Editorial

Nuevos modos de hacer y escuchar música

Maruxa Baliñas

jueves, 9 de febrero de 2012
---

Llevo ya días queriendo hacerme eco de esta noticia que me parece importante para un posible futuro de la música clásica. El diario británico The Guardian la publicó el pasado lunes 6 de febrero, pero había oído hablar de esta iniciativa anteriormente. Me ha llamado además la atención el hecho de que fuera la Orchestra of the Age of Enlightenment (OAE), una orquesta que siempre consideré muy formal tanto en su modo de presentarse en escena como en su repertorio, quien se atreviera a dar este paso.

Purcell and a pint - welcome to a new kind of classical concert es como tituló la noticia The Guardian, y yo pensé en hacer una cita de las Canciones de taberna de Purcell para traducir este título (Venid y bebamos, por ejemplo), pero finalmente preferí encabezarla de un modo más serio, porque la cuestión es seria: la Orchestra of the Age of Enlightenment está en estos momentos haciendo una gira que incluye actuaciones en pubs y la experiencia está resultando positiva.

Como declara uno de de los miembros de la OAE a The Guardian: "Las 'normas' del asistente a un concierto hoy en día -permanecer sentado y quieto, concentrarse, aplaudir sólo al final de la pieza- a menudo nos hacen sentir incómodos y le restan autenticidad a la experiencia. Y, por supuesto, el otro modo en que muchos de nosotros tendemos a escuchar la música -con auriculares, sumergidos en nuestro propio mundo privado- sería igualmente incomprensible para los compositores, intérpretes y públicos de los siglos pasados. La música debe ser una experiencia social [...]".

Y continúa recordándonos que la música de cámara en los siglos XVII, XVIII y XIX se escribía para ámbitos domésticos, para reuniones de amigos o conocidos. Pero esta es una situación que se terminó ya, salvo para unas pequeñas minorías de gente que aún sabe y puede hacer música para sí misma o que tiene suficiente dinero para contratar grupos de música de cámara que actúen en privado para ellos. El resto del público tiene que oir la música de cámara en el entorno formal de una sala de conciertos y esto no es en absoluto lo óptimo.

Coincidían estas declaraciones con algo que he escuchado a menudo a nuestro editor Xoán M. Carreira, quien suele decir que el futuro de la música de cámara está en agrupaciones pequeñas que lleven sus instrumentos en sus propios vehículos para abaratar costes y que actúen en salas pequeñas con cachets no muy elevados pero en cambio con una regularidad que hoy le falta a muchas agrupaciones de cámara. Tocar más a menor precio.

Me imagino que no es este exactamente el planteamiento de la Orchestra of the Age of Enlightenment, por lo menos en lo que se refiere a sus emolumentos, pero el caso es que las actuaciones en entornos menos formales como son algunos pubs londinenses puede resultar una grata experiencia. Sobre todo porque el repertorio que están presentando -Purcell y música italiana del siglo XVIII- se presta especialmente a este tipo de 'sala' y de hecho, fue escrita para ámbitos domésticos en absoluto 'reverentes'. No podían faltar las maravillosas Canciones de taberna de Purcell a las que aludía al comienzo de este comentario, canciones de bebedores que no pretendían que el público estuviera quieto en sus asientos, sino exactamente todo lo contrario, que se vieran obligados a moverse y bailar, o cuando menos reírse y reírse en abundancia.

No creo necesario advertir además lo que tiene esto de democratización de la música de cámara, de devolverla a su lugar, que no es o no debería ser el de una sala de conciertos donde una serie de personas se 'someten' a los designios -en el sentido de decisiones- de unos intérpretes y una partitura, sino el de una experiencia donde confluyen felizmente tres elementos, iguales en importancia: una partitura, unos músicos y un público. Y este público contribuye en no poca medida a la interpretación, con sus reacciones y sus emociones

Si quieren leer más sobre las experiencias que cuenta Maggie Faultless, co-líder de la OAE, acerca de su gira por los pubs pueden leer aquí la noticia.

Comentarios

Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.