Madrid

Mundoclasico.com » Criticas » Madrid

Una tarde memorable

Madrid, 23/02/2010. Auditorio Nacional. Orquesta Filarmónica de Berlín. Director: Simon Rattle. Richard Wagner, Obertura de Los Maestros Cantores de Nuremberg; Arnold Schoenberg, Primera sinfonía de cámara; Johannes Brahms, Segunda sinfonía. Concierto conmemorativo del 40 aniversario de Ibermúsica
imagen Muchos alabaron la discreción con la que Simon Rattle condujo su carrera durante los años en que estuvo al frente de la Orquesta Sinfónica de la ciudad de Birmingham. El británico elevó a su antigua orquesta a un nivel de calidad nunca antes imaginado y, mientras tanto, fue labrándose una bien merecida fama como director invitado de algunas de las orquestas más prestigiosas del mundo.

Cuando los propios músicos de la Orquesta Filarmónica de Berlín designaron a Rattle como el sucesor de Claudio Abbado (frente al nombre más mediático de Daniel Barenboim), algunos mostraron su extrañeza. Pero yo creo que tomaron la decisión acertada y el tiempo se ha encargado de demostrarlo. Aparte de su ejemplar contribución a los programas pedagógicos, Simon Rattle es un director de muchísimos quilates, como demostró en Madrid el martes, 23, en el concierto extraordinario con el que Ibermúsica celebró su cuarenta aniversario.

El nexo común del programa que Rattle dirigió el pasado martes en el Auditorio fue el carácter posromántico de las tres obras programadas. Por más que el Wagner de Los Maestros Cantores suponga una vuelta a su pasado como compositor (y la obertura es una buena muestra de ello), el Wagner más diatónico es tan wagneriano como el del Tristán, pues supo desarrollar una serie de estilemas que lo hacen reconocible en cualquiera de sus obras. Por otra parte, el Schoenberg de la Primera sinfonía de cámara, op. 9, sigue siendo un autor en buena medida posromántico y poswagneriano, por más que esta obra suponga un avance hacia la imparable disolución de la tonalidad, consumada por el compositor austríaco un par de años más tarde. Con gran acierto, Rattle optó por dirigir una de las dos versiones que el propio Schoenberg preparó años después para orquesta sinfónica, pisando fuerte allí donde lo exigía el guión y haciendo sonar la centuria berlinesa como una orquesta de cámara en los momentos en los que el autor requiere una mayor transparencia, en un juego que tuvo un algo de mahleriano.

Los ritmos cruzados y las armonías de Brahms también son hijos de la misma estética posromántica, por más que su música suponga una cierta vuelta a Beethoven, bien perceptible, por otra parte, en muchos momentos de su Segunda sinfonía.

Simon Rattle es el director idóneo para sacar todo el partido posible a esa soberbia maquinaria de hacer música que es la Filarmónica de Berlín. No se le escapa un solo detalle y siempre se muestra atento a la mínima inflexión dinámica, agógica o acentual en cualquier sección de su orquesta, con una gestualidad tan eficaz como nada aspaventosa. Por otra parte, el británico también es poseedor de una acendrada musicalidad, perceptible tanto en los momentos más delicados como en unos tutti de una potencia y una intensidad emocional arrolladoras, momentos todos ellos que fueron ampliamente recompensados por el público madrileño con sus numerosos aplausos y ovaciones.

Una tarde, sin duda, memorable.


Este artículo fue publicado el 26/02/2010

Compartir


Bookmark and Share

Referencias:


Simon Rattle

Comentarios:


Carlos 01/03/2010 16:42:00
¿Quién eres que quieres acreditación para un concierto? Si eres crítico, dilo antes de criticar a un compañero

Alfredo 26/02/2010 23:31:21
Jichu, a mi me parece un artículo y una crítica excelente, y está muy claro el modo en que tiene de hablar de la interpretación de Rattle en el concierto, eso si, lo hace utilizando el llamado "presente histórico" que consiste en hablar precisamente en tiempo presente de hechos pasados, José del Rincón dice "No se le escapa un solo detalle y siempre se muestra atento" en vez de "No se le escapó un solo detalle y siempre se mostró atento".

Solo cabe en mi opinión, elogiar la habilidad lingüística y el estilo de quien escribe este artículo.

Un saludo


Jichu 26/02/2010 8:51:43
¿Dónde está la crítica musical aquí? La busco y no la encentro. No encuentro la interpretación de Rattle en un escrito sobre la interpretación de Rattle. Y, hombre, qué menos, con lo que cuesta acreditarse en Ibermúsica y lo caros que son esos conciertos.


Envía un mensaje
Nombre:
Comentario:
Control:
Arrastra el nombre de MOZART hasta el contenedor naranja
  • Mozart
  • Brahms
  • Beethoven
  • Wagner