Argentina

Mundoclasico.com » Criticas » Argentina

Sólo una versión correcta

Buenos Aires, 24/05/2011. Teatro Avenida. Carl Maria von Weber: Der Freischütz, ópera en tres actos, libreto de Friedrich Kind. Mercedes Marmorek, dirección escénica. María José Besozzi, escenografía. Lucía Marmorek, vestuario. Alejandro Le Roux, iluminación. Enrique Folger (Max), Carla Filipcic Holm (Agathe); Hernán Iturralde (Caspar); María Belén Rivarola (Ännchen); Walter Schwarz (Kuno y Samiel); Ernesto Bauer (Ottokar); Christian Peregrino (Ermitaño); Gustavo Zahnstecher (Kilian); Verónica Julio, Ana Durañona, Patricia de Leo, Rocío Arbizu (cuatro damas de honor). Orquesta y Coro de Buenos Aires Lírica. Director del Coro: Juan Casasbellas. Dirección musical: Javier Logioia Orbe. Espectáculo presentado y producido por la Asociación Buenos Aires Lírica
imagen La Asociación Buenos Aires Lírica sacó del olvido a Der Freischütz con su puesta de 2005 en una destacada labor tanto en la elección del título (cuya última reposición había sido en 1969) como en el desempeño del conjunto de los artistas intervinientes. Habiendo tantos títulos postergados no pareció -a priori- muy atinado volver a solo seis años de distancia, con el recuerdo fresco de la anterior producción y casi con el mismo elenco, a ofrecer el título.

La correcta versión ofrecida en esta oportunidad con ningún elemento discordante pero tampoco nada demasiado sobresaliente, confirmó, lamentablemente, la apreciación anterior.

El maestro Javier Logiogia Orge condujo una lectura morosa de la partitura, sin demasiada unidad y con notables pifias de los vientos.



© 2011 by Liliana Morsia. Gentileza de Buenos Aires Lírica

En el protagónico Enrique Folger fue un Max convincente. A su lado volvió a brillar la Agathe de Carla Filipcic Holm. Sólidos recursos evidenció Hernán Iturralde como Caspar. Interesante resultó María Belén Rivarola (Ännchen), mientras que Walter Schwarz (Kuno y Samiel) asumió su cometido con profesionalismo. Efectivos resultó el resto del elenco en sus breves roles, así como el Coro de la entidad preparado por Juan Casasbellas.

En el plano visual Mercedes Marmorek optó por situar la obra alrededor del año 1890. Este cambio rompió con la atmósfera de cazadores, demonios, brujas, niebla, misterio y credulidad que tiene la obra. La marcación actoral de Mercedes Marmorek resultó correcta pero su concepto fue el fallido.



© 2011 by Liliana Morsia. Gentileza de Buenos Aires Lírica

La ambientación burguesa no le sentó bien a Der Freischütz con sus interiores citadinos y no de miserables chozas de guardabosques, sin taberna y con un bosque casi sin árboles. Risible resultó que en el medio del bosque (escena de la fundición de las balas) se encuentren mesas y sillas y que los protagonistas se sienten a tomar alguna bebida como si estuvieran en el interior de una casa. Evidentemente en los bosques de Bohemia de finales del siglo XIX no había ermitaños, por eso al personaje se lo vistió como un burgués o quizás como un pastor protestante.

La escenografía de María José Besozzi y el vestuario de Lucía Marmorek lucieron buen diseño y confección e, indudablemente, se adecuaron al concepto de la puesta. Irregular la iluminación de Alejandro Le Roux.

En suma: sólo una versión correcta de este Cazador Furtivo de von Weber.


Este artículo fue publicado el 31/05/2011

Compartir


Bookmark and Share