Novedades bibliográficas

Un libro muy interesante

Salvador Aulló

viernes, 28 de octubre de 2011

Me van a permitir los lectores de Mundo Clásico, que después de una ausencia larga, más larga de lo que es de desear, vuelva a escribir. Esta vez para cumplir un deber de información que, por cierto, lleva mucho retraso.

El libro La Venus de Bronce. Una historia de la zarzuela cubana que quiero presentar se publicó el año 2010 y está escrito por un gran amigo, por lo tanto nadie se extrañe que me refiera a él con el cariño y la admiración que siento, aunque antes pido la venia para aclarar que si el libro no mereciera la pena, el autor seguiría siendo mi amigo aunque este escrito no hubiera visto la luz. Así que todo lo que se dice aquí es cierto, incluida mi amistad.

Se trata de la segunda edición de la obra del título arriba expresado escrita por Enrique Río Prado. Esta vez editada en Cuba, pero de esto y de la primera edición hablaremos más adelante; ahora quiero señalar la categoría humana de su autor que ha tenido la humildad de llamarle “Una historia de la zarzuela cubana” cuando cualquier buñuelo inflado de viento, habiendo trabajado menos que Enrique Río Prado, le hubiera llamado “Historia de la zarzuela cubana”.

El autor, después de su arduo trabajo, lo explica así:

"La historia de la zarzuela cubana está aún por escribirse. Este libro representa un acercamiento inicial al tema. Historiar la zarzuela cubana ha significado un enorme y constante reto para los especialistas -teatrólogos y musicólogos- normalmente armados con una formación incompleta para llevar a cabo un análisis exhaustivo y multidisciplinario del género -dramático y musical al propio tiempo-; por consiguiente, en los intentos hasta ahora realizados uno de los dos aspectos ha quedado siempre trunco, cuando no ausente por completo. En líneas generales los musicólogos no están aptos para estudiar la dramaturgia de las obras y viceversa."

Si escribir un libro de estas características, con datos y más datos sacados de las hemerotecas, es difícil para cualquier mortal situado en el mundo de hoy, hacerlo en el mundo de ayer tiene un valor añadido tan grande como el resto de la obra. Para ello, debemos situar al autor en Cuba y sus hemerotecas donde además del trabajo de mirar periódicos de épocas pasadas se añade el polvo y la contaminación. No hay fichas en diapositiva, ni se puede pensar en periódicos escaneados; todo hay que hacerlo a mano, tomando las notas de la misma forma. Tragando polvo por muchos pañuelos que te pongas en la boca.

Enrique lo explica:

"El crítico estado de deterioro en se encuentran las colecciones y fondos a consultar me ha determinado a trasladar a este texto extensas citas literales de comentarios y crónicas, recensiones de estrenos, etcétera, con la intención de salvar en alguna medida estos documentos y sin temor a pecar de sobreabundancia, que en algunos casos podría hasta llegar a ser reiterativa."

La información contenida en este libro es de una utilidad invaluable para cualquier persona, cubana o no, que quiera saber la evolución del arte lírico y escénico en ese entrañable país, que fue envidia de los más avanzados del mundo. Yo no sé lo que valorar más, si el cuerpo del libro o los anexos que ocupan tantas páginas como él.

La primera edición de este libro la publicó, en 2002, la Sociedad de Estudios Españoles e Hispano-americanos de la Universidad de Colorado en los EE.UU. Como es lógico, y debido al problema de comunicación existente de todos conocido, esta obra no tuvo difusión en Cuba pero, a pesar de ello, le concedieron en La Habana el Premio Anual de Investigación Cultural ‘Juan Marinello’.

Esta segunda edición, aparecida en 2010, va a ser de difícil difusión en el resto del mundo por los mismos problemas. De todas formas, los muchísimos cubanos repartidos por el mundo y los que no tengan una relación directa con amigos en la Isla que se lo puedan enviar -en mano porque la correspondencia sólo funciona para las facturas del teléfono, gas, agua y electricidad- se tendrán que conformar con la primera edición. El que no la tenga, y esté interesado en ella la puede pedir a sssas@temple.edu hasta que se agote.

El que quiera la segunda edición se puede poner en contacto con tablas@cubarte.cult.cu para que le digan donde la pueden comprar… si se dignan contestar.

Características del libro. La impresión es buena y el papel pobre por lo que las fotografías no lucen como debieran. Por lo demás, encuadernación y portada, son similares. Diferencias: la segunda edición tiene índice onomástico; la primera tiene 413 páginas y la segunda 709, de donde se deduce un aumento en la información y corrección muy beneficioso que demuestra que su autor ha seguido investigando durante los nueve años que separan una edición de otra y esto se ha materializado en ampliación de datos y rigurosidad.

