Reportajes

Mundoclasico.com » Artículos » Reportajes

Componer música ortodoxa hoy

imagen

Los días 18 y 19 de abril de 2012 se celebran en San Petersburgo las dos galas donde se presentan las obras ganadoras del Concurso Internacional de Composición San Romano Melodos. Las interpretaciones estarán a cargo del Coro del Teatro Mariinski, el Coro del Teatro Mijailovski y el Joven Coro de Cámara de San Petersburgo, todos ellos dirigidos por Andrei Petrenko.

Esta es la primera vez que se celebra este concurso, que está organizado por el Ministerio de Cultura de la Federación Rusa y el Patriarca de Moscú y toda Rusia, Kiril. La organización se ha hecho 'a lo grande'. El comité honorífico está compuesto por Sofia Gubaidulina, Giya Kancheli, Arvo Pärt y Rodion Schedrin, posiblemente los mejores compositores rusos o ex-soviéticos de la actualidad. Por su parte el jurado estuvo presidido por el compositor Alexei Ribnikob, un alumno de Jatchaturian en Moscú y activo compositor de música sinfónica, camerística, fílmica, teatral, etc. En el jurado estaban músicos como Andrei Petrenko (el prestigiosos director del Coro del Mariinski), Alexandre Kedrof (compositor religioso y director del coro de la catedral ortodoxa de San Alexander Nevski en París), Juliania Denisova (compositora religiosa y directora del coro del Convento de Santa Isabel en Minsk), Anatoli Grindenko (fundador y director artístico del coro masculino 'El antiguo canto ruso', uno de los más prestigiosos de Rusia) y el compositor Pavel Karmanov, muy valorado actualmente en Rusia.

El Concurso Internacional de Composición San Romano Melodos es un proyecto que aspira a recuperar las tradiciones previas a la Revolución Rusa, cuando los principales compositores escribían música para las celebraciones religiosas ortodoxas -y algunas se incorporaban al repertorio habitual- o para los grandes Conciertos de Cuaresma y de Pascua que se celebraban coincidiendo con el cierre de los teatros durante el período religioso de la Cuaresma. Los principales compositores del momento escribían para estos conciertos y así nacieron obras como la Liturgia de San Juan Crisóstomo de Chaicovsqui o la Vigilia de Rachmaninov, junto a otras menos conocidas en Europa Occidental como las cantatas San Juan de Damasco o Leyendo los Salmos de Taneyev.

Como explica Ekaterina Smirnova, la responsable científica del Festival de Música Ortodoxa en cuyo marco se celebra el Concurso de Composición San Romano Melodos: "Las colaboraciones creativas entre el compositor y el chantre/intérprete animaron a los compositores a crear nuevas piezas y los Grandes Conciertos de Cuaresma fueron una especie de 'laboratorio de creación en vivo': las obras se discutían antes del estreno, el público daba su opinión y los autores tenían la ocasión, oyendo sus composiciones, de corregirlas. Después, esas piezas de música tenían diferentes destinos: muchas llegaron a ser parte de la práctica vocal de las iglesias y aún se siguen cantando en la actualidad dentro de las celebraciones, y algunas de ellas han permanecido en el repertorio de concierto añadiéndose al tesoro de la música coral rusa."

La presentación del concurso termina diciendo: "Esperamos que el concurso San Romano Melodos se convierta en un nuevo 'laboratorio creativo' uniendo la adoración espiritual con las fuerzas creativas e intelectuales, y que contribuya significativamente al desarrollo de las tradición vocal rusa, sirviendo como estímulo para un trabajo fructífero de nuestro contemporáneos en el campo de la creación musical religiosa."



Este artículo fue publicado el 18/04/2012

Compartir


Bookmark and Share


Envía un mensaje
Nombre:
Comentario:
Control:
Arrastra el nombre de MOZART hasta el contenedor naranja
  • Mozart
  • Brahms
  • Beethoven
  • Wagner