Crónicas Porteñas

Mundoclasico.com » Artículos » Crónicas Porteñas

La saga del Teatro Colón: Impunidad e incertidumbre

imagen Esta crónica puede resultar una gran decepción para muchos lectores. Y el motivo será, sin duda, que para referirnos al Teatro Colón sólo tenemos en estos momentos muchas dudas y preguntas sin respuestas referidas al pasado inmediato, sólo superadas en calidad y cantidad por las que tenemos con relación al futuro.

Quizá convenga hacer un poco de historia para ubicarnos en el tiempo, y recordar que el Poder Ejecutivo de la Ciudad de Buenos Aires, a cargo del Dr. Aníbal Ibarra, creó en el año 2000, la Subsecretaría de Patrimonio Cultural y la Dirección General de Infraestructura, con el objetivo de “diseñar las políticas y conducir las acciones del Gobierno de la Ciudad a fin de promover, rescatar, preservar y actualizar el Patrimonio Cultural”

Como parte de esos objetivos se entendió que el Teatro Colón, declarado Monumento Histórico Nacional en 1989, requería ser restaurado, puesto en valor dentro de su entorno urbano, y también, ser actualizado tecnológicamente.

A partir de estas atribuciones, y a pesar de los cambios políticos ocurridos en el país en los últimos años, la Subsecretaría de Patrimonio Cultural convocó a la Dirección General de Infraestructura para la elaboración de un Master Plan, o Plan Maestro (como personalmente prefiero llamarlo porque el idioma en el que escribo me gusta más que el inglés) que comprendiera todas estas acciones de manera integral.

Se previó que las obras se realizaran en tres etapas: la primera, de 2001 a 2003; la segunda de 2004 a 2005, y la tercera de 2006 a 2007 (ésta última a teatro cerrado) las que culminarían con la reapertura en coincidencia con el centenario del Teatro, el 25 de mayo de 2008. Durante largo tiempo se multiplicaron los rumores y las versiones más disímiles en cuanto a lo que estaba ocurriendo con las obras en el interior y el exterior del teatro. Gran escándalo, voces de protesta, indignación general. ¿Cuál era el estado real de las obras de refacción y puesta en valor de las que tanto se había hablado durante los últimos tiempos?  Existe sí una Comisión de Seguimiento, integrada por miembros de la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires, que debían efectuar visitas y presentar informes periódicos ante el cuerpo legislativo.

Sin embargo, los rumores sobre la remoción de los textiles de palcos y butacas, el reemplazo del histórico telón, la modificación de sectores importantes desde el punto de vista estructural, y otros muchos detalles técnicos, circulaban entre los entendidos y entre los que no tenían la menor idea de lo que pasaba con pasmosa celeridad, sin que se publicara ninguna información oficial, clara y precisa, sobre el estado de las obras. Además siempre se dijo que el Banco Interamericano de Desarrollo había otorgado un crédito por 93 millones de pesos con destino al Plan Maestro y a fines del año 2007 comenzaron las versiones sobre el agotamiento de esos fondos, cuando aún faltaba mucho, demasiado, por hacer.

Mientras tanto se acercaban fechas importantes para la ciudad. En efecto, Los habitantes de Buenos Aires votaron por el candidato Mauricio Macri, como Jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma, en las elecciones del 3 de junio de 2007.  El partido ganador, de ideología liberal, tiene una concepción privatística de la cultura. De tal manera que aquello vinculado con la cultura que no se autofinancia o no produce beneficios no debe ser apoyado por el Estado.  Esa posición puede sintetizarse en la famosa y reiterada frase: el Estado no debe gastar en materia cultural ya que ello no constituye una inversión rentable. A partir de ese momento se sucedieron una serie de escandalosas designaciones en el área de cultura del Gobierno de la Ciudad, muchas de las cuales debieron quedar sin efecto, atento al rechazo y la ira que provocaron en la gente ligada a la actividad cultural y que culminaron recién el 9 de diciembre de 2007, con la asunción desde un ministro de cultura con experiencia en el campo del turismo y la hotelería (Hernán Lombardi) hasta la de un Director del Teatro Colón (Horacio Sanguinetti) que dependería directamente del Gobernador de la Ciudad, y cuyos mejores antecedentes consisten en su devoción por la ópera y el haber actuado como rector del Colegio Nacional Buenos Aires.

