Musicología

El órgano en Brasil

Calimerio Soares (1944-2011)

viernes, 23 de marzo de 2007

Desde el comienzo de la colonización brasileña en el siglo XVI, la "nueva tierra" recibió diversos órganos originarios de Portugal. Órganos portátiles o pequeños instrumentos fueron trasladados por los jesuitas y usados en la cristianización de los pueblos nativos. Se conserva la noticia de que fue utilizado un órgano durante la celebración de la primera misa en suelo brasileño. 

De acuerdo con algunos historiadores brasileños, muchos órganos fueran trasladados desde Europa y también construidos en las ciudades de la región nordeste de Brasil en los primeros tiempos, pero desaparecieron completamente sin dejar rastros. Aún se pueden encontrar cajas de órganos (sin los tubos) en algunas de esas ciudades.

Un viejo e interesante órgano mecánico con un teclado manual se encuentra actualmente en la Iglesia de Nuestra Señora del Rosario en Embu, Estado de São Paulo. Aproximadamente fechado a mediados del siglo XVII y construido por un organero desconocido, este pequeño instrumento es considerado el órgano de tubos más antiguo de Brasil. Se trata de un órgano positivo con cinco registros, un bordón fijo de 8 pies, 234 tubos de metal y 32 tubos de madera.



Teclado del órgano de Nuestra Señora del Rosario en Embu

Mientras tanto, la historia del órgano de tubos en Brasil empezó a ser realmente escrita a partir del siglo XVIII y hasta el presente. Aunque la falta de documentación sea una constante en este estudio, el desarrollo del órgano durante el siglo XVIII tuvo lugar en los estados de Bahia, Pernambuco, Rio de Janeiro, Minas Gerais y São Paulo.
 
El organero Agostinho Rodrigues Leite, de Pernambuco, desarrolló un excelente trabajo. El famoso Órgão da Coroa (Órgano de la Corona) -encontrado en el Monasterio de São Bento en Rio de Janeiro- fue construido por Rodrigues Leite. La caja del órgano -con una corona en la parte alta- domina la tribuna principal del coro de la iglesia. La fachada presenta un registro principal y trompeterías horizontales, como la mayoría de los órganos construidos en Portugal y España. Por la época de la 'Corrida del Oro' en Minas Gerais, durante el siglo XVIII, se desarrolló una rica actividad musical en las ciudades de Villa Rica (actualmente, Ouro Preto), São José d'El Rey (actualmente, Tiradentes), Sabará, Arraial do Tejuco (actualmente, Diamantina) y Mariana. Cuando la Diócesis de Mariana fue creada en 1745, el primer Obispo -el franciscano Don Frey Manuel da Cruz- solicitó al Rey de Portugal Don João V que enviara para la nueva diócesis -entre varios mobiliarios- un órgano de tubos para la nueva Se Catedral.


Órgão da Coroa

    
La investigación sobre el órgano de tubos en Brasil
    
Estudios específicos sobre el órgano de tubos en Brasil se han desarrollado desde la década de 1980, con la creación de cursos de postgrado en este área de estudio en las más importantes universidades brasileñas. Pero aún hay mucho más que hacer en beneficio de esta importante área de estudio, principalmente en lo que concierne al intercambio de informaciones entre los investigadores brasileños y extranjeros.

Es aún muy difícil dirigir proyectos de investigación sobre los órganos de tubos, ya que el acceso a las fuentes ha sido muy difícil, como también se nota la falta de material documental substancioso entre el conocido hasta ahora. Felizmente, durante estos últimos años muchas fuentes bibliográficas han llegado a Brasil. También un gran número de informaciones sobre el órgano de tubos han sido intercambiadas entre investigadores brasileños y portugueses con la ayuda de internet.

Sigue una breve descripción sobre algunos de los más importantes órganos históricos que se han encontrado en Brasil.
 
