Novedades discográficas

Mundoclasico.com » Discos » Novedades discográficas

Retratos sonoros del Ensemble Modern III

Béla Bartók: Sonata para violín y piano Nº1. Luciano Berio: Sequenza V. Pierre Boulez: Messagesquisse. Gérard Buquet: Adverb. Uwe Dierksen: Birdcrunch; Pansyleaves; Let’s talk Nunes; Soumettant; Loom; Halal; Improvisation; Intro Amsterdam; Song Amsterdam. Péter Eötvös: Two Poems to Polly. Arnulf Hermann: ROOR. Leoš Janáček: Sonata para violín y piano. Witold Lutosławski: Partita para violín y piano. Anastasio Mitropoulos: Ea1. Héctor Moro: Rockaby; Shadows. Helmut Oehring: PHILIPP. Sun-Young Pahg: Vom Fließenden sublimiert. Folke Rabe: Basta. Johannes Schöllhorn: Echo. Johannes Maria Staud: Esquisse retouchée (Incipit II). Marcus Antonius Wesselmann: solo 11. Helmut Zapf: Poseaunenklang. Frank Zappa: Revised Music for Low Budget Orchestra. Ueli Wiget, piano. Uwe Dierkesen, trombón. Rafal Zambrzycki-Payne, violín. Eva Böcker, violonchelo. Alan Fabian, electrónica vivo. Stefan Fricke y Bernd Leukert, productores. Thomas Eschler y Rüdiger Orth, ingenieros de sonido. Dos CDs y dos SACDs DDD de 51:12, 48:14, 53:48 y 79:09 minutos de duración grabados en la Alten Pfandhaus de Colonia, en los Ferienkurse de Darmstadt, en la Hessischer Rundfunk Sendesaal de Frankfurt (Alemania) y en el Centro Cultural de Belém de Lisboa (Portugal), de julio de 2000 a mayo de 2010. Ensemble Modern Medien EMSACD-003, EMSACD-004/EMCD-014, y EMCD-015
imagen Retoma el Ensemble Modern Medien su serie de ‘CD Portraits’ dedicada a cada uno de los miembros del soberbio conjunto de Frankfurt; por lo cual, como se pueden imaginar, la calidad musical está plenamente asegurada. Tras los compactos interpretados por Valentín Garvie, Michael M. Kasper, Hermann Kretzschmar, Jagdish Mistry, Rainer Römer, Johannes Schwarz, Sava Stoianov, Dietmar Wiesner y Ueli Wiget, llega ahora el turno de Eva Böcker, Uwe Dierksen y Rafal Zambrzycki-Payne, que vuelven a realizar una personal selección de obras para mostrarnos sus enormes dotes musicales.

De esas virtudes, de la personalidad que brindan a sus interpretaciones los miembros del Ensemble Modern, son un buen ejemplo las palabras que leo en el último de sus Newsletter que recibo desde Frankfurt, donde escribe el compositor David Fennessy: "Here’s the thing about writing for Esemble Modern. -When I look down the left hand side of the manuscript paper it’s not 'Flute, Oboe, Clarinet, Bassoon...' I see but 'Dietmar, Christian, Nina, Johannes...' It is impossible to separate the colour, range and capabilities of the instruments from the individual personalities of the people playing them. Where do the instruments end and the players begin? How does it affect my compositional choices knowing that it is Hermann or Ueli who will ultimately strike that note on the piano? Does my imagination of the violin’s sound become influenced by my knowledge of how Jagdish and Rafal stroke the string? (...) Yet, there are only a handful of groups I can think of who I would go to see in concert regardless of the repertoire they are playing".

Los tres retratos sonoros que hoy presentamos nos conducen, a través de tres extraordinarios músicos, a composiciones de una amplísima heterogeneidad, con piezas que abarcan desde el año 1921 al 2008. No puedo ocultar que el interés que presentan para un amante de la música contemporánea es desigual, con dos propuestas, las de Eva Böcker y Uwe Dierksen, interesantísimas y de total actualidad en buena parte de sus obras, mientras que Rafal Zambrzycki-Payne revisita un repertorio más trillado, sin aportar sustantivas novedades programáticas.

