ta voix’ de Sansón y Dalila de Saint-Saëns y la soprano Marina Biasotti con ‘Un bel di vedremo’ de Madama Butterfly de Puccini.

Actuaron con esmerada corrección Leonardo López Linares con una potente versión de ‘Nemico della Patria’ de Andrea Chènier de Giordano, Carlos Duarte y su heroica lectura de ‘Celeste Aida’ de Aida de Verdi, Mónica Ferracani y su volumen vocal en ‘Je veux vivre’ de Romeo y Julieta de Gounod y los barítonos Leonardo Estévez y Luciano Garay con sus buenas calidades interpretativas.

Resultaron adecuados el barítono Enrique Gibert Mella, el tenor Carlos Ullán, la soprano Patricia González y la mezzo Susanna Moncayo.

Con entonación calante, voz oscilante o decididamente desafinados el resto de los artistas convocados.

Párrafo aparte merece la calidad del veterano barítono Oscar Grassi, miembro del anacrónico, caro y falto de resultados artísticos Elenco de Artistas Líricos Estables, integrado en la actualidad por trece cantantes: María Amelia Álvarez, Nuritza Kassapian, Rosemarie Klingenhagen, Marta Lombardi, Marta Serrano, Guido de Kehrig, Oscar Felgueres, Jorge Giabbanelli, Horacio Mastrango, Aldo Moroni, Dante Ranieri, el mismo Oscar Grassi y Mario Solomonoff.

En estas galas se anunciaron tres miembros de este elenco. Lo que significa que hay diez que parecerían no estar en condiciones de afrontar al público. Pero de los tres anunciados uno no cantó (Dante Ranieri), otro resultó a todas luces irregular (Marío Solomonoff) y sólo tuvo calidad Oscar Grassi. Realmente la situación amerita un profundo debate sobre la conveniencia de seguir contando con este inútil y a la postre oneroso cuerpo artístico.

El Coro Estable cerró el concierto con ‘Gli arredi festivi’ y el ‘Va pensiero’ de Nabucco de Verdi en excelentes versiones.

En suma: si el festejo del 25 de mayo concluyó con un sabor agridulce, éste terminó con sensación de tristeza.


Este artículo fue publicado el 30/05/2008

Compartir


Bookmark and Share

Referencias:


Teatro Colón


Envía un mensaje
Nombre:
Comentario:
Control:
Arrastra el nombre de MOZART hasta el contenedor naranja
  • Mozart
  • Brahms
  • Beethoven
  • Wagner