El órgano en la Iglesia de Santo Antonio, en Tiradentes (Minas Gerais)




El órgano de la Iglesia de Santo Antonio en Tiradentes fue comprado en 1786 en la ciudad de Porto, Portugal, durante el reinado de Doña Maria I, y enviado a Brasil el año 1788. El origen del instrumento es probablemente de manufactura alemana. Los registros presentan características de los órganos construidos en la región sur de Alemania durante el siglo XVIII. Este instrumento consta de un solo manual (de acción mecánica) con cuatro octavas (sin pedales) y quince registros divididos: siete en el lado izquierdo y ocho en el lado derecho del teclado. La caja fue dibujada por Salvador de Oliveira y esculpida por Antonio Rodrigues Penteado y Antonio da Costa Santeiro. En 1798, Manuel Victor de Jesús pintó la majestuosa moldura.
   
Distribución de los registros medios

Lado izquierdo
Lado derecho
Principal 8'   
Octave 4'
Quinta 2 2/3'
Octave 2'   
Quinta 1 1/3'   
Mixtur 4f   
Cymbal 3f

Principal 8'
Octave 4'   
Flöte 8'
Octave 2'
Gedakt 4'
Spitzflöte 4'
Mixtur 4f
Cymbal 3f

El órgano en la Iglesia de Nuestra Señora del Carmen, en Diamantina (Minas Gerais)


La Iglesia de Nuestra Señora del Carmen, en la ciudad de Diamantina, tiene el único órgano de tubos superviviente de los órganos construidos en Minas Gerais. Sobre su constructor, el Padre Manoel de Almeida e Silva, hay muy pocos datos. Se sabe que desde 1765 vivía en esa ciudad. Este instrumento fue el mas bello construido por el Padre Almeida e Silva. Su precio fue de alrededor de 1.100 octavas de oro. El maestro organista y compositor José Joaquim Emerico Lobo de Mesquita (1746 – 1805) promovió las actividades musicales en esta iglesia desde 1781 hasta 1799, cuando se fue para Rio de Janeiro. Actualmente, este órgano esta parado y merece una buena restauración.
   
Características del instrumento:

Tubos de metal: 427
Tubos de madera: 122
Un solo manual, con cinco octavas y teclas cubiertas en marfil.
18 registros divididos en dos columnas. Los nombres de los registros están dispuestos de manera desordenada.
Acción mecánica / Sin pedales
Total de los tubos: 549

El órgano en la Sé Catedral de Mariana (Minas Gerais)

En 1701, dos pequeños órganos -de 12 registros, 2 manuales y un fuelle cada uno- fueron sido construidos por el famoso organero Arp Schnitger (1648-1719) en Hamburgo y enviados a Portugal. Uno de estos instrumentos fue encontrado en el Monasterio de San Salvador de Moreira da Maia (cerca de la ciudad de Porto) y fue recientemente restaurado por el organero alemán Georg Jann. El segundo órgano aún no se ha encontrado.

Pero existen otros dos instrumentos mayores -con 18 registros, 2 manuales y un fuelle cada uno- fueron construidos algún tiempo mas tarde en Portugal y instalados allá por Johann Heinrich Ulenkampf (alumno de Arp Schnitger), que vivió y trabajó en Lisboa aproximadamente entre los años 1711 y 1722, o más tarde. Construidos sobre proyectos basados en la escuela de organería de Arp Schnitger, el primer órgano -fechado en 1716- se encuentra en la Se Catedral de Faro, Algarve, Portugal. El segundo está instalado en la Se Catedral de Mariana, Minas Gerais, Brasil, desde 1753.



Este instrumento fue probablemente construido para un monasterio franciscano en Portugal (monasterio aún no identificado). El órgano fue desmontado y vendido por el organero portugués João da Cunha al representante del obispo de Mariana, José de Oliveira en 1752. El órgano tiene dos manuales (octava corta) y pedales con tracción mecánica. Fue restaurado en 1984 por la firma alemana Rudolph von Beckerath y nuevamente restaurado en 2000 por Bernhard Edskes.

