México

Querido Caronte

Luis Gutiérrez Ruvalcaba

lunes, 3 de diciembre de 2007
Ciudad de México, lunes, 8 de octubre de 2007. Palacio de Bellas Artes de México. L´Orfeo, fábula en música en cinco actos de Claudio Monteverdi (Cremona 1567- Venecia 1643) inspirada en los versos de Alessandro Stiggio, para los carnavales de Mantua. Director de escena: Jonathan Miller. Coreografia y movimiento: Sue Lefton, Vestuario: Shirin Guiad. Elenco: Mark Tucker (Orfeo), Natalia Díaz (la Música, Proserpina), Julia Gooding (Mensajera), Revital Reviv (Euridice), Faye Newton (Ninfa), Mark Chambers (Esperanza, Pastor, Espíritu), Andrew King (Apolo, Pastor, Espíritu), Joseph Cornwell (Pastor, Espíritu), Michael George (Plutón, Pastor), Simon Grant (Caronte, Pastor, Espíritu), Mark Rowlinson (Pastor, Espíritu), Martin Robson (Pastor, Espíritu). Orquesta The New London Consort. Director musical: Philip Pickett. 35 Festival Internacional Cervantino
Querido Caronte, salvo durante el tercer acto sobre el escenario, no te vi el 8 de octubre en Bellas Artes entre el público. Esto puede deberse a dos razones: no te encontré o no asististe. Si fue lo primero, lo siento pues no pude saludarte; si lo segundo, tú debes sentirlo ya que Pickett y su grupo nos dieron una magnífica interpretación de lo que, en mi opinión y en la de muchos otros, es la primera obra maestra de esa forma artística tan rara que hoy llamamos ópera.
 
Los instrumentistas del New London Consort nos regalaron un momento que atesoraré por muchos años. No sólo fueron los instrumentos realmente antiguos o bien fabricados recientemente con estricto apego a los del 1600's temprano, sino la sensibilidad artística, la técnica depurada y el gozo que mostraban los instrumentistas, los cantantes y, por supuesto, su director Philip Pickett. Los instrumentos que más me impresionaron fueron el par de "cornetti" por su aspecto y su sonido, espléndido como el de todos los demás instrumentos, la familia de trombones y trompetas, los órganos y los clavicordios, las teorbas, los laúdes y la familia de instrumentos de cuerda, desde el violín hasta el contrabajo, pasando por la viola de gamba y el violonchelo, por cierto ambos tocados por el mismo maestro.
 
Tú, Caronte, conoces muy bien la música ya que la has interpretado y toda ella es dramática; sin embargo hay un segmento que se queda en el oído, el cerebro y el corazón. Me refiero al "ritornello" tocado por todos los instrumentos acompañando a la Música en el prólogo y que se repite sorpresivamente al terminar el segundo acto. Siento que Monteverdi se despide del renacimiento con esta maravilla musical barroca.
 
Del grupo de cantantes me impresionaron varios: Natalia Díaz quien interpretó la Música y a Proserpina, por su hermoso timbre, Julia Gooding por la tristeza que logró transmitir al cantar "Ahi, caso acerbo" y Mark Tucker por un excelente Orfeo, pese a que durante el último acto su voz se oyese un tanto estrujada, lo cual no es de extrañar dada la dificultad del papel tanto por su estructura musical como por su duración.
 
La función fue semi-escenificada. Por ello, no vimos a Apolo descendiendo de una nube para regresar llevando a Orfeo al Empíreo, ni a Orfeo cruzando la Estigia, pero a decir verdad, no sentí necesitar de ello, pues la interpretación musical me hizo entender perfectamente el drama.
 
En fin, querido Caronte, debes de estar molesto por no haber asistido. Si fue por flojera ya lo pagarás, que los infiernos te quedan muy cerca. Si fue porque casi nadie se enteró de la función, podrás reclamar a quien resulte responsable.
 
Te envío un abrazo, y espero no encontrarte en un futuro inmediato.

Comentarios

Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.