Discos

Descubrimientos

Juan Krakenberger

martes, 18 de marzo de 2008
Chamber Music Discoveries. Robert Kahn: Trío en Sol menor, Op.45; Jonathan Socrates Febland: English Suite; Rodney Newton: Suite World of the Sea; Jorge Grundman: Adagio; David Johnstone: Fantasy and Dance (de ‘Dr. Vesalius’). Trío B3 Classic: Joan Borrás, clarinete; David Johnstone, violonchelo; Joanjo Albinyana, piano. Javier Monteverde, productor y editor. Un disco compacto de 66 minutos de duración, grabado entre el 24 y el 29 de julio de 2007 en los estudios de Cezanne Producciones, Las Rozas (Madrid). Warner Music
Las cinco obras que constan en este cedé, a pesar de las fechas de nacimiento de sus autores, no obedecen a lo que entendemos actualmente bajo el nombre de ‘música contemporánea’. Todas las obras son tonales, con ritmos y armonías que podríamos llamar tradicionales, y todas se escuchan con agrado, algunas hasta con simpatía. Son auténticos descubrimientos, sobre todo el trío de Kahn, y por ello el título en inglés del cedé es apto, a pesar de que se trata de una producción española al cien por cien, pero que ojalá se pueda exportar con éxito.

Es mérito del trío B3 Classic haber ‘desenterrado’ el Trío op. 45 de Robert Kahn (1865-1951), un compositor alemán que fue en su día amigo de Joseph Joachim, el gran violinista, y de Johannes Brahms, quien reconociendo su talento quiso darle clases. Pero Kahn prefirió seguir su propio camino, si bien a juzgar por este trío (compuesto ya en camino hacia la madurez ya que el catálogo de sus obras se termina con el op. 61), la música de Brahms le influyó considerablemente. Esta obra, que dura casi 25 minutos, consta de tres tiempos. Se trata de música muy bien escrita, y de líneas melódicas agradables. El ‘Allegro’ inicial es de forma sonata, el ‘Allegretto quasi Andantino’ que le sigue, en ritmo ternario, es de forma ABA, con un vals bucólico muy agradable que alterna con un tema elegíaco en 6/8. El ‘Presto’ final se encamina, gradualmente, hacia un momento de apoteosis, seguido de una coda que empieza serenamente pero termina con una stretta brillante sobre un acorde en modo menor, que en el último momento se convierte en mayor. El estilo oscila pues entre romántico y post-romántico, y la versión que nos brinda el Trío B3 Classic es excelente, tanto técnica como musicalmente.

Luego siguen dos suites de sendos compositores ingleses, que siguen la tradición de Elgar o Walton. La English Suite de Jonathan S. Febland (n. 1960) tiene tres movimientos: un ‘Andante’ inicial un tanto irónico, un ‘Allegro’ más agresivo, pero siempre con buen humor, y un ‘Finale’ con una introducción lenta que prepara el desenlace brillante con que termina la obra. Los diez minutos y medio que dura esta composición se escuchan con agrado.

Y la otra suite, de Rodney Newton (n. 1945), que se titula World of the Sea (El mundo del mar), pinta siete escenas marítimas, de dos o tres minutos de duración cada una, todas tranquilas, ya sea de carácter melodioso, nostálgico, romántico, pensativo o elegíaco. La cuarta pieza es para piano solo, la quinta para violonchelo acompañado por piano, y la sexta consiste en una melodía a cargo del clarinete, con un fondo de pizzicato del violonchelo y armonías a cargo del piano. Nuevamente se trata de música muy agradable y que pinta impresiones marítimas muy sugestivas.

Las dos últimas obras, que duran unos cinco minutos y medio cada una, son un Adagio del español Jorge Grundman (n. 1961), y una Fantasía y Danza del violonchelista del trío, David Johnstone (n. 1959), nacionalizado español. En la primera hay un atractivo dúo del violonchelo con el clarinete, que inicia el desarrollo en torno a una melodía romántica en diferentes formas y sonoridades. La obra de Johnstone empieza con una lenta introducción que se abre hacia una danza juguetona y simple, de forma ABA, siendo B un breve intermedio más serio.

La interpretación de todas las obras es impecable, estilísticamente muy correcta, y de refinada calidad sonora. La toma de sonido, muy lograda: durante la escucha uno cree tener a los músicos a su alrededor, lo que siempre es agradable en materia de música de cámara.

En el folleto acompañante al disco hay una breve biografía de los compositores y un escueto análisis de las obras, escrito por Josep Pascual, en castellano, con traducción al inglés, y una breve biografía del conjunto, que ya tiene un currículo interesante, logrado en sus 15 años de existencia. Que no hayamos oído hablar más de ellos demuestra, una vez más, cuan poco interés provoca la música de cámara bien hecha en España. Así no puede sorprendernos que los mayores triunfos los hayan cosechado en el extranjero.

Para aquellos que gustan de la intimidad sonora, un trío de clarinete, violonchelo y piano que toca bien es un perfecto medio para pasar un buen rato. ¡Recomendable!

Comentarios

Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.