Alemania

Mundoclasico.com » Criticas » Alemania

El Staatsballett seduce con modernas coreografías

Berlín, 29/04/2012. Teatro Staatsoper am Schiller Theater. Staatsballett Berlin. Duato - Forsythe - Goecke. Nacho Duato, Arcangelo. William Forsythe, Herman Schmerman. Marco Goecke, And The Sky On That Cloudy Old Day. Staatsballett Berlin. Vladimir Malakhov, director. Orquesta Staatskapelle Berlin. Director invitado, Paul Connelly. 100% del aforo.
imagen

Arcangelo, coreografía de Nacho Duato con música (de banda sonora) de Arcangelo Corelli (1653-1713) y Alessandro Scarlatti (1660-1725). Estrenada mundialmente el 31 de mayo de 2000 por la Compañía Nacional de Danza, Madrid. Escenografía, Nacho Duato. Vestuario, Nacho Duato (en cooperación con Ismael Aznar). Iluminación, Brad Fields. Intérpretes: Shoko Nakamura-Mikhail Kaniskin, Elisa Carrillo Cabrera-Arshak Ghalumyan, Polina Semionova-Michael Banzhaf, y Sarah Mestrovic-Leonard Jakovina.

Herman Schmerman, coreografía de William Forsythe con música (de banda sonora) de Thom Willems (1955). Estrenada mundialmente el 28 de mayo de 1992 por el New York City Ballet. Estreno de la nueva versió con parte II: 26 de septiembre de 1992 por el Ballett Frankfurt, Frankfurt. Vestuario, William Forsythe/Gianni Versace. Iluminación, William Forsythe. Intérpretes: Shoko Nakamura, Krasina Pavlova, Polina Semionova, Rainer Krenstetter, Dinu Tamazlacaru, y Nadia Saidakova-Arshak Ghalumyan.

And The Sky On That Cloudy Old Day, coreografía de Marco Goecke con música de John Adams (1947). Estrenada mundialmente el viernes 27 de abril de 2012 por el Staatsballett Berlin. Escenografía, Marco Goecke. Vestuario, Marco Goecke (en cooperación con Julia Mottl). Iluminación, Udo Haberland. Intérpretes: Anissa Bruley, Elisa Carrillo Cabrera, Mikhail Kaniskin, Vladimir Malakhov, Ibrahim Önal, Haley Schwan, Alexander Shpak, Dinu Tamazlacaru y Xenia Wiest.

Una maravillosa tarde primaveral la de este domingo 29 de abril de 2012, con la sala de la Staatsoper am Schiller Theater de Berlín atestada de público, para presenciar una velada excepcional y largamente aguardada: coreografías modernas ofrecidas por el Staatsballett Berlin. Durante poco más de dos horas, con dos intermedios, se despliegan sobre el escenario toda la fuerza, disciplina, entrega, búsqueda de perfección y consciencia de trabajo bien hecho de esta compañía, la mayor de Alemania, que dirige Vladimir Malakhov.

Arcangelo de Nacho Duato

© 2012 by Bettina Stöss

La pieza de Nacho Duato (Valencia/1957, hoy director artístico del Ballet del Teatro Mijailovsky de San Petersburgo), estrenada en Madrid en 2000, reflexiona sobre el cielo y el infierno, la búsqueda de la liberación a través de la muerte, en un presunto más allá de esta vida terrenal; el hipotético camino para entrar a un supuesto paraíso que libere al Hombre.

Las parejas de bailarines comienzan a danzar (mayormente pas de deux y algunos pas seule) con el Concerti grossi nº 6 (probablemente de 1713) de Arcangelo Corelli y concluyen con el aria 'L'innocenza' del oratorio Il primo omicidio overo Cain (1707) de Alessandro Scarlatti, dos monumentales obras del barroco cuyos lentos y adagios redistribuye exquisitamente el coreógrafo español siguiendo un orden diferente al del original.

Los intérpretes fueron Shoko Nakamura (deliciosa) y Mikhail Kanishin muy bien en su intervención, al igual que Elisa Carrillo Cabrera (¡toda una primera bailarina solista!) y Arshak Ghalumyan (ágil, preciso y muy seguro), Polina Semionova (estupenda, muy sensible en una de sus últimas presentaciones en el Staatsballett Berlin, ya que deja lamentablemente el grupo a finales de esta temporada para bailar como solista en diversas compañías internacionales) y Michael Banzhaf (muy solvente), así como Sarah Mestrovic (con una sobresaliente evolución desde hace dos temporadas) y Leonard Jakovina. Destacar además el excelente pas de deux de Carrillo y Semionova y el impresionante pas seule de Ghalumyan.

