Argentina

Mundoclasico.com » Criticas » Argentina

Sonidos latino-americanos para la Sinfónica

Salta, 29/03/2012. Teatro Provincial. Solista: Aníbal Borzone (marimba). Orquesta Sinfónica de Salta. Director, Jorge Lhez. Colores de la Cruz del Sur de Esteban Benzecry (1970). Concierto para marimba y orquesta de cuerdas de Ney Rosauro (1952). La Noche de los Mayas de Silvestre Revueltas (1899-1940). Aforo 80%
imagen

Otra vez funcionó la nueva conjunción: Orquesta Sinfónica local con el director Jorge Lhez. ¿Será mucho pedir que esta circunstancia se afirme cada vez más y si por esas cosas de los artistas no pudiera ser, pudiéramos aspirar a tener, de modo estable, la situación que estamos viviendo hoy?

Esta noche fue toda música latinoamericana de excelente nivel dentro del material producido durante el siglo XX. La Cruz del Sur es la mas famosa de las constelaciones de nuestro continente además de ser punto ideal de orientación para otras actividades del ser humano. El argentino Benzecry compuso esta atractiva partitura cuando tenía 32 años y ya hacía un lustro que estaba radicado en Francia. Las raíces sonoras sobre las que asienta el autor su construcción, es música de los pueblos originarios, sobre todo Brasil, Argentina y Perú, y es el producto de un pedido de Radio Francia. Hay mucho para destacar de esta singular propuesta, pero no cabe duda que uno de los detalles principales es el fulgurante colorido orquestal conseguido. Desde su comienzo es atrevido, disonante, atonal, de una ferocidad rítmica apabullante; en realidad, la percusión fue la característica común de todo el repertorio aunque en esta partitura, dentro de antiguas escalas pentatónicas, hay un sentido armónico moderno. Apunta Benzecry a suceder a creadores de la talla de Villa Lobos y a las primeras épocas de Ginastera en sus cuatro movimientos: Intihuatana, Estrellas de la Patagonia, Scherzo Aymara y Amazonia.

Luego apareció la sencillez y humildad de un virtuoso de la marimba. El cordobés Aníbal Borzone tuvo en vilo al público con dieciocho minutos de música poco frecuente. En este caso, la del brasileño Ney Rosauro, percusionista carioca de sabia concepción musical. Este concierto fue escrito en 1986 y hoy el autor tiene sesenta años, pero toda su obra revela la profundidad del decir sonoro de su pueblo. Sin duda exige virtuosismo y Borzone hace derroche de él. Es más, no conforme con ello, dio un bis sobre la base de una partitura de la marimbista japonesa Keiko Abe que posee inocultable sensibilidad y calidad espiritual.

Para el final una obra que el maestro Lhez conoce muy bien. La Noche… comienza con un pasaje procesional de corte dramático que quizás en su estreno no reveló lo descubierto casi cincuenta años después de su muerte. Hoy está en muchos escenarios del mundo, mal que le pese a algunos puristas que tontamente afirman -si no es centroeuropeo no voy- ignorando que en este Nuevo Mundo también se hizo y se hace música de alto valor artístico. Hay un 'Scherzo', un bellísimo 'Andante expresivo' que se cierra con un 'Tema y variaciones', esquicio en el cual los diez percusionistas desarrollaron un impetuoso momento en donde toda la obra toma un sentido del ritmo fenomenal. Confieso que tuvo el aspecto de una improvisación, pero la mirada del solista Martín Bonilla anticipaba un pasaje deliberadamente armado del modo en que se presentó. Por supuesto es pura especulación. El compositor mexicano murió a los cuarenta y un años. ¿Qué hubiera sucedido si su vida hubiera sido más extensa? Revueltas, muy bien servido.

Otra vez Lhez con magnífico trabajo preparatorio y un concierto que levantó un muerto. Su estrategia va apareciendo clara: devolver a los músicos la seguridad de su aporte, la revalorización personal y artística, traer información musical que de otro modo la gente no podría conocer -las dos primeros obras estrenos para Salta-, recuperar el terreno perdido y llevar a la orquesta, nuevamente, al lugar logrado en su primera época. Un alto porcentaje de los oyentes aplaudieron largamente de pie. Lhez se sintió tocado emotivamente.



Este artículo fue publicado el 13/04/2012

Compartir


Bookmark and Share