Reino Unido

Mundoclasico.com » Criticas » Reino Unido

Isolde 1, Tristan 0

Edimburgo, 30/08/2005. Usher Hall. Richard Wagner, Tristan und Isolde (version concierto). Christine Brewer (Isolde), Jane Irwin (Brangäne), Christian Franz (Tristan), Juha Uusitalo (Kurwenal), John Relyea (King Marke), D'Arcy Bleiker (Melot), Andrew Kennedy (Sailor and Shepherd), Jonathan Hawkins (Steersman). Men of the Edinburgh Festival Chorus. Bamberg Symphony Orchestra. Jonathan Nott, dirección musical.
imagen

Cuando conté a mis amigos que iba a asistir a una interpretación no escenificada de Tristan und Isolde, todos hicieron la misma broma: ¿cómo te vas a dar cuenta de que no hay escena? Es bien cierto que Tristan escenificado tiene algo de espectáculo estático, pero incluso así estaba preocupado por si podría sobrevivir a cinco horas en una sala de conciertos sin unos trajes y unos accesorios que me distrajesen.

No tenía que haberme preocupado. Aunque algo se perdió en la versión de concierto, y aunque no habría recomendado la velada a alguien que no hubiese visto la ópera antes, la calidad de la interpretación fue tal que no pude aburrirme o acabar confundido. (La excepción fue, quizás, el dúo de amor del Acto 2, pero eso es sencillamente culpa de Wagner; no creo que pudiese aguantar semejante cosa en cualquier versión escénica)

Las estrellas de la noche fueron la Sinfónica de Bamberg y su director inglés, Jonathan Nott. Este concierto fue parte de los deberes de la orquesta como residente en el Festival de Edimburgo, en el que han ofrecido repertorio desde Schubert a Ligeti. Su sonido en Tristan fue notable por su ligereza: la claridad de la articulación dio la sensación de tratarse de varias capas en permanente fricción. Nott nos ofreció un Wagner contrapuntístico. La ligereza fue aún mayor en las cuerdas, que combinaron expresividad con un tono suave y dulce, con vibrato mínimo, como una escultura de mármol pulido. Si esto que digo suena a contraste con una más forma más habitual de interpretar a Wagner que conlleva una gran masa armónica y vibrante emoción, así fue. Y funcionó.

Pero por mucho que esta noche girase en torno a la orquesta, la idea de que Tristan es una sinfonía glorificada (idea apoyada por algunos escritos del propio Wagner) es simplemente falsa: la mejor orquesta del mundo no puede hacer que la velada funcione si los cantantes no colaboran. Y aquí hubo de todo.

Christine Brewer es una verdadera 'Isolde'. Parece haber asimilado completamente el papel; su interpretación fue muy relajada, casi sin esfuerzo. Esto quedó claro en el registro agudo, emitido con potencia, pero sin tirantez. Aunque en esta versión de concierto ella evitó casi completamente la expresión corporal, su aspecto regio y las sutilezas de su actitud individual en el escenario, permiten imaginar la excelente 'Isolde' que sería en una versión representada.

Sólo eché de menos una cosa en su interpretación: la rabia. En la música de 'Isolde', en contra de lo que sucede con otros papeles dramáticos (incluso algunos escritos por Wagner), la furia está representada por una caída a la zona más grave de la tesitura, y cuando estos momentos son cantados con una voz de pecho potente, pueden resultar aterradores, incluso si corren el riesgo de resultar feos. Brewer ofreció esto sólo de vez en cuando, pero la mayor parte del tiempo entregó un sonido suave y pulido en toda la tesitura. (Imagino que otra de sus especialidades, 'Ariadne', resultará arrebatadora) Por muy maravilloso que resulte su sonido, fue una lástima que no ofreciese algo menos bello en su transformación de princesa ofendida en el acto primero a dama enferma de amor en el acto segundo.

Debería ser más prudente al desear una vocalidad que recurra a los sonidos feos, pues tuve más que suficiente con el 'Tristan' de Christian Franz. Por desgracia, en este caso no parecía una elección artística, sino el resultado de la fatiga y la inadecuación de sus facultades vocales a 'Tristan', sencillamente el papel de tenor más difícil que existe. Y resulta casi cruel decir que Franz no se entregó. Y con muchos peros y matices, lo cierto es que al final del monólogo del acto tercero el tenor estaba hablando acompañado por la música, emitiendo sólo alguna nota estrangulada en los momentos cumbre. A medida que su voz se volvía ronca, trataba de compensarnos con una actuación más exagerada, apoyada por gestos salvajes y contorsiones que trataban de representar el sufrimiento de 'Tristan'. Como fue el único cantante que usó su cuerpo de ese modo, resultó aún menos agradable para el público. Es duro ser tan crítico, especialmente porque Franz es claramente un buen cantante, con una voz potente y expresiva. Pero en el futuro debería evitar 'Tristan'; temo que pueda hacerse daño.

Todos los secundarios resultaron excelentes. Como 'Brangäne', Jane Irwin presentó una joven sirvienta, más que una anciana sabia; su potente voz de mezzo tiene un color ligero y suave. En el acto primero me preocupó el 'Kurwenal' de Juha Uusitalo, puesto que sólo parecía capaz de gritar, sin lirismo o sutileza algunos. Pero cuando reapareció en el acto tercero toda esa brusquedad me pareció una hábil elección de Uusitalo: sus tiernas declaraciones de amor a 'Tristan' fueron tan tiernas y sutiles como uno podría desear, y todavía más emocionantes por ser inesperadas.

Con sus dos metros de estatura, John Reylea tiene un porte real, aunque ofreció una interpretación del rey 'Marke' ligeramente monocorde. Arcy Bleiker (a quien había escuchado la noche anterior en el papel del más malvado de los terroristas de The Death of Klinghoffer) cumplió bien como 'Melot'. Andrew Kennedy, que apareció tanto como 'marinero' en el acto primero como 'pastor' en el tercero, se ha hecho famoso de la noche a la mañana por ganar la última edición del concurso mundial de canto de Cardiff. Resultó muy lírico y juvenil.

La audiencia, tras haber sobrevivido a cinco horas de interpretación, se puso en pie para ofrecer una ovación entusiasta.



Este artículo fue publicado el 21/09/2005

Compartir


Bookmark and Share


Envía un mensaje
Nombre:
Comentario:
Control:
Arrastra el nombre de MOZART hasta el contenedor naranja
  • Mozart
  • Brahms
  • Beethoven
  • Wagner