Discos

Versión iPod histórica del Requiem de Mozart

Juan Krakenberger
miércoles, 26 de diciembre de 2007
Wolfgang Amadè Mozart: Requiem en Re menor, KV 626 (versión para cuarteto de cuerdas de Peter Lichtenthal). Quartet Albada: Farran James y Alba Roca, violines; Elizabeth Gex, viola; James Bush, violonchelo. Un disco compacto de 43 minutos de duración, grabado en la iglesia de Santo Tomás de Bolea, Huesca, en 2006. ARSIS 4197. Distribuidor en España: Diverdi
0,0001345

En los tiempos de Mozart y hasta la era romántica, las ganas de reescuchar en casa propia obras oídas en un concierto público eran tan grandes como hoy día, pero evidentemente no había tecnología para conseguirlo, y por lo tanto las transcripciones -mayormente para piano- estaban a la orden del día. Esta vez, un músico de la época post-mozartiana, gran admirador de su música, se encargó de confeccionar una trascripción para cuarteto de cuerdas, para lo cual tuvo naturalmente en cuenta el sonido que tal agrupación producía entonces, con cuerdas de tripa y arcos de la época. Y es así que tenemos la enorme suerte de escuchar una versión HIP (historically informed performance = versión históricamente informada), con la ventaja que los intérpretes hicieron además una revisión de la trascripción, enriqueciéndola con voces interiores -generalmente contrapuntos - que Peter Lichtenthal no tuvo en cuenta en su día.

El resultado es espléndido, no solamente porque aquí tenemos una música muy meditada del Mozart maduro, sino porque la interpretación suena a gloria, gracias a la buena labor de los intérpretes y de la reverberación ideal de la iglesia de Huesca donde se realizó la grabación.

El Réquiem consta de catorce números, el más breve de apenas 1’17 minutos, el más extenso de 4’46 minutos. Los primeros compases del ‘Introitus’ ya nos dan una idea de lo que nos espera: música sublime donde la haya, de una serenidad trascendental como pocas veces se ha logrado plasmar en un pentagrama. Hay pasajes con un cantus firmus, y no necesariamente en la voz cantante del primer violín -aún así se escucha con el relieve necesario, y esto suena divinamente-. El clima cambia en el tercer número, ‘Dies Irae’ tocado con un desparpajo sorprendente, con una precisión apabullante a pesar de los problemas técnicos que ello trae aparejado. La afinación en el ‘Rex tremendae’ es admirable, lo mismo que en el ‘Recordare’, donde hay octavas en unísono que salen con una nitidez envidiable. En trozos emotivos, como el ‘Domine Iesu’, un discreto vibrato de afecto en notas de relieve (expresamente permitido en la época) da la justa atmósfera a esta música, y los dos episodios fugados en el ‘Benedictus’ y ‘Lux Aeterna’ se oyen con una nitidez insospechada.

Todo ello es prueba de que el Quartet Albada se tomó este trabajo muy en serio, y cuidó hasta el más mínimo detalle. ¡Así da gusto! Escuché esta versión en vivo hace algunas semanas, pero es indudable que se necesita una acústica apropiada como en esta grabación, y por ello la presente versión me produjo una impresión más honda que aquella del concierto.

Cuatro free-lancers -cosa totalmente normal en el mundillo de la música historicista- se juntaron para formar este cuarteto hace algunos años, y España puede estar orgullosa y satisfecha de tener un conjunto de esta naturaleza. Que tres de los cuatro sean extranjeros, y que la única española siga recibiendo enseñanza especializada en Francia, no debe sorprendernos. Es casi imposible que un músico de cuerda pueda recibir formación adecuada de interpretación barroca en nuestro país. Pero lo más importante es el resultado, y que hayan escogido Barcelona como su base de operaciones. Ojalá sigan otras grabaciones de igual calidad.

Una palabra especial de reconocimiento para el sello Arsis, que con muy buen criterio se ha fijado en esta versión y en este conjunto.

El librito acompañante trae un comentario sobre el Requiem de Jaime Tortella, notas biográficas del cuarteto y de sus componentes, en castellano, con traducciones al alemán, inglés y francés.

Este disco ha sido enviado para su recensión por Arsis.

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.