Costa Rica

Mundoclasico.com » Criticas » Costa Rica

Jóvenes y arcaicos

San José, 25/04/2006. Sala 107 de la Escuela de Artes Musicales de la Universidad de Costa Rica. Grupo de Música Antigua Ganassi: Kattia Calderón, flauta dulce (Roessler, alto en fa); Eduardo Madrigal, viola da gamba (Paul Smith, Grecia, Costa Rica, 1987); Tania Vicente, archilaúd (Juan Carlos Soto, San José, Costa Rica, 1999). Invitada: María Clara Vargas, clavecín (Hubbard, Estados Unidos, armado por Juan Carlos Soto). Ciclo ‘Martes por la noche’
imagen

Formado por músicos jóvenes, el Grupo de Música Antigua Ganassi se dedica a la interpretación y divulgación de la música renacentista y barroca, y no solo estrictamente europea, pues su última producción discográfica, Música de dos Mundos, realizada este año, incluye obras del período colonial de varios países iberoamericanos.

El nombre del conjunto honra la memoria del veneciano Sylvestro Ganassi, probablemente nacido en 1492 y activo durante la primera mitad del siglo XVI, quien fue unos de los principales teóricos musicales del Renacimiento y autor del primer tratado sobre la ejecución de la flauta dulce.

En sus presentaciones, los integrantes emplean réplicas modernas de instrumentos antiguos. La flauta dulce y el clavecín son fabricaciones de casas especializadas, pero el archilaúd y la viola da gamba fueron construidos en Costa Rica por los luthiers Juan Carlos Soto y Paul Smith, respectivamente.

El recital que el grupo Ganassi ofreció, el martes, en la Escuela de Artes Musicales de la Universidad de Costa Rica (EAM), brindó muestras de la música de la corte francesa durante los siglos XVII y XVIII. De los compositores en el programa, sin duda el más reputado era François Couperin (1668-1733), conocido como 'el Grande', quien estuvo al servicio de Luis XIV.

María Clara Vargas modeló una versión pulcra y vivaz de cinco piezas de carácter, parte de la vigésimo cuarta de las suites para clavecín que Couperin llamo Ordres. Iguales atributos favorecieron la ejecución de la señora Vargas de la Suite en la menor, de Louis Couperin (c.1626-1661), tío de 'el Grande'.

El clavecín utilizado es un modelo francés de dos teclados y distintos registros, fabricado por la casa estadounidense Hubbard, y armado por Juan Carlos Soto en 2004. La intérprete accionó con sensibilidad los registros para obtener contrastantes cualidades sonoras.

Marin Marais (1656-1728) también estuvo al servicio de Louis XIV, bien que es menos ilustre que François Couperin. Con el respaldo de Vargas en clavecín y Tania Vicente en archilaúd, Eduardo Madrigal brindó una lectura centrada de la Suite en sol menor para viola da gamba y continuo, pese a problemas de entonación, quizá ocasionados por las cuerdas de tripa del instrumento, difíciles de mantener afinadas.

Acompañada por el resto del grupo, Kattia Calderón moldeó con soltura interpretaciones cuidadas de tres piezas para flauta dulce y continuo: al inicio, la Suite en Sol mayor, de Robert de Visée, compositor activo durante la segunda mitad del siglo XVII y las primeras dos décadas del siglo XVIII, y quien fue músico de cámara al servicio de Louis XIV y afamado guitarrista; luego, de Jean Baptiste Loeillet de Gand (1688-c.1720), miembro de una reputada familia de músicos de Flandes, la Sonata II en la menor y, para concluir, la Sonata I en re menor. Ambas obras ejemplifican el estilo italiano, de textura más ligera que el francés.

Entre el público había buen número de estudiantes de secundaria, quienes se mantuvieron respetuosos. Los asistentes llenaron la pequeña sala de la EAM y aplaudieron con entusiasmos a los intérpretes.



Este artículo fue publicado el 15/05/2006

Más información


Esta crítica se publica por cortesía del diario 'La Nación' de San José de Costa Rica

Compartir


Bookmark and Share

Referencias:


Grupo Ganassi

Enlaces: