Memoria viva

Un punto de inflexión en la proyección exterior de España y su cultura

José Luis Méndez Romeu

viernes, 5 de diciembre de 2008

En España no es habitual que un intelectual sea además un cualificado diplomático de carrera. Si además suma genio artístico estamos ante un caso singular, probablemente único en los anales de la llamada “carrera”. Y lo cierto es que Delfín Colomé, fallecido el pasado 11 de abril, destacó en los tres ámbitos: prolífico compositor, cualificado ensayista, destacado diplomático. Añadir, incluso destacado gestor político durante su desempeño como Director General de Relaciones Culturales y Científicas, donde marcó un punto de inflexión en la proyección exterior de España y de su cultura.

Delfín Colomé fue conocedor temprano del trabajo de la Orquesta Sinfónica de Galicia que apreció con juicio atinado y clarividente desde una cultura universal aunque vital que lo distinguía.

Comentarios

Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.