Así lo explica: "En el periodo que media entre la primera y segunda ediciones de este libro, he tenido amplio acceso al banco de datos y los fondos de Alicia Rico y Candita Quintana, conservados en el Centro Nacional de Investigación de las Artes Escénicas, lo que ha enriquecido notablemente la investigación y ha posibilitado la comprobación de de numerosos datos, así como la rectificación de algunos errores deslizados en la primera edición."

El autor. Decir a estas alturas de este escrito que Enrique Río Prado es un investigador de una rigurosidad incomparable es decir una obviedad pero, obviedad o no, hay que decirlo para que quede claro y no sea una deducción. Tampoco se puede omitir que Enrique es una gran persona; bueno, generoso y leal. De su generosidad se han aprovechado otros, dentro y fuera de Cuba; esto lo puedo afirmar porque he visto trabajos suyos publicados con otras firmas. Es un aficionado total al teatro, lírico y no lírico, y sus efemérides están a la vista de todo el mundo con datos y fechas que puede utilizar cualquiera.

Para que se hagan una idea de la importancia de la obra aquí van los títulos de sus capítulos:

I.- Origen y primera evolución: Antecedentes. Los bufos cubanos. Observaciones sobre el género bufo. Temas y subgéneros. Música.

II.- Periodo alhambresco: Teatro Alhambra. Otras figuras del periodo: Negritos y gallegos olvidados; mulatas rivales. Los primeros lugares del concurso. Temas y subgéneros. Música.

III.- Zarzuela cubana de nuevo tipo: Teatros Regina y Payret. Antecedentes. Niña Rita en el Teatro Regina. Gomis y Cantos de Cuba. Grenet y La Virgen morena. Un binomio autoral: Galarraga-Lecuona. María la O en el Teatro Payret.

IV.- Zarzuela cubana de nuevo tipo: Teatro Martí. Antecedentes. La compañía Suárez-Rodríguez: Los primeros títulos. Nuevos ingresos en elenco: La perla del Caribe. Las parodias del Tenorio. Leopoldo Fernández: La reforma del calendario. Lecuona en el Martí. La Habana que vuelve y Nuestro teatro. Nuevos cambios en el elenco. El Clarín. Fin del machadato. La hija del sol. María Belén Chacón. Rita Montaner en el Martí. La Habana sin teatros: La batalla por el teatro cubano. Homenajes a Ankermann. Lola Cruz en el Auditorium y en el Martí. Amalia Batista. Un sargento llamado… Roberto: El teatro se va.

V.- Zarzuela cubana de nuevo tipo: Características, temas y géneros. Características. Estructuras y temas. Tema histórico. Tema de actualidad. Tema melodramático. Géneros.

VI.- La Venus de bronce: María la O, Cecilia Valdés, Amalia Batista.

VII.- Última evolución de la zarzuela cubana: Garrido y Piñero. La última etapa. Consideraciones finales: Carácter cubano en el teatro popular. Crítica retrospectiva del teatro popular cubano. Asimilación del estilo vernáculo en la dramaturgia nacional. Recomendaciones para futuras investigaciones

Documentos:

I.- Catálogo de las obras teatrales de Manuel Mauri Esteve.

II.- Crónicas de los estrenos de María la O, Cecilia Valdés y Amalia Batista.

III.- Las primeras grabaciones de zarzuelas cubanas.

IV.- Una polémica sobre el teatro cubano.

V.- Decreto-ley sobre la expropiación forzosa del Teatro Martí.

VI.- Crónica del estreno de la versión definitiva de Cecilia Valdés.

VII.- Carta del maestro Gonzalo Roig sobre una puesta en escena de Cecilia Valdés.

Anexos:

I.- Repertorio de la Compañía de zarzuelas cubanas del Teatro Martí: Títulos anunciados y no estrenados. Índice cronológico de los títulos representados en el teatro Martí por la compañía Suárez-Rodriguez. Las obras que más representaciones alcanzaron.

II.- Compositores.

III.- Libretistas.

IV.- Intérpretes y realizadores.

Como el investigador cubano Salvador Arias ya ha hecho el mejor resumen de este libro, es de osados intentar hacerlo otra vez porque sería caer en el ridículo. Para no hacer muy pesada la lectura de este escrito, en otra entrega saldrá su reseña. En la próxima tiene usted la palabra, mi querido tocayo Salvador Arias. Que los disfruten.

Comentarios

Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.