Cataluña

Mundoclasico.com » Criticas » Cataluña

Tercer reparto de Adriana Lecouvreur en el Liceo

Barcelona, 27/05/2012. Gran Teatre del Liceu. Adriana Lecouvreur (Milán, 6 de noviembre de 1902). Libreto de Arturo Colautti, música de F. Cilèa. Dirección escénica: David McVicar (repositor: Justin Way). Escenografía: Charles Edwards. Vestuario: Brigitte Reiffenstuel. Coreografía: Andrew George. Intérpretes: Micaela Carosi (Adriana), Carlo Ventre (Maurizio), Elisabetta Fiorillo (Princesa de Bouillon), Bruno de Simone (Michonnet), Stefano Palatchi (Príncipe de Bouillon), Francisco Vas (Abate de Chazeuil) y otros. Bailarines, coro (preparado por José Luis Basso) y orquesta del Teatro. Director: Maurizio Benini.
imagen

Con mayor asistencia que en ocasión del segundo reparto (me sigue pareciendo excesivo el número de funciones, y más en concreto para este título) pude escuchar en su totalidad en el papel del tenor a Ventre, en el de la protagonista a Carosi, y en el de su rival a Fiorillo.

Él confirmó la impresión anterior cuando tuvo que suplir a mitad de representación a su colega: si bien la voz pareció al principio algo velada, exhibió franqueza en la emisión, arrojo y seguridad en el agudo, poca sutileza en el fraseo y en un canto siempre vibrante pero sin mucho matiz (está en muy buena compañía, no sólo en la actualidad) y una actuación elemental. No se entienda esto negativamente, o sólo negativamente. Con la carencia de tenores y para este repertorio, es mucho mejor –y menos caro y con menos ínfulas- el simpático y trabajador Ventre que no algunos veleidosos procedentes de su misma área geográfica (a alguno ya le sirvió de ‘alternativo’ aquí mismo en un título tan peligroso como Andrea Chenier y con resultados superiores). Yo lo habría querido el año pasado en algún caso y preferiría que se le encargara el ‘Alvaro’ verdiano del próximo año antes que por lo menos a dos de los tres anunciados (otro caso de exceso de repartos y funciones como éste).

Carosi exhibió un caudal generoso, una figura importante…y poco más. Con un timbre más spinto que sus otras colegas podría haber anudado lazos con una gran tradición italiana, pero, aparte de que tampoco ella demostró disposición ni capacidad para las medias voces, el agudo se descontrola más de una vez con repercusiones evidentes en la afinación y no lograba sacar partido de sus potenciales virtudes en un momento como el monólogo del tercer acto, que para ella hubiera sido mucho más fácil.

 

Ventre, Carosi y De Simone

© 2012 by A. Bofill

Es en cambio lo que ocurrió con Fiorillo, que ahora exhibe cansancio y algún vibrato metálico y carencia de color en el extremo agudo, pero que en fraseo y emisión natural sin forzar graves revela conocer bien qué dice y hace la artera princesa, y me ha parecido la más idiomática de las tres artistas contratadas.

De Simone repitió su simpático Michonnet, tan descolorido vocalmente como en la otra oportunidad. Vas volvió a estar pletórico y agregó nuevos detalles a su abate y Palatchi demostró más elegancia y control que en su intervención anterior como el príncipe: tal vez hubiera sido una buena idea, además de permitir una comprensión mejor del desarrollo argumental, abrir por lo menos el corte de su aria al inicio del acto III "Candida, lieve, come la neve", que alguna vez Ghiaurov pensó recuperar, y de la que existe grabación histórica de Giulio Rossi.

Orquesta, comprimarios y bailarines se mostraron también más compenetrados de sus respectivos quehaceres y así la dirección de Benini ganó puntos. Siempre óptimo el coro preparado por Basso, aunque su participación sea puntual.



Este artículo fue publicado el 01/06/2012

Compartir


Bookmark and Share


Envía un mensaje
Nombre:
Comentario:
Control:
Arrastra el nombre de MOZART hasta el contenedor naranja
  • Mozart
  • Brahms
  • Beethoven
  • Wagner