España - Castilla y León

Arte musical con barreras

Samuel González Casado
miércoles, 9 de mayo de 2012
Valladolid, jueves, 26 de abril de 2012. Auditorio de Valladolid. Anne-Sophie Mutter (violín), Daniel Müller-Schott (violonchelo), Lambert Orkis (piano). Beethoven: Trío para piano, violín y violonchelo en Si bemol mayor, op. 97, Archiduque. Chaikovski: Trío para violín, violonchelo y piano en La menor, op. 50, A la memoria de un gran artista. Ocupación: 70%
0,0001441

Gran y curioso éxito el conseguido por Anne-Sophie Mutter, Daniel Müller-Schott y Lambert Orkis en el Auditorio de Valladolid. Grande por los vítores de un público enfervorizado y claramente ávido por contemplar y escuchar a la violinista alemana, elevada ya a verdadero mito, muy por encima de sus dos compañeros, aunque las virtudes musicales de estos últimos no le vayan a la zaga. Y curioso por un par de motivos:

1. La enorme sala es de todo menos adecuada para la música de cámara. No sé lo que se oiría en las filas más alejadas o en la zona posterior a la caja, pero desde la fila 12 el piano sonaba en general difuso. Las razones de esta decisión antimusical son meramente económicas, y por ello poco dadas a ser criticadas públicamente en los tiempos que corren. El marketing se impone a cualquier lógica y provoca que muchos de los que han pagado por disfrutar de estos artistas lo hayan hecho en circunstancias acústicamente poco tolerables. Que cada cual emplee su balanza.

2. No por recurrente deja de resultar fascinante comprobar cómo el renombre puede hacer acudir en masa al personal sin que las obras interpretadas resulten determinantes para ello. Mientras el ciclo de cámara languidece en la sala construida ad hoc, a la sinfónica un buen día acude público suficiente para llenar tres conciertos en la primera, en la que suelen escucharse obras de (no tanto "con") la misma calidad que estas de Beethoven y Chaikovski.

En cualquier caso, hay que reconocer que, aunque en cierta medida sea de carambola, el entusiasmo del público estuvo justificado. Las interpretaciones no fueron técnicamente perfectas: Mutter estuvo algo imprecisa en la afinación (suele quedarse baja después de ataques en forte a la zona grave) y Orkis regaló gran cantidad de notas falsas sobre todo en Chaikovski. Pero en Beethoven el concepto fue plenamente acertado, por la mesura en el volumen y sentido fraseo de estos tres solistas, que supieron dotar a la obra de un armazón lo suficientemente libre como para explayarse, pero sin exhibiciones gratuitas.

Sobresaliente Müller-Schott en todo momento, el mejor de los tres, por su humildad y esa delicadeza perfecta para la música de cámara. Orkis, pese a los errores apuntados, tiene un sonido muelle y matizadísimo merced a una técnica que aporta lo mejor de sí en este tipo de repertorios, y se constituyó en el auténtico gobernalle de esta gran interpretación. La intervención inicial en el andante cantabile atestigua su capacidad constructiva.

Algo peor estuvo el pianista de Filadelfia, como digo, en el Trío op. 50 de Chaikovski, que requiere mayor virtuosismo, aunque en la mazurca se lució y en las sentidas notas finales se "disolvió" como solo los grandes pueden hacerlo. Aquí la que sobresalió fue Mutter, muy centrada a partir del tema y variaciones, y en igual medida que en Beethoven Müller-Schott, réplica perfectamente equilibrada. Los dos destacaron sobre todo en el archi-lírico tema inicial, aunque estuvieron especialmente entregados en su reaparición (Variación final y coda). La fuga (Variación VIII) fue simplemente gloriosa, repleta de intencionados sonidos agrestes, en plan "cordial combate", así como el vals (Variación VI), con un sutil marcado rítmico y refinamiento majestuoso.

En fin, una velada musical estupenda, coronada por dos propinas (Ravel y Mendelssohn) a la altura de todo lo demás. Esta vez el marketing pareció funcionar, aunque esperemos que el público más alejado haya podido aguzar el oído tanto como para haber disfrutado en la misma medida. Y es que hay barreras, aunque sean invisibles, que ni el mejor arte musical consigue traspasar.

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.