Costa Rica

Mundoclasico.com » Criticas » Costa Rica

Actuaciones trascendentes

San José de Costa Rica, 01/06/2012. Teatro Nacional. Rachel Barton Pine, violín (Giuseppe Guarneri del Gesù, Cremona, 1742, exSoldat). Orquesta Sinfónica Nacional (OSN). John Nelson, director invitado. Wolfgang Amadeus Mozart, Música de ballet de Idomeneo, rey de Creta KV 367. Johannes Brahms, Concierto en re mayor para violín y orquesta opus 77. Antonín Dvorák, Sinfonía N° 7 en re menor opus 70. V Concierto de la Temporada oficial 2012
imagen

Las actuaciones trascendentes de dos eximios artistas músicos estadounidenses, el maestro John Nelson, director invitado, y Rachel Barton Pine, la solista en violín, distinguieron el quinto concierto de la temporada oficial de la Orquesta Sinfónica Nacional (OSN), el viernes 1°, en el Teatro Nacional (TN).

Inspirada por la conducción esclarecida del maestro Nelson y el virtuosismo de la violinista Barton Pine, la OSN se superó a sí misma y alcanzó uno de los desempeños más sobresalientes de que yo tenga memoria.

Las obras

Dos grandes obras maestras del posromanticismo, el Concierto en re mayor para violín y orquesta, opus 77, del alemán Johannes Brahms (1833-1897), y la Sinfonía N° 7 en re menor, opus 70, B.141, del checo Antonín Dvorák (1841-1904), concluyeron ambas mitades de la función, que se inició con la música de ballet de la ópera seria Idomeneo, rey de Creta, KV 367, del austriaco Wolfgang Amadeus Mozart (1756-1791), figura eminente del clasicismo vienés.

Johannes Brahms compuso el Concierto para violín y orquesta durante el verano de 1878 y el estreno se llevó a cabo el 1 de enero de 1879, en Leipzig, con el violinista y compositor Joseph Joachim (1831-1907) como solista y la dirección orquestal de Brahms mismo. Amigo íntimo de Johannes, el austro-húngaro Joachim cuenta entre los más notables virtuosos del violín de la segunda mitad del siglo XIX y, durante la composición de la obra, Brahms solicitó su consejo sobre la escritura idónea para el instrumento solo. Desde el estreno, el Concierto se ha mantenido como uno de los pilares mayores del repertorio concertante para violín y orquesta, junto con el de Beethoven que, por cierto, Joachim también interpretó en la misma ocasión.

Antonín Dvorák por igual tenía estrecha amistad con Brahms, a quien admiraba con devoción. Primera de la trilogía que culmina de modo magistral su producción sinfónica, la Séptima, compuesta y estrenada en Praga en 1885, transparenta la influencia de la Tercera de Brahms, estrenada dos años antes.

Idomeneo es la primera ópera madura de Mozart; en ella, la escritura orquestal adquiere mayor importancia y pasa de mero acompañamiento de los cantantes a formar parte integral de la acción escénica. Con un libreto en italiano, la inclusión de un ballet denota la influencia de la ópera francesa, pero en la estructura formal del drama musical Mozart se adhiere más a la tradición de la ópera seria italiana. En 1781, el compositor dirigió el estreno en Munich, en el Cuvilliés, el teatro palaciego de los monarcas bávaros.

Rachel Barton Pine durante el concierto

© 2012 by Luis Navarro

Interpretaciones

En su primera presentación en nuestro país, Rachel Barton Pine forjó una lectura apasionada y estremecedora del Concierto de Brahms; superó con destreza y elegancia las dificultades técnicas de la partitura; obtuvo tonalidades fulgentes y coloridas del instrumento, un ejemplar espléndido del gran luthier cremonense Giuseppe Guarneri del Gesù.

La violinista se lució con su propia cadenza, que no tiene nada que envidiarle a la de Joachim, que es la que se oye con mayor frecuencia.

John Nelson y la OSN apoyaron a la solista de modo equilibrado, firme y solidario, y produjeron una sonoridad compacta, afinada y potente.

Al finalizar la obra, la ovación no se hizo esperar y, fuera de programa, la violinista complació a la numerosa audiencia con su propia y dificilísima transcripción de Asturias, de Albéniz.

Después del intermedio, el maestro Nelson y la orquesta plasmaron una versión intensa y conmovedora de la Séptima de Dvorák, el fraseo fluido y cuidado, con especial atención a las voces internas, y un esmerado balance entre la introspección y la vitalidad rítmica que caracterizan la obra.

Al comienzo, la delicadeza, la transparencia orquestal y la precisión de los ritmos cadenciosos de las danzas adornaron la ejecución de parte de John Nelson y la Orquesta Sinfónica Nacional de la música de ballet de Mozart, en lo que es probable que haya sido su primera audición en el país.



Este artículo fue publicado el 19/06/2012

Más información


Esta crítica y fotografía interior se publican por cortesía del diario 'La Nación' de Costa Rica.

Compartir


Bookmark and Share


Envía un mensaje
Nombre:
Comentario:
Control:
Arrastra el nombre de MOZART hasta el contenedor naranja
  • Mozart
  • Brahms
  • Beethoven
  • Wagner