Discos

Orgía de influencias cotidianas

Paco Yáñez
miércoles, 27 de febrero de 2008
Bernhard Gander: Bunny Games; fluc ‘n’ flex; ö; Peter Parker; fête.gare. Hsin-Huei Huang, piano. Krassimir Sterev, acordeón. Klangforum Wien. Emilio Pomárico, Johannes Kalitzke y Sylvain Cambreling, directores. Barbara Fränzen y Peter Oswald, productores. Florian Bogner, ingeniero de sonido. Un CD DDD de 63:15 minutos de duración grabado en la Konzerthaus de Viena, en la sede del Klangforum Wien, en la ORF, en los Ferienkurse de Darmstadt y en la Stefaniensaal de Graz, los días 2 de noviembre de 2002, 9 de agosto y 30 de octubre de 2006, y 25 de junio y 1, 2 de agosto de 2007. Kairos 0012682 KAI. Distribuidor en España: Diverdi
0,0002182 El catálogo del sello Kairos se está convirtiendo, a medida que aumenta su número de referencias, en el mejor escaparate de la heterogénea música contemporánea austriaca, así como del movimiento que ya se denomina Zweite Moderne, que cuenta con importantes representantes en Viena y Berlín, como Beat Furrer o Enno Poppe.

Buen exponente de esa interminable cantera de compositores de gran talento que es la música centroeuropea es el austriaco Bernhard Gander (Lienz, 1969), al que recibimos por primera vez en la sección discográfica de Mundoclasico.com. Gander estudió piano y dirección en el Tirol, y posteriormente composición con Beat Furrer. Asimismo, se formó en el UPIC de París con maestros como Julio Estrada y Curtis Roads. A pesar de su juventud, lleva ya años en un primer plano de la música germánica, con encargos del Ensemble Modern, el Klangforum Wien, del festival Wien Modern o de Donaueschingen.

La selección de obras recogidas en ésta su primera aparición en Kairos no es sólo extremadamente heterogénea, sino que da muestra de la pluralidad de influencias que confluyen en su persona; en un Gander verdadero producto de una sociedad en la que la presencia de los mass media, la cultura pop y las producciones norteamericanas ha condicionado con su imaginario a numerosas generaciones a ambos lados del charco.

Bunny Games (2006) podría parecer, a priori, un juego de palabras con el film de Michael Haneke, pero sus referencias más explícitas son, ni más ni menos, que las ‘conejitas’ de la revista Playboy. Composición en quince pequeñas miniaturas, su temática es la de la sensualidad, la del flirteo, la de la seducción. Cada instrumento posee un solo a lo largo de la pieza en el que se exhibe al conjunto mostrando sus ‘poderes’, buscando un sonido musicalmente sexy, según Daniel Ender. Estas insinuaciones se producen no sólo en una sensualidad musical evidente y explícita, sino en flirteos musicales que dan cabida desde a ecos del Intégrales de Varèse, a piezas de Scarlatti junto a temas de ABBA o Madonna. Con todo, la pieza muestra la gran rigurosidad y trabajo de la escritura de Gander, a pesar de su planteamiento por momentos humorístico. El talento del de Lienz es enorme y en su discurso instrumental escuchamos buena parte de las técnicas más revolucionarias de las últimas décadas, empleadas con una maestría y facilidad deslumbrantes, en una obra digna de conocer.

La interpretación del Klangforum Wien, grupo dedicatario de la pieza, es portentosa y acentúa todas las virtudes de la obra. El trabajo tímbrico y rítmico, así como su insultante perfección técnica, se alían para una comprensión total del sentido de la obra; desarrollada por el KW con el finísimo sentido del humor que ya destilaran en CDs como el de Gadenstätter, también para Kairos (0012452). Instrumentos como el clave, la batería o la guitarra eléctrica aparecen en escena apoyando las citas de música antigua o pop, perfectamente integradas en esta auténtica orgía sonora por parte de los vieneses.

La recientísima Fluc ‘n’ flex (2007), para acordeón, nos remite a las noches de Viena, casi como en el caso del Central Park in the Dark de Ives; pues en la polifonía de este querido instrumento para Gander van asomando los sonidos de los bares de la noche, hasta la total embriaguez por parte de instrumento y, suponemos, compositor. La interpretación, ejecutada por el dedicatario de la obra, Krassimir Sterev, como no podía ser de otra forma es magistral y detalladísima en timbres, ritmos, masas y ambientes.

Peter Parker (2004), para piano, también está interpretada por su intérprete dedicataria, la taiwanesa Hsin-Huei Huang. Obra de nuevo influenciada por la cultura popular, en este caso por el cómic y la película Spiderman; en Peter Parker el superhéroe está representado en sus saltos y vuelos por la ciudad de Nueva York, así como sus transformaciones entre la persona y el enmascarado, que siempre ha fascinado a Gander.

ö (2005), para quinteto, está dedicada al grupo Motörhead, otra de las muy variopintas influencias de Gander. En ella volvemos a escuchar acordeón, junto a cuerda y maderas. Su escritura es, como todo Gander, muy virtuosística, a pesar de una aparente sencillez basada en los procesos de desintegración de los temas y su golpeo de inspiración heavy metal, que aparecen de forma recurrente, según Ender, en forma de auténtico canon.

fête.gare (2002) es una nueva demostración de cómo la vida cotidiana y el mundo personal de Gander se cuelan a través de todas sus composiciones, dando lugar a ese conglomerado de influencias diversas tan marcadas por su cultura académica y clásica como compositor, así como por la de los medios de comunicación que goza y/o padece cualquier occidental medio (que los quiera consultar, claro). fête.gare es, de nuevo, música fuertemente urbana, tumultuosa y desasosegante; un conglomerado de sonidos que golpean a Gander cuando se asoma a su ventana, con ecos de los trenes de la Estación Sur de Viena, emplazada cerca de su vivienda. Se trata de música muy física, muy percutiva, muy rítmica; en un constante desorden que muestra el caos de la ciudad y los cambios cromáticos de la urbe a lo largo del tiempo; su lenta metamorfosis.

Tanto ö como fête.gare están interpretadas, como Bunny Games, por el Klangforum Wien con su habitual perfección y un muy marcado énfasis rítmico a través de los procedimientos percutivos que Gander hace planear sobre toda su obra, especialmente en fête.gare. Al frente del grupo vienés encontramos a maestros de la talla de Emilio Pomárico, Johannes Kalitzke y Sylvain Cambreling, todos ellos especialistas reputados en este tipo de obras de carácter heterogéneo, humorístico y ambiguo.

Las tomas sonoras son magníficas, lo cual se agradece en estas obras de tan compleja y tumultuosa sonoridad. Piezas como Bunny Games se ven muy favorecidas por la claridad y definición de timbres y planos; ayudando mucho a comprender la composición. El libreto es excelente, con textos del propio Gander, Axel Petri y Daniel Ender, además de biografías, numerosas fotos, fragmentos de partituras y cuadros de Georg Vinokic, pintor muy afín a Bernhard Gander y sobre el cual ha compuesto obras.

Este disco ha sido enviado para su recensión por el Klangforum Wien
Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.