España - Galicia

Final del XXII Concurso Internacional de Piano 'Cidade de Ferrol'

Beatriz López-Suevos y Julián Carrillo

martes, 11 de noviembre de 2008
Ferrol, viernes, 7 de noviembre de 2008. Teatro Jofre. Prueba final con orquesta del XXII Concurso Internacional de Piano 'Cidade de Ferrol'. Orquesta Sinfónica de Galicia. Director, Jordi Bernàcer. Concursantes finalistas: Kumi Matsuo (Japón, Concierto nº 1 de Liszt); Mariana Prjevalskaia (España, Concierto nº 1 de Chopin) y Tristan Pfaff (Francia, Concierto nº 2 de Rachmaninov)
---
El concierto

Matsuo muestra una digitación algo borrosa en los pasajes rápidos y sus trinos son muy irregulares, incluso discontinuos por momentos. Presenta una pulsación algo brusca, con la consecuencia de un excesivo ruido de martillos, especialmente en los sobreagudos. Mejoró algo en el tercer movimiento, que parecía tener más preparado. Musicalmente, le falta continuidad en el discurso. Logra un sonido de cierta belleza en algunas frases, pero otras quedan rotas por el poco cuidado que, en general, pone en el balance de los planos sonoros. Esta falta de cuidado del equilibrio dinámico, unida a su valentía la llevó muchas veces a exagerados contrastes dinámicos.

Prjevalskaia mostró un gran conocimiento del auténtico Chopin. Da el adecuado carácter a los pasajes y es sensible a los matices dinámicos y de articulación. Su versión del Concierto nº 1 es profunda de concepto y está llena de elegante sobriedad y de las adecuadas proporciones de fuerza, ternura, pasión sabiamente contenida o desplegada, y un discreto y emotivo uso del rubato, sin rigidez y sin amaneramiento. El Romance sonó apacible, claro y luminoso como el remanso de un río de montaña; y su interpretación del Rondó final es clara y tocada por la gracia.

En el aspecto técnico, su digitación es de impecable coordinación e inmaculada limpieza, la gradación de la intensidad muy amplia y cuidadosamente matizada. El sonido tiene transparencia, ligereza y claridad, y es siempre bien proyectado, sin excesos ni dureza. Sabe adelgazar convenientemente las densidades sonoras y hacerlo brillante pero sin estridencias. Hace un uso muy sensato del pedal, logrando enriquecer y colorear el sonido sin saturar de disonancias ni enmascarar “microfallos técnicos”. Esto le permite asimismo salvar la proverbial dureza de mecanismo del piano oficial del concurso (Yamaha) y su falta de brillo y armónicos en los sobreagudos. Tiene un buen balance de planos sonoros y entre las dos manos, realzando la melodía en su justo término para destacar sobre el acompañamiento.

Tristán Pfaff tiene un sonido notablemente mate, incluso en los pasajes forte y fortissimo. Toca muy mecánicamente, a duras penas consigue dar todas las notas y se le nota que sufre en el empeño. No supo imponer sus tempi ni su ritmo y fue siempre a remolque de la orquesta, especialmente en los pasajes rápidos. Ni de lejos se oyen las armonías suntuosas ni las melodías apasionadas que caracterizan esta obra; claramente, no la domina. Su versión del Concierto es, pues, una mera lectura: tosca, muy lineal y aburrida. Sus inflexiones parecen dirigirse más a compensar fallos técnicos que a colmar necesidades expresivas. Tiene un excesivo volumen en el registro grave, con un ataque brusco del teclado y hace un uso excesivo del pedal, enmascarando el sonido. En cualquier conservatorio serio, nunca pasaría de un aprobado raspado.

El fallo del jurado

El jurado concedió el Premio al Mejor Intérprete de Musica Española a Hye-Youn Park (Corea), por su interpretación de Jerez, de Isaac Albéniz. El Premio al Mejor Intérprete Gallego fue para Mariana Prjevalskaia. El tercer premio fue anunciado para Kumi Matsuo. Una vez recogido por la concursante, la portavoz dijo que este tercer premio era ex aequo y que el otro era para Mariana Prjevalskaia. Se declaró desierto el primer premio, otorgando el segundo a Tristan Pfaff.

El fallo del jurado fue acogido con una notable división de opiniones: aplausos para los premios menores; aplausos también para el tercer premio de Matsuo; discretas palmas con silencio de la mayoría y alguna manifestación de sorpresa al anunciarse el tercer premio a Prjevalskaia y ostensible abucheo al anunciarse el segundo premio para Pfaff.

Comentarios

Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.