Costa Rica

Lágrimas y suspiros

Andrés Sáenz
jueves, 6 de diciembre de 2007
--- ---
San José de Costa Rica, domingo, 6 de mayo de 2007. Escuela de Artes Musicales (EAM), Universidad de Costa Rica. Sala 107, EAM. Grupo Ganassi (Olman Alfaro, tenor; Kattia Calderón, Samaria Montenegro, Adrián Arroyo, flautas dulces; Eduardo Madrigal, viola da gamba; Tania Vicente, laúd y archilaúd; Andrés Chaves, percusión). John Dowland, Claudio Monteverdi y siete autores contemporáneos. Ciclo: Martes por la Noche
0,0004997 Con el título De amor y afectos - obras inglesas e italianas de los siglos XVI y XVII, el Grupo Ganassi, conjunto que se especializa en la interpretación de la música renacentista y barroca, ofreció un recital en la Escuela de Artes Musicales (EAM) de la Universidad de Costa Rica, dentro del ciclo Martes por la Noche, plataforma de divulgación artística de la EAM.

Entre los nueve compositores que figuraron en el programa (cuatro ingleses y cinco italianos), los de mayor rango eran, de los primeros, John Dowland (1563-1626); de los segundos, Claudio Monteverdi (1567-1643). De Dowland, el conjunto interpretó cuatro piezas instrumentales y dos canciones amorosas (Now, O now, I needs must part y Flow my tears); de Monteverdi, se oyeron cinco de sus Scherzi musicali, título que dio a varias colecciones de sus piezas vocales (Fugge il verno dei dolori; Che cess’ogni martirio; Dolci i miei sospiri; Lidia spina del mio core; O rosetta).



Grupo Ganassi
Fotografía © 2007 by Priscilla Mora


El joven tenor Olman Alfaro mostró voz templada en las canciones y, sin menoscabo del desempeño del resto de los integrantes del Grupo Ganassi, Kattia Calderón se distinguió en las flautas dulces, sobre todo en la pieza concluyente, Batalla de Barabaso, yerno de Satanás, de Andrea Falconieri (alr. 1585-1656)

Creo que un enfoque algo más didáctico convendría a este tipo de recital, máxime cuando la audiencia está formada mayormente por estudiantes. Claro, habría que evitar la pedantería y hacerlo en forma amena, de preferencia con base en un guión escrito, para evitar los titubeos y las trabas que afean las charlas improvisadas.

En el caso, hubiera sido interesante escuchar de qué manera los compositores y las piezas del programa guardaban relación con la Doctrina de los afectos, la principal teoría estética del barroco.
Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.