Características del instrumento:

Hauptwerk
(CDEFGA-c3)

Principal 8'
Gedackt 8'
Octave 4'
Flöte 4'
Quinte 2 2/3'
Superoctave 2'
Rauschpfeife II
Mixtur IV
Trompete 8'
Vox Humana 8'

Pedal
CDEFGA-c3
Brustwerk
(CDEFGA-c3)

Gedackt 8'
Holpijp 4'
Octave 2'
Spitzflöte 2'
Quinte 1 1/3'
Sifflet 1'
Sesquialter II
Dulzian 8'






El órgano de la Iglesia del Seráfico Padre San Francisco (São Paulo)



Este órgano es el instrumento más viejo en la ciudad de São Paulo. Se conoce muy poco sobre él. El organista Angelo Camin suponía que este órgano era de origen español y fechado en 1785. Por de pronto, la disposición de los registros del órgano es casi similar a la de un organetto italiano. En el Portugal de aquellos tiempos era común construir órganos en estilo italiano, bajo la influencia de Domenico Scarlatti), que vivió y trabajó para la corte portuguesa desde 1720 hasta 1729. El órgano tiene un solo manual y no tiene pedales.

Características del instrumento:

Organero desconocido.
Ninguna fecha (probablemente
construido en el siglo XVIII)
Un Manual (de 52 teclas)
Acción mecánica

Lado izquierdo Lado derecho
Flauta 8’
Quinta 2’2/3   
Larigot 1’1/3

Piccolo 1’
Octavin 2’
Bordão 4’
Prestant 4’

El órgano en Brasil durante el siglo XIX

Desde la llegada de la Corte Real Portuguesa en 1808, Brasil obtuvo una nueva posición como Vise-Reino de Portugal. La apertura comercial entre Brasil y otras naciones probablemente posibilitaron el traslado de algunos pequeños órganos desde otras naciones europeas.

Tras la llegada al Brasil del Rey Don João VI, la música tomó grandes rumbos y la capital del país, Rio de Janeiro, se tornó el centro cultural de la colonia. Don João organizó la Capilla Real y nombró al compositor y padre José Mauricio Nunes Garcia (1767-1830) como su maestro di cappella en noviembre de 1808. Un tratado firmado entre Portugal y Gran-Bretaña en 1810 permitió que ciudadanos ingleses pudieran practicar sus propias religiones. La primera Iglesia Anglicana construida en Rio de Janeiro fue completada en 1820 y obtuvo un órgano. Los órganos ingleses fueron los primeros en ser importados. Eran pequeños instrumentos con un solo manual, sin pedales.

Don João VI también fundó la Escuela de Bellas Artes y en 1816 llegaron los miembros de la Misión Artística (profesores franceses para esa nueva escuela) con lo cual el influjo de ideas francesas en la vida artística brasileña fue inmediato. El compositor y organista austriaco Sigismund Neukomm ) fue uno de los miembros de esa misión artística.

Durante la permanencia de la Familia Real Portuguesa en Brasil, la ciudad de Rio de Janeiro respiró música y cultura en un elevado nivel. Pero desde que la Familia Real retornó a Portugal en 1821, esa intensa actividad artística empezó a escasear. El Rey Don João VI dejó a su hijo Pedro, cuyo primer acto fue promover la independencia de la nación y crear el primer Imperio de Brasil en 1822. Durante la etapa de emperador de Don Pedro I -quien también era músico- empezó una nueva era artística en la vida cultural del país. La música en esa época estaba influida por el estilo operístico y eso determinó la crisis de la música tradicional litúrgica del siglo XVIII. En aquel tiempo, muchos pianistas se tornaron organistas, poniendo en crisis relativa la antigua función de maestro di cappella. En esa atmósfera musical, muchos órganos pequeños fueran importados de Europa. Doce órganos Cavaillé-Coll fueran importados de Francia entre los años 1860 y 1900. Esos eran órganos tipo exportación y construidos en serie.



