Costa Rica

Mundoclasico.com » Criticas » Costa Rica

Flores de lis

San José de Costa Rica, 15/05/2007. Escuela de Artes Musicales (EAM), Universidad de Costa Rica. Sala 107, EAM. Dúo Caggiano (Ana Isabel Cabezas y Flora Elizondo, pianos Yamaha). Claude Debussy-Henry Büsser: Petite Suite. Cécile Chaminade: Intermezzo. Francis Poulenc: Élegie y L’embarquement pour Cythère. Emmanuel Chabrier: Trois valses romantiques. Darius Milhaud: Bal Martiniquais. Ciclo: Martes por la Noche
imagen Refinamiento, claridad, delicadeza, son cualidades reconocidas del estilo francés en las composiciones para piano, aunque no siempre acompañaron las interpretaciones brindadas por el Dúo Caggiano, formado por las pianistas Ana Isabel Cabezas y Flora Elizondo, en el último recital del ciclo Martes por la Noche, vitrina artística de la Escuela de Artes Musicales (EAM) de la Universidad de Costa Rica.

Las piezas escogidas ocuparon un espacio temporal comprendido entre el postrer cuarto del siglo XIX y fines de la década de 1950. La función se inició con la Petite Suite, original para cuatro manos de Claude Debussy, compuesta en 1889. La transcripción para dos pianos se debió a Henri Büsser, a quien se debe asimismo la conocida versión orquestal de sus cuatro movimientos contrastados (En bateau, Cortège, Menuet, Ballet).

Siguieron las cadencias serenas del Intermezzo, de Cécile Chaminade (1857-1944), una de más de 200 piezas para piano escritas por la compositora durante su larga y prolífica vida. Según el programa, era estreno en Costa Rica (como obra de concierto).

El lirismo y el espíritu travieso de Francis Poulenc (1899-1963) se evidenciaron en los compases serenos de Élegie (1959) y en los juguetones de L’embarquement pour Cythère (1951).



Dúo Caggiano
Fotografía © 2007 by E. Rojas


La frescura era una de las características del estilo pianístico de Emmanuel Chabrier (1841-1894) admiradas por Ravel, y así se entiende con los Trois valses romantiques, que datan de 1883.

Como compositor Darius Milhaud (1892-1974) por igual tuvo larga y prolífica producción, desde 1910 hasta el año antes de fallecer. Ecléctico en estilo, varias de sus obras reflejan la influencia del jazz y del folclor brasileño y antillano. Este está presente en su colorida Bal Martiniquais: Chanson Créole, Biquine, escrita en 1945, también estreno en el país, de acuerdo con el programa de mano.

Dado que la mayor parte del público eran estudiantes de música, es probable que el recital obedeciera en parte a fines didácticos. En el caso, quizá hubiera convenido que el programa de mano proporcionara alguna información sobre los músicos y las obras, pero ni siquiera se incluyeron las fechas de composición de estas o de la vida terrenal de los autores.


Este artículo fue publicado el 31/05/2007

Más información


Esta reseña de Andrés Sáenz y la foto interior que la ilustra se publican por cortesía del diario "La Nación" de San José de Costa Rica

Compartir


Bookmark and Share