Musicología

Falla no era tuberculoso. Desvelando incógnitas sobre el Maestro

Fausto Galdo y Carlos Fernández

viernes, 1 de junio de 2007

A pesar de que D. Manuel de Falla (1876-1946) vivió hasta los setenta años, su carrera compositiva se ciñe fundamentalmente al período de 1905-1927. Sus últimas actividades relevantes son, probablemente, las grabaciones con María Barrientos (1928-30) y la del Concierto para clave en 1930, recientemente reeditadas. A partir de este momento las molestias debidas a la enfermedad lo convierten casi en un inválido y alteran tanto su labor compositiva como de intérprete.

La historiografía oficial atribuye un origen tuberculoso a la enfermedad de nuestro protagonista, aunque siguen todavía vigentes otras hipótesis, como la sífilis propuesta por Campodónico en 1956, y que sirve de base para un reciente estudio sobre sus "problemas y manías", publicado por el psiquiatra González Duro, en el que ni menciona los principales síntomas físicos relatados por Falla en su correspondencia ni su repercusión sobre su personalidad y trabajo.

Desde el punto de vista médico la tuberculosis no es, ni fue, una enfermedad invalidante, multitud de operarios de los grandes centros fabriles de principios del siglo XX seguían trabajando hasta el final de sus días por falta de un tratamiento efectivo, por lo tanto se nos hacía difícil creer que la tuberculosis fuera la causa de ese retiro de Falla.

En un inicio nuestra hipótesis de trabajo, hace doce años, se basó en el análisis de la sintomatología descrita por Falla en su correspondencia con Turina, Pemán y Bergamín y en una lectura crítica de lo conocido de sus diarios así como del análisis de su figura en la numerosa iconografía publicada. La hipótesis inicial de que Falla sufría una espondiloartropatía asociada a una Enfermedad de Crohn se expuso en el III Festival de Música celebrado en La Coruña en 1996 en una mesa redonda organizada por la Liga Reumatolóxica Galega en la que participaron Carlos M. Fernández Fernández, médico autor de diferentes trabajos de Historia de la Medicina, Fausto Galdo, Jefe de Servicio del Hospital Juan Canalejo, y el musicólogo Antonio Gallego, especialista en Manuel de Falla. Para este ultimo, la hipótesis planteada le pareció “digna de ser escuchada y contundente desde el punto de partida” según manifestó al periódico La Voz de Galicia en su edición del 28 de Agosto de 1996.



Silla de ruedas utilizada por Manuel de Falla hacia 1937


Nos encontrábamos pues con una enfermedad invalidante que hizo perder 16 años de la actividad creadora de uno de los grandes genios de la música del siglo XX y que le impidió desarrollar su capacidad como músico, creador y director. Está progresiva invalidez ya se hace visible desde 1930 cuando Falla se ve obligado a desplazarse en una rudimentaria, y genuina, silla de ruedas por las complicaciones articulares de su enfermedad de base.

Pero la hipótesis necesitaba pruebas en su defensa que la hicieran más contundente. Después de aparcar el trabajo durante un tiempo por otros compromisos adquiridos y por necesidad de reflexionar sobre lo propuesto, volvimos sobre el tema hace unos meses.

Sólo la consulta de una colección de radiografías conservadas en el Archivo Manuel de Falla de Granada nos lleva a confirmar la hipótesis inicial de que Falla sufría una espondiloartropatía que fue la causa principal del alejamiento de su vida artística y social, y no la tuberculosis que se afirma en sus biografías.

La publicación del caso se realizará en breve en una revista especializada en reumatología y redactaremos un segundo artículo con destino a Mundoclasico.com para poder dar a conocer de una forma más sencilla, y a un mayor número de lectores, la enfermedad que llevó a Falla a retirarse de su trabajo y su labor compositiva.

Comentarios

Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.