La violonchelista Eva Böcker titula Spoken Tones a su compacto (EMSACD-003), en el que pretende relacionar el potencial prosódico de la palabra con respecto a la música, al tiempo que mostrar la gran heterogeneidad que la contemporaneidad ha brindado a su instrumento. Comienza su recital con una versión soberbia del Messagesquisse (1976) de Pierre Boulez (1925), obra que aborda ella misma en sus siete voces, que después monta en la mesa de mezclas y que le permiten crear una versión para formato SACD 5.1. surround en la cual el sonido prolifera desde un círculo de violonchelos que rodea al oyente. Su lectura es de una técnica, nitidez y proliferación de detalles asombrosa, muy firme y atenta a los matices del sonido. De Johannes Schöllhorn (1962) interpreta Echo (2007), una pieza que nos remite a la mitología clásica a través de la búsqueda de un lenguaje perdido, en una pieza rítmica e incisiva en su arranque y que se va sumergiendo en la dicotomía ataque-eco por medio de la transformación y disolución sonora hacia un espacio de mutismo.

Como viene siendo habitual en estos ‘CD Portraits’, los miembros del Ensemble Modern con vocación de compositor aprovechan la oportunidad que les brindan sus compañeros para presentar sus propias obras. Éste es el caso del extraordinario tuba francés Gérard Buquet (1954), del que Böcker interpreta AdVerb (2002), pieza para chelo y electrónica basada en el poema de Goethe An Luna, a través del cual Buquet retoma la relación que en los trovadores se daba entre el canto y la interpretación de su instrumento. Por supuesto, canto e interpretación distan aquí mucho de lo tradicional, a lo que se une la electrónica para complejizar esta atractiva y variadísima pieza que indaga en las relaciones entre estos tres elementos emisores. De la compositora Sun-Young Pahg (1974) escuchamos Vom Fließenden sublimiert (2001). De arranque netamente lachenmanniano, Pahg va conquistando territorios propios en cuanto a sonido instrumental y electrónico, en una pieza digna de conocer y que nos pone sobre la pista de una voz a descubrir en mayor profundidad. Por último, del grandísimo compositor y director húngaro Péter Eötvös (1944) escuchamos Two Poems to Polly (1998). Como en muchas de sus composiciones, Eötvös se inspira en Japón, ese país hoy en duelo nacional, cuya poeta medieval Sarashina dota de base textual a estos dos poemas, como ya lo hiciera en su ópera As I Crossed a Bridge of Dreams (1998-99). Delicadeza, conversaciones con el más allá, presencia de la naturaleza, y extrema levedad, presiden esta pieza en la que la violonchelista, además de tocar su instrumento, declama los poemas de Sarashina. Soberbio compacto, así pues.

El trombonista Uwe Dierksen (1959) es uno de los pilares fundamentales del Ensemble Modern en cuanto a sonido. De una firmeza, potencia y técnica portentosas, sus inquietudes musicales lo han llevado, igualmente, a la composición. Suyas son piezas como Birdcrunch (1999), Pansyleaves (2000), Let’s talk Nunes (2001), Soumettant (2002), Loom (2004), Halal (2006), Improvisation (2006), Intro Amsterdam (2007), o Song Amsterdam (2007), que podemos escuchar en su doble compacto titulado ROOR (EMSACD-004/EMCD-014). Las creaciones de Dierksen son de una heterogeneidad apabullante, desde obras determinadas a piezas improvisadas, con todo tipo de recursos técnicos imaginables para trombón, utilización de electrónica, loops informáticos, etc. Sus composiciones demuestran un gran talento, unos recursos artísticos plenos, una enorme sensibilidad por los caminos de la música actual, así como un magisterio absoluto en el dominio del trombón, al que Dierksen extrae sonoridades muy cercanas a la música electrónica explorando sus registros y producción sonora a través de numerosas técnicas extendidas. Junto a estas rutas no convencionales, que podemos escuchar en obras como Improvisation, nos encontramos con reflexiones sobre la tradición de su instrumento, sobre los procesos melódicos y armónicos; eso sí, con un sentido plenamente actual, como en Loom. Algunas de sus piezas se inscriben en el terreno de la música pop-rock, aquéllas compuestas para su banda Mavis, en las que deja fluir ritmos y músicas de un mundo globalizado.

Además de sus propias obras, interpreta Uwe Dierksen un variadísimo repertorio de trombón contemporáneo, buena parte del cual ha estrenado él mismo. Podemos, así, penetrar en la personalísima revisión que de Messiaen realiza Héctor Moro (1965) en Rockaby (1995-96), o en sus propuestas con respecto a la espontaneidad musical en la vibrante y potentísima Shadows (2005-06), cuyo título nos remite al universo fílmico de John Cassavetes. Arnulf Hermann (1968) analiza la microtonalidad del trombón a través de la calibración detallada del juego de varas en ROOR (2005). A esta definición tan ajustada opone el natural glissando de este instrumento como forma de recorrer ese espectro tonal en diferentes amplitudes y velocidades de ejecución. Del austriaco Johannes Maria Staud (1974) escuchamos la virtuosística Esquisse retouchée (Incipit II) (2001-02), derivada de su pieza para trombón y ensemble Incipit (2000), también estrenada por Uwe Dierksen. Igualmente dentro de cierto virtuosismo se mueve Folke Rabe (1935) en Basta (1982), dedicada a otro portento del trombón, Christian Lindberg, y cuya intrincada escritura dice Dierksen avanza por un nuevo territorio dentro de unas técnicas aún en cierto modo canónicas. Obra maestra por antonomasia de la literatura para trombón solo, la Sequenza V (1965) de Luciano Berio (1925-2003) conoce en esta versión quizás su lectura técnicamente más perfecta, un alarde inaudito de definición y exposición de planos. Referencial.