La escenografía y el vestuario de Duato, sencillos, austeros, pero eficaces, contribuyen a centrar la atención sobre los movimientos de los bailarines, por momentos muy compactos y apegados a la Tierra ... e instantes después ligeros y raudos en sus vuelos celestiales. La iluminación (Brad Fields), proyectada, entre otros elementos desde semiesferas adosadas al piso, contribuye asimismo a esa imagen pseudomística que trasunta la idea de la obra y que concluye con un pas de deux de Nakamura y Kaniskin, parcialmente ocultos detrás de una cortina negra de terciopelo de seda por la que finalmente ascienden al prometido olimpo.

Herman Schmerman de William Forsythe

© 2012 by Bettina Stöss

Herman Schmerman, de William Forsythe (Nueva York/1949), estrenada en Nueva York en mayo de 1992 y en una nueva versión en Francfort del Meno en septiembre de ese mismo año, con el agregado de una segunda parte (un pas de deux), exige de los intérpretes un elevado grado de virtuosismo, talento, capacidad e inteligencia para conseguir un delicado equilibrio entre ballet clásico y algunos elementos de danza moderna. El vestuario de Forsythe y Gianni Versace contribuye asimismo eficientemente a este objetivo.

El quinteto de bailarines (Nakamura, Krasina Pavlova, Semionova, Rainer Krenstetter y Dinu Tamazlacaru) se mueve simultáneamente a diferentes niveles al ritmo de la música sincopada de jazz sintetizada por el holandés Thom Willems. Cabeza, brazos, torsos y piernas parecen evolucionar en diversas dimensiones. Aquí se luce también en un pas seule Semionova, muy armoniosa y flexible. Nadja Saidakova, por su parte, baila con Ghalumyan vibrante y magistralmente, con gran concentración, precisión, gracia y elasticidad el pas de deux de la segunda parte.

Tras el segundo intermedio los músicos de la Staatskapelle Berlin, bajo la batuta de Paul Connelly, ocupan el foso delante del escenario y se aprestan a interpretar Guide To Strange Places (2001) de John Adams, la música elegida por Marco Goecke (Wuppertal/1972) para su pieza And The Sky On That Cloudy Old Day, estrenada mundialmente aquí hace dos días, el viernes 27 de abril de 2012, por el Staatsballett Berlin.

Los nueve bailarines que intervienen en la pieza: Anissa Bruley, Elisa Carrillo, Mijail Kaniskin, Vladimir Malakhov, Ibrahim Önal, Haley Schwan, Alexander Shpak, Dinu Tamazlacaru y Xenia Wiest se convierten, ante el asombro de los espectadores, en figuras-robot con movimientos vertiginosos, atomizados y convulsivos de brazos, manos, torsos y hombros. La influencia del break-dance, street dance y hip-hop es evidente, pero prescindiendo de sus espectaculares saltos y acrobacias. Pies y piernas no desempeñan un papel protagónico aquí. Los intérpretes semejan exóticas criaturas aladas cuando ocultan sus rostros y parte de sus torsos detrás de abanicos de plumas, pero no pueden evitar cierta monotonía del conjunto.

La composición de John Adams, quien toma asimismo ideas de la nueva música (Neue Musik), es ejecutada por la Staatskapelle con gran vivacidad, exactitud, frescura, claridad y mágica seducción bajo la dirección de Connelly. Tal vez la obra, encargada por VARA (la radiodifusión pública de Holanda), la BBC de Londres y la Sydney Symphony (Australia), y estrenada mundialmente en 2001 por la Orquesta de Radio Nederland en el Concertgebouw de Amsterdam, sea un poco extensa para la concepción coreográfica de Goecke, que al final se queda ya casi sin aliento e inspiración pocos minutos antes de la caída del telón. Pero de todas formas, los bien ganados aplausos no se hacen esperar y el público los tributa con justa generosidad a Vladimir Malakhov y su compañía.

Las próximas funciones de Duato - Forsythe - Goecke por el Staatsballett Berlín serán los días 4, 5, 17 y 19 de mayo, así como el 2 de junio de 2012 en el teatro Staatsoper am Schiller Theater de Berlín (Bismarckstr. 110, 10625 Berlin, estación de metro Ernst-Reuter-Platz).



Este artículo fue publicado el 14/05/2012

Compartir


Bookmark and Share


Envía un mensaje
Nombre:
Comentario:
Control:
Arrastra el nombre de MOZART hasta el contenedor naranja
  • Mozart
  • Brahms
  • Beethoven
  • Wagner