Argentina

Mundoclasico.com » Criticas » Argentina

Pelléas et Mélisande en Buenos Aires

Buenos Aires, 09/08/2011. Teatro Colón. Claude Debussy: Pelléas et Mélisande. Ópera en cinco actos, libreto basado en el drama homónimo de Maurice Maeterlinck. Olivia Fuchs, dirección escénica. Yannis Tavoris, escenografía y vestuario. Claire Whistler, coreografía. Bruno Poet, iluminación. Markus Werba (Pelléas), Anne Sophie Duprels (Mélisande), Marc Barrard (Golaud), Kurt Rydl (Arkel), Vera Cirkovic (Geneviève), Fabiola Masino (Yniold), Mario De Salvo (Médico), Sebastiano De Filippi (Pastor). Orquesta y Coro Estable del Teatro Colón. Director del Coro: Peter Burian. Dirección musical: Emmanuel Villaume
imagen

El triángulo amoroso entre Pelléas, su hermano Golaud y la extraña Mélisande visto a través del prisma de la música de Claude Debussy ocupó la cartelera del Colón por cuarta vez en los últimos cincuenta años. La obra, por sus características, no está entre las favoritas del público pero una puesta cada, aproximadamente, quince años permite a los espectadores tomar conocimiento en vivo de una de las obras fundamentales de la lírica del siglo XX.

Es obvio que un teatro edilicia, material, humana y artísticamente diezmado, como un grupo minoritario de trabajadores del Colón seguidos por personeros de espurios intereses personales, políticos o corporativos se empeña en difundir, no puede ofrecer una versión digna de drama lírico de Maurice Maeterlinck y Claude Debussy y hasta sería una locura su programación. El resultado artístico de éste Pelléas et Mélisande demuestra que el Colón -aún con problemas laborales, gremiales y políticos sin resolver- es un ente artístico en pleno funcionamiento y con una calidad superior al promedio de los otros entes líricos que ofrecen ópera en la Argentina. También es obvio que el Colón debe recuperar el nivel de excelencia y de trascendencia internacional que tuvo otrora y que hoy no es más que un recuerdo.

Momento de la representación

© 2011 by Teatro Colón

La versión

Con pocos elementos escénicos, Yannis Tavoris resolvió la ambientación visual. En el inmenso escenario hay tres grandes estructuras: en el centro, una plataforma rectangular apenas desnivelada, un anillo gigantesco sobre la izquierda -que cambia de apoyado en el piso a parado- y a la derecha una caja rectangular giratoria con dos rampas inclinadas en sus costados y contornos irregulares. Al mutar dicha caja de orientación se convierte en sala, bosque, gruta o balcón. Por detrás infinitos tubos dan la idea de un bosque. La ambientación se complemente con una gran bola negra. Como vestuarista Tavoris resolvió una ambientación de trajes de alrededor de 1900.

Bruno Poet resultó sólo correcto como iluminador y las danzas ideadas por Claire Whistler -que ambientan todos los interludios- funcionales para cambiar la ambientación del escenario pero pobres y de escasa imaginación.

Olivia Fuchs en la marcación escénica trató de adherirse al minimalismo de la ambientación escénica pero no logró dar verdadera profundidad psicológica a los personajes. Con todo, la puesta -proveniente de la Holland Park Opera de Londres donde se ofreció el año pasado- resultó razonable y de adecuado nivel artístico y estético.

Momento de la representación

© 2011 by Teatro Colón

Anne Sophie Duprels fue una Mélisande de infinitos matices y refinado canto. Markus Werba compuso en Pelléas demasiado romántico y arrebatado, y un tanto fuera de estilo vocal.

Torturado en lo escénico y de buena línea de canto el Golaud de Marc Barrard mientras que Kurt Rydl le dio autoridad al rey Arkel.

Perfecta Fabiola Masino como Yniold, adecuada Vera Cirkovic como Geneviève, muy correcto el médico de Mario De Salvo y solvente Sebastiano De Filippi en las pocas frases del pastor.

En buen estilo el Coro Estable en sus breves intervenciones; pero las palmas se las llevó el maestro Emmanuel Villaume quien logró una versión equilibrada y personal de la música del autor francés. La respuesta de la Orquesta Estable resultó de primer nivel y se nota un progreso evidente en las prestaciones del organismo musical que se potencia con la visita de batutas de real interés.

En suma: una obra poco frecuentada en Buenos Aires con una muy digna presentación visual y musical.



Este artículo fue publicado el 18/08/2011

Compartir


Bookmark and Share


Envía un mensaje
Nombre:
Comentario:
Control:
Arrastra el nombre de MOZART hasta el contenedor naranja
  • Mozart
  • Brahms
  • Beethoven
  • Wagner