Helmut Oehring (1961) se introduce con PHILIPP (1999-2000) en los espacios de la leyenda, en un mundo imaginario lleno de magia que Dierksen recita tanto con su instrumento como con su voz a través del mismo, en una suerte de neoexpresionismo de carácter muy virtuoso. También sin romper los límites de cierta tradición interpretativa, Marcus Antonius Wesselmann (1965) presenta solo 11 (2007), en la cual explora rangos ya muy conocidos, dándole no pocas vueltas y combinaciones algo cansinas. El propio Frank Zappa (1940-1993), colaborador en sus últimos años del Ensemble Modern, dio su permiso a Uwe Dierksen para su arreglo Revised Music for Low Budget Orchestra (2003), pieza fiel con la estética del iconoclasta americano. Riqueza polifónica, procesos de improvisación y gran complejidad técnica, son unidos por Helmut Zapf (1956) en la dificilísima Poseaunenklang (1987), que Uwe Dierksen saca adelante en un alarde de excelencia a la altura de todo su compacto, que podemos situar entre lo mejor aparecido hasta ahora en la serie de retratos del ensemble de Frankfurt.

Tal y como ya hiciera el también violinista Jagdish Mistry en su compacto-retrato, Rafal Zambrzycki-Payne vuelve a poner en relación los siglos XX y XXI en su disco titulado, precisamente, XX/XXI (EMCD-015). El joven violinista polaco convoca diversos aromas del este de Europa, con algunos compositores fundamentales oriundos de dicha región, como Béla Bartók (1881-1945), del cual interpreta junto a Ueli Wiget una Sonata para violín y piano Nº1 (1921) de refinadísima técnica y gran precisión, aunque se eche de menos cierto encanto y sabor magiar, algo de sonido cíngaro y rusticidad en medio de tal mecanismo de digitación. De Leoš Janáček (1854-1928) escuchamos su Sonata para violín y piano (1922), en una lectura de gran respiración y construcción sinfónica, en la que destaca la capacidad del violinista para crear timbres en los compases más modernos de su sensacional ‘Adagio’. De su Polonia natal, interpreta Rafal Zambrzycki-Payne a Witold Lutosławski (1913-1994), a través de su Partita para violín y piano (1984), una obra que expone junto a Wiget plena de clasicismo, destacando en ella sus valores armónicos y melódicos, sin intentar modernizar la pieza más allá de lo que por estilo supone, y llegando a momentos deslumbrantes en intensidad emocional, como en un su ‘Largo’, tocado de una forma memorable. Por último, y ya escrita en este siglo, de Anastasio Mitropoulos (1971) escuchamos Ea1 (2008), para violín solo, una pieza compuesta específicamente para este proyecto y que continúa el sabor clásico que había presidido el resto del compacto, pues Mitropoulos se inspira en los modelos de la Chacona y el Passacaglia para una obra que peca de anacronismo y que nos priva, como el resto del compacto, de acercarnos a creaciones actuales para violín de mayor actualidad.

Las tomas sonoras son, como siempre en esta serie -y en la gran mayoría de registros de la Hessischer Rundfunk (una de las radios que mejor graba de Europa)-, extraordinarias, especialmente en los SACDs de Eva Böcker y Uwe Dierksen. La presentación de los discos es muy buena, como lo fuera en los anteriores ‘CD Portraits’, con abundante información (aunque de diversa extensión en función de cada disco), fotografías, datos de grabación, etc. Una nueva remesa de retratos musicales, así pues, para conocer mejor a una serie de músicos que conforman el que es, en mi opinión, el mejor ensemble de música contemporánea surgido en Europa en las últimas décadas (y la ‘competencia’ no ha sido poca).

Estos discos han sido enviados para su recensión por el Ensemble Modern


Este artículo fue publicado el 04/04/2011

Compartir


Bookmark and Share


Envía un mensaje
Nombre:
Comentario:
Control:
Arrastra el nombre de MOZART hasta el contenedor naranja
  • Mozart
  • Brahms
  • Beethoven
  • Wagner