Órgano Cavaillé-Coll 

Un ejemplo muy interesante de órgano parcialmente construido en Brasil en el siglo XIX es el encontrado en el Santuario de Caraça, en Minas Gerais. Construido en 1883 por el padre Luís Gonzaga Boavida, es el único instrumento preservado de aquel periodo. ¡Es muy singular el órgano construido por el padre Boavida para el Santuario de Caraça! Incluso, hay viejos tubos, tal vez del siglo XVIII, aumentados con otros característicos de la construcción francesa de órganos del siglo XIX. Y, junto a tales tubos, el constructor sumó cuatro hileras de tubos de madera construidos con madera de la propia reserva forestal de Caraça.



Órgano del Santuario de Caraça

Características del instrumento:

Manual: 61 notas - C a c'''''
Teclado de transposición: Mueve abajo el teclado seis semitonos
o cinco semitonos arriba de la posición normal
Pedales: 24 botones: C a b''
Acción mecánica
Total de tubos: 628
Flauta (Montre 8')
Grave (Bourdon 16')
Voz Celeste (Voix Celéste 8')
Harmoniflauta (Bourdon 8')
Voz Humana (Prestant 4')
Composto (Quinte 2 2/3)
Forte (Doublette 2')
Harmônio (Gambe 4')
Fortíssimo (Plein Jeu 2-rank)
Pedal I (Flûte 8')
Pedal II (Subasse 16')

El sonido del órgano dió solemnidad a la consagración de la iglesia en 1883 y acompañó los cánticos litúrgicos en la vida del santuario desde entonces. La disposición de los pedales en la consola del órgano es realmente curiosa. Está  formado por botones, en vez del sistema común de pedales. Así, no es posible al organista tocar pasajes muy rápidos. Véase el esquema



La mayor parte de los instrumentos instalados en Brasil durante el paso de los siglos XIX al XX fueron importados de Inglaterra, Francia y Alemania.

El órgano en Brasil en el siglo XX



Órgano del Monasterio de San Benito
   
Durante la primera mitad del siglo XX, importantes organeros europeos enviaron varios instrumentos al Brasil. Así, existen órganos construidos por Joseph Merklin, Brindley & Foster, Rieger, Spaeth, Walcker, Tamburini, o Balbiani Vegessi Bossi, entre otros. Estos constructores de órganos enviaron a Brasil algunos de sus técnicos para hacer el trabajo de instalación de los instrumentos y algunos de ellos permanecieron en el país. Fue el caso de los siguientes organeros: Guilherme [Wilhelm] Berner (1907-1951), Pedro Inglada Sanmartí (1910-1980), Carlos [Carl] Möhrle (1904-1971), Reiner Michells (1921-1977), y otros.

Uno de los más bellos instrumentos enviados a Brasil y aún en excelente estado de conservación es el órgano encontrado en el Monasterio de São Bento, en São Paulo.
 
En 1954, durante las conmemoraciones del cuarto centenario de la ciudad de São Paulo (1554-1954), el Monasterio de São Bento inauguró su magnífico órgano, construido en Alemania por Walcker-Meyer. Considerado un grande instrumento, tiene 78 registros, cuatro manuales, pedales con 32 notas y aproximadamente 7.000 tubos. En 1997 el órgano se completó con una nueva consola construida por Laukhuff.