Así las cosas, la prensa comenzó a hacerse eco de las más alarmantes versiones: el estado de las obras del denominado “Plan Maestro” en el Teatro Colón, impedirían no sólo que el teatro reabriera sus puertas para la función prevista para celebrar su centenario, sino que, casi con seguridad, el cierre resultaría forzosamente más prolongado. La incertidumbre hacia el pasado y hacia lo que vendrá a que hacemos referencia en el título, intentó develarse en una supuesta Conferencia de Prensa que Macri, la Vicejefa de Gobierno Gabriela Michetti y el Director Sanguinetti iban a brindar el 13 de febrero.

En este punto cabe recordar que el partido que asumió el Gobierno de la Ciudad el 9 de diciembre de 2007 prácticamente había cogobernado, integrando el anterior Ejecutivo de la Capital a cargo de Jorge Telerman, con varios ministros pertenecientes al partido de Macri y con el dominio por mayoría absoluta en la Legislatura de la Ciudad.  Por tal razón, parecía insólito que algunos diarios adelantaran que el gobierno de Macri “anunciaría un nuevo plan de acción con otros plazos y un nuevo presupuesto que, dicen, duplicaría la cifra prevista por la antigua administración”, o sea, la de Telerman. Con el consiguiente endeudamiento para la ciudad de Buenos Aires.  La pregunta del millón por esos días era: ¿adónde fue el dinero del Banco Interamericano de Desarrollo que, por un monto de 93 millones de pesos, tenía como destino el Plan Maestro, o “Master Plan”?

Un día antes de la “Conferencia de Prensa”, es decir, el 12 de febrero, pudimos leer en un Boletín de Internet que “dentro del macrismo se analizó con mucho cuidado cómo presentar el caso ya que golpea especialmente la gestión de cultura de Jorge Telerman con quien mantienen una relación zigzagueante, cincelada en la larga tradición pasada, en la que el ex Jefe de Gobierno le hizo no pocos favores al actual ocupante del palacio Municipal. Una prueba de esto es que el macrismo impulsó el nombramiento del ex Ministro de Hacienda Sergio Berós, en el actual Directorio del Banco Ciudad”.

Con esta carga de incertidumbres hacia el pasado, llegó la famosa Conferencia de Prensa en la que debían quedar disipadas todas las dudas. Sin embargo, no hubo una explicación clara y concreta de por qué a diciembre de 2007 sólo se habían realizado el 30 % de las obras.  Tampoco se explicó por qué esas obras habían quedado “desfinanciadas”. No hubo respuestas, pero ese mismo día, la Oficina de Prensa del Teatro Colón difundió el siguiente comunicado, no exento del mayor optimismo:

Miércoles 13 de febrero de 2008
 
El Jefe de Gobierno manifestó su apoyo al Teatro Colón
 
El Director General, Dr. Horacio Sanguinetti, presentó las actividades programadas para los próximos cuatro años.
 
Esta tarde en el Teatro Colón se realizó una conferencia de prensa con la presencia del Jefe de Gobierno porteño, Ing. Mauricio Macri, la Vicejefa de Gobierno, Lic. Gabriela Michetti, y el Director General del Teatro, Dr. Horacio Sanguinetti. En la misma, se informó que el Gobierno de la Ciudad trabajará intensamente para terminar la puesta en valor y restauración del edificio del Teatro Colón aportando los recursos que sean necesarios. La reapertura de la Sala Principal está prevista para el 25 de mayo de 2010.
 
El Director General, Dr. Horacio Sanguinetti, presentó formalmente las actividades de todos los cuerpos estables del Teatro para el año en curso y las temporadas de ópera de los años 2009, 2010 y 2011. Asimismo, anunció una amplia convocatoria a los más destacados artistas nacionales y a las grandes figuras internacionales para que el Teatro Colón recupere el brillo y el prestigio que lo han hecho grande a lo largo de su historia.

Se adjuntan carpeta de prensa. Fotografías a su disposición, solicitar por este medio

Claro que los porteños no somos fáciles de convencer. Y mucho menos de quedarnos tranquilos con estos anuncios del tipo “aquí no ha pasado nada”.
Por tal razón a partir de ese momento, comenzó a hablarse de “voluntarismo para salir del paso”. Porque no otra cosa hubo en esa reunión en la que se limitó el derecho a interrogar a los miembros de la mesa a sólo diez preguntas.

Ninguna de las cuales fue contestada con datos precisos y documentados.

