Madrid

Mundoclasico.com » Criticas » Madrid

Lo mejor de la música contemporánea

Madrid, 04/12/2006. Auditorio 400 del MNCARS. Anu Komsi, soprano. Ensemble Modern. Director George Benjamin. George Benjamin: At First Light. Wolfgang Rihm: Gedrángte Form. Oliver Knussen: Songs without Voices op 26. Luke Bedford: Or Voit Tout En Aventure. George Benjamin: Three Inventions. Temporada del CDMC 2006/07. Aforo: 97%
imagen

Fue todo un lujo tener en Madrid a los dieciocho músicos que integran el Ensemble Modern de Frankfurt (Alemania), complementado por otros nueve colaboradores, todos bajo la dirección del prestigioso compositor y director británico George Benjamin, que trabaja con frecuencia con estos músicos, y que vienen precedidos de merecida fama. De verdad, tocan realmente bien.

Cuando se entraba al auditorio 400 del Museo en esta ocasión, el escenario estaba a rebozar de parafernalia instrumental, sobre todo detrás de las primeras dos filas de sillas y atriles: un arsenal de armazones llenos de artilugios de percusión, como pocas veces había visto juntos.

Seria ocioso explayarme sobre detalles del programa, porque en unas notas que ocupan treinta páginas, Ramón del Castillo lo hace de forma tan prolija, que poco y nada queda para agregar. Como de costumbre en materia de música contemporánea, hay frecuentes citas de los propios compositores sobre sus intenciones. Me limitaré pues a resumir en breves palabras mis propias impresiones.

Benjamin escribió At First Light en 1982, inspirado en un cuadro de Turner, para catorce instrumentos (cuerda, viento, piano/celesta y percusión). Consta de tres partes, empezando por una aurora sonora muy atrayente. La penumbra matinal se disipa gradualmente, y solamente en el desarrollo de la obra se produce un crescendo hacia un clímax, o unos cambios dinámicos contrastados. El oboe y la trompeta piccolo tienen roles muy destacados. Hay reminiscencias impresionistas en lenguaje y color sonoro, difícilmente evitables dado el tema que inspira la obra.

Luego oímos Gedrängte Form que podríamos traducir como “forma apretada” o “forma apuradamente empujada”, obra compuesta en 1995/6 por el alemán Wolfgang Rihm, parte de un tríptico que incluye además Forma perseguida y Formas ocultas. Se trata de música muy abstracta, que nos dejaría contemplativos si no fuese por algunos ex-abruptos, unos disparos muy fuertes. La obra también ocupa catorce músicos, pero con gran despliegue de efectos de percusión, a cargo de dos músicos, además de cuerdas, vientos, arpa y piano.

La tercera obra, Songs without voices op 26 es del escocés Oliver Knussen, compuesta en 1991-92. Son cuatro piezas, tocadas por apenas 8 instrumentos -vientos, cuerdas y un piano- con un buen número de intervenciones solistas bastante breves y la tercera, muy breve que procuran crear el clima de la canción sobre temas como el invierno, el crepúsculo, flores en primavera o arabescos elegíacos. Es música agradable, sin mayores complicaciones, en un lenguaje moderno que no nos enfrenta ante muchas complejidades: canciones, al fin y al cabo.

La segunda parte empezó con la obra Or Voit Tout En Aventure del inglés Luke Bedford, compuesta en 2005/6, para soprano y catorce instrumentos, con vientos, percusión para dos músicos, cuerdas, arpa y acordeón. Para ello se contó con la actuación de la soprano finlandesa Anu Komsi, especializada en música contemporánea, lo que quedó evidente durante las cinco canciones que nos interpretó, sobre cuatro textos en francés antiguo, y el último en italiano. Seguramente, la voz humana da mucha vida a música tan moderna como ésta, porque es capaz de transmitir emociones.con mayor fervor que un instrumento. Y sobre todo al final hubo un momento de profunda ternura, y me permito transcribir las últimas dos líneas del texto original: “Pero ritorno a te, musica cara. Chogni atto bei d’amor da te s’appara” (La primera frase es fácilmente comprensible, la segunda dice: “De ti, un acto bello del amor se aprende”). Pues, estas frases cantadas en tesituras altas, con notas entrecortadas, no habrán dejado insensible a nadie en el público: un momento de enorme emoción.

Los aplausos fueron efusivos y prolongados, la soprano tuvo que saludar repetidas veces, y quiso compartirlos con Benjamin y los músicos. Sin duda, el momento culminante de este concierto.

Como última obra, se interpretaron las Tres invenciones para orquesta de cámara de George Benjamin, en cuya ejecución participaron veintidós músicos, vientos doblados, cuerdas dobladas, piano/celesta, arpa y dos percusionistas. Esta obra, dedicada a Messiaen, data de 1993/5 y fue estrenada en el Festival de Salzburg de 1995. En estas piezas queda evidente que Benjamin, como compositor tanto como director, es además un buen showman, que no huye de un efecto estruendoso para dejar su huella. Los compases finales suelen ser espectaculares, ya sea con una salva de acordes, un silencio total, o un disparo del gran bombo. Muy efectivo: coronando un discurso siempre muy bien hilvanado, con minucias de instrumentación enormemente filigranada y sugerente.

Ya dije que era un lujo tener a estos músicos entre nosotros. merecen destacarse Antje Thierbach, oboe y corno inglés, Valentín Garvie, trompeta (y trompeta piccolo), Rumi Ogawa, percusión, Jagdish Mistry, violín, Thomas Rössel , viola, Eva Böcker, violoncello y Ueli Wiget, piano/celesta.. El lector atento habrá advertido que aquí se trata también de un conjunto multinacional, y en efecto, hay nueve nacionalidades entre todos ellos.

George Benjamin demostró nuevamente su pleno dominio sobre la materia. Dirige con batuta, con una calma y soltura dignas de admiración, y esta enorme seguridad es, en alguna forma, compartida por los oyentes que se sienten cómodos ante tal demostración de profesionalidad.

Otro gran acierto del CDMC, cuya temporada nos trae lo mejor en el campo de la música contemporánea que puede ofrecerse en la actualidad.



Este artículo fue publicado el 14/12/2006

Compartir


Bookmark and Share


Envía un mensaje
Nombre:
Comentario:
Control:
Arrastra el nombre de MOZART hasta el contenedor naranja
  • Mozart
  • Brahms
  • Beethoven
  • Wagner