Disposición de los registros:

I Manual
(61 notas, C-c'''')
III Manual
(61 notas, C-c'''')
Pedal(32 notas, C-g')
Praestant 16'
Gedackt 16'
Prinzipal 8'   
Weitprinzipal 8'
Holzflöte 8'
Gedackt 8'
Salicional 8'
Oktave 4
Rohrgedackt 4'
Quinte 2 2/3'           
Superoktav 2'
Rohrflöte 2'
Cornett 3-5 fach
Grossmixtur 5-6 fach
Kleinmixtur 4 fach
Trompete 8'
Trichterregal 4'



Lieblich Gedackt 16
Hornprinzipal 8
Rohrflöte 8
Quintatön 8'
Aeoline 8'
Vox celeste 8'
Fugara 4'
Gemshorn 4'   
Stillgedackt 4'
Flageolett 2'               
Spizquinte 1 1/3'
Scharf 4 fach
Oboe 8'
Vox humana 8'
Rohrschalmey 4'
Tremolo




Untersatz 32'
Prinzipalbass 16'
Flötenbass 16'
Violonbass 16'
Subbass 16'
Quintbass 10 2/3'
Gedackt 16'
Quintatön 16'
Lieblich Gedackt 8'
Oktavbass 8'
Flötenbass 8'
Gedecktbass 8'
Choralbass 4'
Gedecktpommer 4'
Nachthorn 2'
Posaune 16'
Trompetenbass 8'
Tromba 8'
Rauschbass 4 fach
Clairon 4'
II Manual (61 notas, C-c'''') IV Manual (61 notas, C-c'''') Acesorios

Quintatön 16' 
Geigenprinzipal 8'
Gemshorn 8'
Holflöte 8'
Viola di Gamba 8'
Prinzipal 4'
Viola d'amore 4'
Blockflöte 4'
Nasat 2 2/3'
Oktave 2'
Terz 1 3/5'
Echomixtur 4 fach
Dulcian 16'
Tuba Mirabilis 8'
Clairon 4'
Spitzflöte 8'  
Lieblich Gedackt 8'
Flûte douce 8'   
Unda Maris 8'   
Praestant 4'   
Querflöte 4'
Gedacktpommer 4'
Gemsquinte 2 2/3'
Sesquialtera 2 fach
Waldflöte 2'
Glöckleinton 2'1'
Sifflöte 1'
Cymbel 2-3 fach 1/2'
Krummhorn 8'
Tremolo


II/I
III/I
IV/I
III/II
IV/II
IV/III
SUB II/I
SUB III/I
SUPER II/I
SUPER III/I
I/PED
II/PED
III/PED



Órgano del Santuario de Niteroi

El más gigantesco órgano de América del Sur es probablemente el del Santuario de Nuestra Señora Auxiliadora en Niteroi, Estado de Rio de Janeiro. Construido en 1956 en Italia por la firma Tamburini, tiene cinco manuales, pedales y aproximadamente 11.130 tubos.

Disposición de los registros:

I Manuale
Positivo
II Manuale
Grand Organo)
III Manuale
Recitativo
Principale 8'
Nazardo 2 2/3
Tromba Dolce 8'
Flauto 8'
Tierce 1 1/5
Cromorno 8'
Cor de Nuit 8'
Viola Dolce 8'
Fugara 4'
Spitzflöte 4'
Flagioletto 2'
Flauto Celeste 8'
Cornetto Combinato
Sesquialtera Combinato
Tremolo
Sopra
Grave



Diapason 16'
Decima Seconda 2 2/3
Corno da Caccia 8'
Diapason I 8'
Tromba 16'
Diapason II 8'
Decima Settima 1 1/3
Tromba 8'
Principale Dolce 8'
Ripieno 5F.
Clarone 4'
Flauto armonico 8'
Fourniture 4F.
Ottava Diapason 4'
Cimbali 3F.
Ottava Dolce 4'
Flauto Camino 4'
Doublette 2'
Gran Cornetto Combinato
Gran Jeux Combinato
Bordone 16' Flauto in XII 2 2/3
Waldhorn 16'
Principale Geiger 8'
Plein Jeu 5F.
Tromba armonica 8'
Eufonio 8'
Oboe 8'
Flauto Traverso 8'
Viola da Gamba 8'
Ottava 4'
Flauto armonico 4'
Silvestre 2'
Voce Celeste 8'
Tremolo
Campane
Smorzando Campane
Sordino Campane
Arpa