Los medios gráficos informaron, al día siguiente, que “por desfinanciación se postergó la terminación de las obras de restauración que debían inaugurarse en 2008”. Pero hubo especial cuidado para no decir cómo "se desfinanció" el Master Plan. Ya que hacer referencia a la "financiación de campañas políticas" según es "vox populi" era un tema tabú. Y había que sortearlo con la mayor elegancia posible.

Con lo que quedó consagrada, de hecho, la impunidad a la que hacemos referencia en el título.

Y a partir de allí, algunas (porque en verdad hay muchísimas más) de las incertidumbres hacia el futuro son, por ejemplo, las siguientes:

1.- ¿dónde se harán las óperas anunciadas? ¿Con qué elencos?

Los grandes artistas tienen por lo general sus agendas cerradas con mucha anticipación, pero Sanguinetti lanzó nombres sin confirmación y fue aplaudido. Y también les dijo a los presentes, como a niños ansiosos por una golosina, que "las obras se harán en algún lugar propio que no nos cueste dinero y puede que pronto tengamos una sorpresa". (el diario Clarín dixit).

2.- ¿En base a qué criterio técnico se dice que la reapertura se hará en el 2010?

3.- ¿Por qué Macri dijo: "Acá se dejó caer un crédito del BID y ahora será financiado por los vecinos?" Y de inmediato, según dice Clarín, dicho crédito se cayó en 2005 "según fuentes informadas". Pregunta: ¿Se exhibió documentación? ¿Se precisaron montos, fechas y datos ciertos sobre el próximo endeudamiento de la Ciudad de Buenos Aires?

4.- Clarin agrega: "Cuando le pidieron que identificara a los sectores que según él (Macri) detuvieron el crecimiento patrimonial y artístico del teatro" Macri declaró que "...de ahora en más nunca más entrará gente a trabajar sin un concurso abierto." Y luego dice el diario que "aunque no habló de qué puestos entrarían en esos concursos y Sanguinetti dijo, tras la conferencia de prensa, que lo desconocían por el momento, la vicejefa Micchetti adelantó que "alcanzaría a todos los niveles, incluído el director".
Seguramente ninguno leyó lo que opinan los especialistas sobre este tema que, en general, coinciden en que –para ciertos cargos, como el de Director General- la idea de un concurso es un disparate.

Por otra parte, Sanguinetti ha repetido hasta el cansancio, sin que nadie atine a entender la razón, que considera inadecuado el Teatro Coliseo (a pesar de que allí se desarrolló toda la temporada de ópera de 2007, bajo la dirección anterior de Marcelo Lombardero) y que no existe teatro alternativo adecuado.

Ha dicho además, que sólo habrá temporada cuando se tenga otra vez disponible la sala del Colón. Ello no le impidió anunciar paladinamente una temporada 2009 sin aclarar el tema de la sala, que de acuerdo a su inescrutable y peculiar criterio, es -por ahora- un problema insoluble.

En relación con el tema de las jubilaciones del personal, es de suponer que, al quedar los cuerpos estables reducidos por jubilaciones -o racionalizaciones- (a las que son tan proclives las nuevas autoridades, en atención a su ideología neoliberal que ve personal sobrante en todos los ámbitos) no puede haber temporada. Eso no le impide al nuevo Director anunciar conciertos sinfónicos.

Y tampoco parece tener reparos en adelantar, con envidiable entusiasmo, que habrá conciertos y ballets en plazas y parques, o en teatros alternativos, u óperas en lugares muy distantes de la Capital y en algún otro teatro (que no sea el Coliseo, claro) para los años 2010 y 2011.

Conclusiones

1.    El Teatro Colón se reabrirá algún día. Más adelante se sabrá cuándo exactamente. Y cómo. Y, sobre todo, para qué.

2.    No habrá investigación sobre el origen del atraso de las obras del Plan Maestro, ni sobre su “desfinanciación”.

3.    No debemos exigir mayores precisiones si no queremos incurrir en derrotismo o en esa clase de pesimismo que algunos extranjeros asocian con el tango. A pesar de que el tango les gusta. Y hasta se toman la molestia de viajar hasta aquí para aprender a bailarlo.

Y aunque nunca sepamos con exactitud qué pasó para impedir la celebración de su centenario el 25 de mayo de 2008, nada impedirá que, el día de la reapertura, todos cantemos el himno y seamos felices para siempre.


Este artículo fue publicado el 22/02/2008

Compartir


Bookmark and Share


Envía un mensaje
Nombre:
Comentario:
Control:
Arrastra el nombre de MOZART hasta el contenedor naranja
  • Mozart
  • Brahms
  • Beethoven
  • Wagner