IV Manuale
Solo
V Manuale
Echo
Pedale

Principale 16'
Decima Seconda 2 2/3
Tuba 8'
Principale Stentor 8'
Gran Ripieno 11F.
Bassetto 8'
Tibia 8'
Viola Celeste 5F.
Tuba 4'
Flauto Orchestra 8'
Tuba Magna 8'
Ottava Diapason 4'
Tuba Clarion 4'
Diapason Maior 8'



















Bordone 16'
Nazardo 2 2/3
Krumhorn 8'
Principalino 8'
Armonia Eterea 3F.
Corno Inglese 8'
Clarabella 8'
Salicionale 8'
Voce Eterea 8'
Ottava 4'
Flauto d'Amore 4'
Eolina 4'
Silvestre 2'
Voce Angelica 8'
Unda Maris 8'
Campane
Arpa
Tremolo
















Acustico 32'
Quinta 10 2/3
Contro Bombarda 32'
Principale Doppio 16'
Quinta 5 2/3
Bombarda 16'
Diapason 16'
Nazardo 2 2/3
Tromba 16'
Contrabasso 16'
Tromba in 5 2/3
Waldhorn 16'
Quinta
Contrabasso
Contrabasso Violon 16' Bombardino 8'
Subbasso 16'
Tromba 8'
Bordone 16'
Tromba Squillo 8'
Armonica 16'
Clarone 4'
Ottava 8'
Basso 8'
Bordone 8'
Armonica 8'
Violoncello 8'
Ottava Forte 4'
Ottava 4'
Flauto 4'
Violino 4'
Armonica 4'
Tremolo
Campane

Música Brasileña para Órgano

Desde el siglo XVIII, la música litúrgica brasileña ha sido escrita por relevantes compositores que vivían en las históricas ciudades de Minas Gerais. En realidad, el órgano es allí tratado como un instrumento de acompañamiento. José Joaquim Emérico Lôbo de Mesquita (1746-1805), Inácio Parreiras Neves (1752-1794), Marcos Coelho Neto (1740-1806), João de Deus de Castro Lobo (1794-1832), y Manoel Dias de Oliveira (1734-1813) son citados dentre los más importantes autores de Misas y Antífonas para solo, coro y orquesta con el acompañamiento del 'continuo'.

En Rio de Janeiro, el padre José Mauricio Nunes Garcia era el más famoso compositor de su tiempo y fue organista y maestro de la Capilla Real durante muchos años. Entre sus muchas composiciones, encontramos obras de música sacra y orquestal, un interesante Método de Pianoforte (Rio, 1821), pero no música para órgano solo.

Las primeras piezas para órgano solo fueran escritas a finales del siglo XIX: cuatro de ellas compuestas por Alberto Nepomuceno (1864-1920) y una por Julio Reis (1870-1933), la Marcha Triunfal fechada en 1887.
 
Durante el siglo XX encontramos un mayor número de compositores que escribieron para órgano: Henrique Oswald, Furio Franceschini, Ângelo Camin, Henrique Morozowicz (1934-), João Wilson Faustini (1931-), Edmundo Villani-Cortes (1930-), o Calimerio Soares (1944-), José Carlos do Amaral Vieira (1952-), entre otros.

La música escrita en estilo sacro y profano, cuyos títulos están más en consonancia con la música tradicional europea son: Tocatas, Preludios, Fugas, etc. Si nos centramos en obras compuestas para órgano solo de estilo más característicamente 'brasileño', podremos encontrar esa atmósfera en las obras recientes escritas por João Wilson Faustini (Suite para Órgano), Calimerio Soares (Pequeños Preludios Folclóricos) y Henrique Morozowicz (Toccata super E-taruê) quienes -deliberadamente- vienen adoptando esa característica.

Comentarios

Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.